Skip to main content

Los Números de Erario: junio 2018

Con las cifras de finanzas públicas disponibles correspondientes al segundo trimestre de 2018, ¿qué nos dicen los principales indicadores a junio 2018?

Puntos clave

  • La presente administración continúa exhibiendo un déficits de tamaño considerable en 2018.  El déficit observado al segundo trimestre de 2018 (-1.2% del PIB), es el segundo más grande desde 1994, sólo el segundo trimestre de 2015 lo superó.
  • El Balance primario, los ingresos menos los gastos antes de pagar intereses, fueron negativos por tercera vez en esta administración a un mes de junio. Desde 1994, sólo en 6 ocasiones se ha observado este comportamiento durante un segundo trimestre: 2009- 2012, 2014, 2015 y 2018.
  • La medida más amplia de la deuda pública (SHRFSP) se estima en 46.8% del PIB[1], se reportó un monto de 10 billones 427 mil millones de pesos. Su componente en monedas extranjera se incrementó para representar el 37.5% del total.
  • El gasto creció a ritmos acelerados al 2T18, se gastó por arriba del promedio observado al segundo trimestre de las tres administraciones anteriores.
  • Preocupa lo siguiente: 1) Siguen incrementando los pagos de diversas obligaciones como intereses de la deuda, pensiones, y pagos de otros pasivos como los “Adeudos de ejercicios fiscales anteriores” (Adefas), 2) El gasto de Salud y de Desarrollo Social se vio disminuido en relación al año anterior y puede afectarse el financiamiento de servicios públicos de salud y de programas sociales. Los programas que sufrieron un recorte respecto al año anterior mayor de 2 mil millones de esta índole fueron Prospera, el Seguro Popular, Pensión para adultos mayores[2].
  • Los ingresos totales del Gobierno federal tuvieron un virtual estancamiento, mientras que el componente del IEPS gasolinas tuvo una disminución importante respecto al año anterior debido a la disminución del impuesto federal.
  1. Balance negativo

El balance total del Gobierno federal fue negativo al cierre del 2T18, estuvo cerca de romper récord de déficit en un segundo trimestre desde 1994, solo superado por junio de 2015.  Esta situación nos obliga a vigilar y revisar a profundidad el gasto, así como la toma de decisión sobre su asignación en el último año de esta administración.

A pesar de que la Secretaría de Hacienda haya presumido un balance primario del Sector público superavitario al 2T18, el Gobierno federal presenta cifras muy distintas. Lo anterior, se explica debido a los balances positivos del IMSS, ISSSTE y de Pemex que reciben transferencias del Gobierno federal ya que sus ingresos son insuficientes para sostener su gasto. A continuación se analiza el balance, deuda, gasto e ingresos del Gobierno federal al segundo trimestre del 2018.

Balance total del Gobierno federal al segundo trimestre

[visualizer id=»4180″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

A junio de 2018, los ingresos del Gobierno federal fueron menores a sus gastos, casi rompiendo récord para un segundo trimestre. El balance total del Gobierno federal –en junio- fue negativo, con un  déficit de -1.2% del PIB (-276 mil millones de pesos).

Balance primario y costo financiero del Gobierno federal al segundo trimestre

[visualizer id=»4182″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

Al revisar el Balance primario  vemos que la situación es negativa -total de ingresos menos gastos antes de pagar el costo financiero-. Esto significa que al segundo trimestre los ingresos no fueron suficientes para cubrir el gasto antes del pago de los intereses de la deuda. (-24 mil millones de pesos). El costo financiero para el Gobierno federal de este año fue el más alto desde 1994 para un segundo trimestre (252 mil millones de pesos).

¿Cómo va la deuda?

La medida más amplia del saldo de la deuda pública a junio de 2018 se encuentra en 10 billones 427.5 mil millones de pesos- Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP)-. Dicho monto representa el 46.8%* del PIB al segundo trimestre de 2018, con la estimación oportuna del Inegi. A pesar que la SHCP en su comunicado refiere a que espera una tendencia decreciente no se ve tan factible por una falta de restricción del gasto y virtual estancamiento de los ingresos.

El monto de la Deuda pública, en su expresión más amplia –SHRFSP-, parece retomar una trayectoria ascendente. En tan sólo un mes se incrementó en 268.7 mil millones de pesos. Lo anterior puede incrementar aún más las presiones en las finanzas públicas en cuestión de incrementar el costo financiero.

Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público

[visualizer id=»4183″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas de la SHCP.

¿Cuánto se gastó?

  • El gasto total del Gobierno federal al segundo trimestre del año estuvo por arriba de los observado a un segundo trimestre desde 1994 (2 billones 203 mil millones de pesos). El gasto total del Gobierno federal incrementó 3.8% real a junio 2018 respecto a junio 2017. Este aumento estuvo impulsado en mayor medida por el incremento del gasto no programable se incrementó 10% real. El gasto programable[3] aumentó 0.5% real en el mismo periodo.
  • El costo financiero del Gobierno federal a junio de 2018 fue de 252 mil millones de pesos, lo que significó un aumento de 12% real respecto a junio 2017. El apoyo a deudores y ahorradores de la banca presentó un incremento de 51.6% real respecto al mismo mes del año anterior.
  • El gasto de inversión física del Gobierno federal mostró un incremento con respecto a junio de 2017 presentó una cifra de 198.3 mil millones de pesos. Este gasto se incrementó respecto a junio del año anterior, 12% real. El 18% de la inversión física se realizó en aportaciones a fideicomisos públicos, este gasto pudiera no verse reflejado al segundo trimestre.

La lupa de Erario en el gasto federal al segundo trimestre 2018: recortes y aumentos.

Al segundo trimestre de 2018, 32 Ramos presupuestarios tuvieron un incremento en su gasto, respecto a lo gastado al segundo trimestre de 2017. Por el contrario, 12 Ramos presupuestarios sufrieron un recorte, respecto a lo gastado al mismo trimestre del año anterior.

Los Ramos presupuestarios que tuvieron un incremento en su gasto mayor a 2 mil millones de pesos respecto al mismo periodo del año anterior fueron 13. Entre ellos están el Ramo de “Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (ADEFAS)” fue el que tuvo el mayor incremento, con 164.7% real de aumento. Otros dos Ramos que tuvieron un fuerte incremento respecto al año anterior fueron los Ramos de “Aportaciones a Seguridad Social” (26.4 mil millones de pesos-7.5% real) y “Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación” (22.5 mil millones de pesos-78% real).

Los Ramos presupuestarios “Ramo 23”, “Comunicaciones y Transportes”, “Desarrollo Social”, “Hacienda y Crédito Público” y “Salud” tuvieron recortes respecto al mismo trimestre del año anterior.

Gran parte de la disminución del gasto observada en el Ramo 23 se debe a que en 2017 se erogó por medio de este Ramo gran parte del Remanente de Operación del Banco de México.

Ramos presupuestarios del Gobierno Federal con incrementos o disminuciones importantes

Al segundo trimestre de 2018 se registró un incremento del gasto corriente del Gobierno federal relacionado con el pago a servidores públicos (servicios personales y servicios generales) de 4% real. El gasto en servicios generales se incrementó en 19% real (15.7 mil millones de pesos), respecto al mismo trimestre del año anterior. Esto impulsó a que el gasto de operación del Gobierno federal se incrementara en 3% real respecto al mismo periodo del año previo.

Gasto del Gobierno federal al segundo trimestre por capítulo de gasto

[visualizer id=»4179″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información del portal de Transparencia Presupuestaria de la SHCP e Inegi.

En qué se gastó más y en qué se recortó. Se observa que respecto al mismo trimestre del año previo predominaron gastos relacionados con obligaciones (pensiones, jubilaciones, pago de intereses, aportaciones y participaciones federales). De igual manera el gasto referente a Subsidios, Servicios profesionales, remuneraciones al personal transitorio y otras prestaciones sociales aumentaron en más de mil millones de pesos respecto a lo gastado al mismo mes del año 2017. (Ver tabla- el gasto aprobado y ejercido es Anual)

Se observa que se realizó un fuerte recorte al gasto relacionado con las transferencias fideicomisos públicos, esto debido a que el año pasado se realizaron transferencias a Fondos de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) por el ingreso extraordinario del Remanente de Operación de Banco de México.

Los siguientes conceptos que presentaron un recorte mayor de 2.5 mil millones de pesos respecto al año previo, fueron Obra pública y equipos de transporte.

Descarga la Tabla de gasto por concepto de gasto con mayores aumentos o recortes

Once programas presupuestarios presentaron incrementos mayores a 5 mil millones de pesos respecto al año anterior. De estos tres programas fueron de subsidios y tuvieron un alza en su gasto superior a 7 mil millones de pesos respecto al año anterior que resaltaron fueron  programas del Ramo presupuestario “Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación- Ramo 8” y del “Provisiones Salariales y Económicas- Ramo 23”. Estos incrementos se presentan en un entorno electoral muy complejo.

Descarga la Tabla de Programas presupuestarios gasto con mayores aumentos o recortes

De los programas discrecionales del Ramo 23 se observa que el gasto se incrementó de manera muy importante. Estos dos programas –Fortafin y Programas Regionales- ejercieron a junio de 2018 28.6 mil millones de pesos, superando el gasto del año anterior en 8 mil millones de pesos (39% real).

Al segundo trimestre se tuvo que 26 programas presupuestarios del Gobierno federal sin presupuesto aprobado ejercieron un total de 8.7 mil millones de pesos. Además se 16 programas a la mitad del año ya gastaron más de su presupuesto anual aprobado, ejerciendo 85 mil millones por arriba de lo aprobado por el Congreso. (342%)

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Transparencia Presupuestaria de la SHCP.

¿Cuántos recursos ingresaron?

  • A pesar de no ser suficientes para cubrir el nivel de gasto observado en junio, la cifra de ingresos del Gobierno federal (1 billón 927 mil millones de pesos). Al segundo trimestre de 2018 apenas aumentaron 0.8% (15 mil millones de pesos) con relación a junio de 2017 y sin considerar el Remanente de Banxico. Así, los ingresos totales del Gobierno federal resultaron 9.8% mayores respecto a los ingresos estimados al segundo trimestre de este año. Lo que sigue conformando que los ingresos aprobados en la LIF se subestiman sistemáticamente.
    • Los ingresos a junio de 2018 incrementaron, por el aumento en los ingresos petroleros (9%), y especialmente del IVA (9.8%).
    • Sin embargo, el IEPS presentó una caída de -17% real debido al desplome del IEPS a gasolinas y diésel de -27% real en el mismo periodo y el ISR un virtual estancamiento 0.2% real respecto al mismo mes del 2017.
    • En relación a la Ley de Ingresos, el Gobierno federal obtuvo más ingresos de los aprobados al segundo trimestre de 2018. (Tributarios 6% arriba, “no tributarios no petroleros” 54% más y petroleros 20% adicionales). Esto le permitió asignar ingresos excedentes por 172.2 mil millones de pesos un 0.8% mayor a lo observado a marzo del año anterior, si no se considera el ROBM.

La disminución de los ingresos del Gobierno federal por el impuesto especial a gasolinas y diésel sucede en medio de un ambiente electoral. La tasa del impuesto federal se modificó (reducción o eliminación) de manera semanal en los meses previos a la elección, y pasada la elección esto se modificó mensualmente.[4] Esto pudo estar motivado para reducir el costo político del candidato presidencial apoyado por el partido en el poder.

 

[1] Con la estimación oportuna del PIB del Inegi al segundo trimestre del 2018.
[2] Recorte de 1.9 mil millones de pesos.
[3] Tanto el gasto programable como el no programable del gobierno federal excluyen a las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) y entes de control directo (IMSS e ISSSTE). El gasto programable es aquel que usa el gobierno para proveer bienes y servicios a la población, así como el gasto en programas sociales y todo aquello necesario para la operación de las instituciones gubernamentales.
El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.
[4] Decretos publicados en el Diario Oficial de la Federación.

Los números de Erario: mayo 2018

Las cifras de finanzas públicas correspondientes a mayo de 2018 ya están disponibles, ¿qué nos dicen los principales indicadores?

Puntos clave

  • Continúa un elevado ritmo de crecimiento del gasto del Gobierno federal respecto al año anterior (9% real) el cual supera por mucho el de sus ingresos[1] (1.1% real). El aumento del gasto fue impulsado en gran medida por el incremento del costo financiero, que presentó un aumento de 22% real respecto al mes de mayo de 2017. Sin embargo, preocupa que el gasto programable también creció –incluso más que él no programable en términos de monto-. Lo anterior debido principalmente al aumento del gasto de Sagarpa y del Ramo 23. Esto puede reflejar el uso de recursos y programas públicos con fines político-electorales.
  • Los ingresos totales del Gobierno federal tuvieron un ligero incremento. Esto es resultado de la decisión del Gobierno actual de recaudar menos por el IEPS a las gasolinas, pues este impuesto representaba un costo político importante para la actual administración en época de elecciones.
  • La deuda pública en su más amplia expresión (Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público-SHRFSP) se incrementó respecto al mes de abril 2018 en 164.8 mil millones de pesos. La deuda sumó al mes de mayo 10 billones 156 mil millones de pesos. La propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público espera que para 2018 ésta cierre en 10 billones 649 mil millones de pesos, por lo que todavía falta que se incremente.
  1. ¿Hay más ingreso o gasto?

Durante el mes de mayo de 2018, los ingresos del Gobierno federal fueron menores a sus gastos, por quinto año consecutivo en la presente administración. El balance total del Gobierno federal[2] –a mayo de 2018- fue negativo, con un déficit de -112.6 mil millones de pesos o -0.5% del PIB[3].

Balance total del Gobierno federal a mayo

[visualizer id=»4149″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

La diferencia entre el ingreso y el gasto del Gobierno federal –Balance total- al mes de mayo fue negativa y mostró un deterioro importante respecto a lo observado durante los cinco años previos y las administraciones anteriores. En este último año de la administración se observa un fuerte incremento en el gasto total que ha ampliado el déficit  del Gobierno federal a pesar del aumento importante de ingresos que se han recaudado.

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

¿Cómo va la deuda pública?

La deuda pública federal en su versión más amplia (Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público) al mes de mayo ya se encuentra en 10 billones 156 mil millones de pesos. Ésta aumentó en 164.8 mil millones de pesos en un mes y se espera que dicho monto continúe en ascenso en lo que resta del año. Lo anterior, debido a que al quinto mes del año aún no se observa el pago más importante de intereses de la deuda, y porque la mayor parte del gasto se realiza al final del año. La propia SHCP estima en su informe mensual que al cierre del 2018 la cifra de deuda sea de 10 billones 649.5 mil millones de pesos.

Deuda pública federal (SHRFSP)

[visualizer id=»4150″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

El incremento en la deuda puede seguir presionando las finanzas públicas del Gobierno federal y a la economía en su conjunto al retirar y volver más costoso el obtener recursos para financiamiento. Adicionalmente, la depreciación del tipo de cambio peso/ dólar genera que tanto el monto de deuda como el costo de tenerla se incrementen. Lo anterior debido a que el saldo de la deuda, por estar denominada en moneda extranjera, aumenta cuando el dólar se aprecia respecto al peso mexicano[4]. Dicha situación se repite con los intereses que se tienen que pagar en moneda extranjera. Cuando el dólar gana valor respecto al peso, los intereses que se tienen que pagar significan más pesos por cada dólar que se debe. Hay que recordar que el porcentaje de deuda pública en monedas extranjeras es superior al 37%, por lo que es importante tener bajo vigilancia este indicador.

¿Cuánto se gastó?

  • El gasto total del Gobierno federal estuvo por arriba del promedio observado para el periodo de 2013 a 2017 (207.2 mil millones de pesos), presentando una cifra de 1 billón 726 mil millones de pesos al mes de mayo de 2018. El gasto total del Gobierno federal observó un incremento de 9% real respecto a mayo 2017. Este aumento estuvo impulsado casi en partes iguales por el gasto programable y el no programable. El incremento de 13% real (62.2 mil millones de pesos) del gasto no programable -pagos de obligaciones en los que destaca el pago de intereses de la deuda- fue impulsado principalmente por el costo financiero, que registró un incremento de 22% comparado con el mismo mes del 2017.
  • El gasto programable[5], el que se destina a financiar los programas y servicios públicos, tuvo un aumento de 7% real (77.7 mil millones de pesos) en el mismo periodo. Llama la atención que el aumento del gasto programable supero al monto que incrementó el gasto no programable. El incremento del gasto programable estuvo impulsado por los mayores recursos canalizados a Subsidios y Transferencias, en distintos Ramos Presupuestarios como Sagarpa y al Ramo 23 “Provisiones Salariales y Económicas”. Esto puede estar relacionado con las elecciones y el uso de los programas públicos con fines políticos.
  • El gasto de inversión física del Gobierno federal incrementó 16% con respecto a mayo de 2017, alcanzó una cifra de 163.9 mil millones de pesos. Este gasto en inversión representó un 13.7% del gasto programable. A pesar del incremento, preocupa que una gran cantidad de este gasto se destina a fideicomisos públicos. Por la naturaleza de los fideicomisos, los recursos en ellos no necesariamente han sido erogados a la fecha y resulta difícil saber el monto gastado en inversión física.
  • Ramos presupuestarios que más aumentaron a mayo 2018 respecto al mismo periodo del año anterior fueron:

[visualizer id=»4152″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.
  • Ramos que presentaron los mayores recortes al mes de mayo 2018 respecto a mayo 2017 fueron:

[visualizer id=»4153″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

¿Cuántos recursos ingresaron?

  • Los ingresos del Gobierno federal a mayo 2018 no fueron suficientes para cubrir el nivel de gasto observado en el mismo periodo. Los ingresos totales del Gobierno federal aumentaron de manera marginal respecto al mes de mayo del año anterior (1.1% real), sin considerar la recepción del Remanente de Operación del Banco de México (ROBM)[6] en 2017.  Respecto a los ingresos estimados en la Ley de Ingresos 2018 (LIF 2018), estos sí incrementaron en mayor proporción al quinto mes de este año (10.1%).
  • El incremento en los ingresos con respecto a mayo del año anterior estuvo impulsado por el aumento en los ingresos tributarios (0.7%), especialmente IVA (9.2%). En cambio el IEPS presentó una caída de -13.3% real respecto al mismo mes del 2017, debido al desplome del IEPS a gasolinas y diésel de -21% real en el mismo periodo. Los ingresos no tributarios no petroleros del Gobierno federal presentaron una disminución de 79% con respecto a mayo de 2017, debido a la recepción del Remanente de Operación de Banxico en 2017.
  • En relación a la Ley de Ingresos 2018 (LIF), el Gobierno federal obtuvo más ingresos de los aprobados para mayo 2018. (Tributarios 6% arriba, “no tributarios no petroleros” 71% más y petroleros 17% adicionales). Esto le permitió asignar ingresos excedentes por 148.6 mil millones de pesos, un 10.1% mayor a lo estimado y aprobado en la LIF. Se puede ver que la subestimación de ingresos continúa siendo una práctica recurrente.

 

[1] Sin considerar el ROBM recibido por el Gobierno federal, acumulado al mes de abril de 2017.
[2] El balance total del Gobierno Federal mide la cantidad de recursos sobrantes o faltantes  después de realizar su gasto total por año. A los ingresos del gobierno federal se le resta el gasto total que ejerció en el año. Este balance excluye al sector paraestatal (Pemex, CFE, IMSS e ISSSTE).
[3] Producto Interno Bruto al primer trimestre de 2018 cifras anualizadas a precios corrientes.
[4] El tipo de cambio (USD / MXN) es la equivalencia de pesos por un dólar.
[5] Tanto el gasto programable como el no programable del gobierno federal excluyen a las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) y entes de control directo (IMSS e ISSSTE). El gasto programable es aquel que usa el gobierno para proveer bienes y servicios a la población, así como el gasto en programas sociales y todo aquello necesario para la operación de las instituciones gubernamentales. El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.
[6] Los ingresos adicionales por el ROBM dependen del valor del peso mexicano respecto al dólar. Son básicamente ganancias cambiarias que se obtienen por las reservas que tiene el Banco de México en dólares.

Los Números de Erario: abril 2018

Las cifras de finanzas públicas correspondientes al mes de abril de 2018 ya están disponibles, ¿qué nos dicen los principales indicadores?

Puntos clave

  • El Gobierno federal, nuevamente, registró un gasto mayor a sus ingresos al mes de abril de 2018. En ese sentido, preocupa que el déficit a abril sea negativo (-0.4% del PIB), mientras que las tres administraciones anteriores exhibieron balances positivos (0.24% del PIB) en el mismo mes del último año de su gestión.
  • El Balance primario del Gobierno federal -los ingresos menos los gastos antes de pagar intereses- fue positivo (14.4 mil millones de pesos), aunque todavía insuficiente para cubrir el costo financiero de la deuda (105 mil millones de pesos).
  • Inquieta que el ritmo de crecimiento del gasto del Gobierno federal (9% real) supera por mucho el de sus ingresos[1] (0.5% real), respecto al año anterior. Al final del año, esto podría traducirse en más deuda que no esté financiando inversión, sino gasto corriente.
  • La deuda pública en su más amplia expresión (SHRFSP[6]) se incrementó respecto al mes anterior en 68.7 mil millones de pesos. Por lo que, la deuda total al mes de abril sumó 9 billones 997 mil millones de pesos. La deuda pública todavía va a incrementarse más. La SHCP espera que en 2018 cierre en 10 billones 649 mil millones de pesos.
  • El aumento del gasto fue impulsado en gran medida por el incremento del costo financiero, que fue de 24% real respecto al mes de abril 2017. Con la nueva depreciación del peso, se espera que este costo continúe creciendo de manera importante.
  • El gasto en pensiones del Gobierno federal continúa presionando al gasto público, al mes de abril 2018 este creció en 5.4% real respecto al mismo mes del año 2017.
  • Siguen incrementando los pagos de otras obligaciones como los pagos de “Adeudos de ejercicios fiscales anteriores” (Adefas), que son básicamente gasto que no se alcanzó a pagar el año en el que fue ejercido, y puede considerarse un vehículo de deuda.
  • El gasto de la Secretaría de Salud sigue con una trayectoria descendente, presentó una caída más en relación al año anterior y, esto, puede afectar el financiamiento de servicios públicos de salud.
  • Los ingresos totales del Gobierno federal tuvieron un incremento casi nulo.  Mientras que los ingresos tributarios provenientes del IVA se incrementaron en 9.7% respecto al año anterior,  el componente del IEPS gasolinas tuvo una disminución importante de 10.7% respecto al año anterior debido a su estímulo fiscal[2].
  1. ¿Hay más ingreso o gasto?

Durante el mes de abril de 2018, los ingresos del Gobierno federal fueron menores a sus gastos. El balance total del Gobierno federal[3] –en abril 2018- fue negativo, con un déficit de 90.8 mil millones de pesos o -0.4% del PIB.

Balance total del Gobierno federal a abril

[visualizer id=»4083″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

Asimismo, el balance total al mes de abril 2018 mostró un deterioro (-0.4%) equivalente al doble del promedio observado en esta administración al primer trimestre (0.4%). Esta administración mostró en promedio un balance positivo en los primeros trimestres, explicado en parte por el ROBM recibido en 2017 (1.6% del PIB).

 

¿Cómo va la deuda pública?

La deuda pública federal en su más amplia expresión (Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público), al mes de abril, ascendió a 9 billones 997 mil millones de pesos. Se espera que dicho monto continúe en ascenso durante el año. Lo anterior debido a que, al cuarto mes del año, aún no se observa el pago más importante de intereses de la deuda, y porque la mayor parte del gasto se realiza al final del año. La propia SHCP estima -en su informe mensual- que al cierre del 2018 la deuda total será de 10 billones 649.5 mil millones de pesos.

Deuda pública federal – SHRFSP

[visualizer id=»4115″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

El incremento en la deuda pública puede seguir presionando tanto a las finanzas públicas del Gobierno federal como a la economía en su conjunto, a esta última al retirar y volver más costoso el financiamiento. Adicionalmente, la depreciación del tipo de cambio peso/ dólar puede generar que tanto el monto de deuda como el costo de tenerla se incrementen. Hay que tomar en cuenta que el porcentaje de deuda pública en monedas extranjeras es superior al 35%, por lo que será importante vigilar este indicador.

¿Cuánto se gastó?

  • El gasto total del Gobierno federal estuvo por arriba del promedio observado para el periodo de 2013 a 2018 (por un monto de 168.9 mil millones de pesos), presentando una cifra de 1 billón 411 mil millones de pesos al mes de abril de 2018. El gasto total del Gobierno federal observó un incremento de 9% real respecto a abril 2017. Este aumento estuvo impulsado en mayor medida por el gasto no programable -pagos de obligaciones en los que destaca el pago de intereses de la deuda- que presentó un incremento de 15% real comparado con el mismo mes del 2017.
  • El gasto programable[1], el que se destina a financiar los programas y servicios públicos, tuvo un aumento de 6.3% real en el mismo periodo.
  • El costo financiero del Gobierno federal al mes de abril 2018 fue de 105.2 mil millones de pesos, lo que significó un aumento de 24% real respecto a abril 2017. Se espera que continúe aumentando por la depreciación del peso frente al dólar, la tasa de interés y el déficit del Gobierno federal.  El mercado internacional tiene la expectativa del incremento gradual de la tasa de interés por parte del Reserva Federal (Banco Central de los Estados Unidos), eso motivará al Banco central de México a incrementar la tasa de interés interna para evitar una salida de capitales. El incremento de las tasas de interés en EUA se da en un contexto de anuncios previos al respecto. Un elemento adicional que puede motivar a que el Banxico incremente la tasa de interés es la depreciación observada del tipo de cambio, esto debido al efecto que pueda llegar a tener en la inflación. Habrá que esperar a ver qué es lo que sucede. Sin embargo, ambos efectos hacen que el costo financiero para el Gobierno federal se incremente, presionando así el gasto público y dejando menos espacio para otros tipos de gasto.
  • El gasto de inversión física del Gobierno federal incrementó 19% con respecto a abril de 2017, alcanzando una cifra de 131.3 mil millones de pesos. Sin embargo, al primer trimestre, el 22% del total de gasto en inversión correspondió a aportaciones a fideicomisos públicos. Aunque dicho gasto se registra como pagado, en la práctica no necesariamente se ejerció, ya que, los recursos pueden estar guardados en los fideicomisos, sin utilizarse.

En lo que se refiere al gasto por responsable, las Secretarías o Ramos presupuestarios que más aumentaron en abril 2018 respecto al mismo mes del año anterior fueron:

  • “Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores” (Ramo 30) con 40.5 mil millones de pesos (160% real);
  • “Aportaciones a seguridad social” (Ramo 19) con 19.3 mil millones de pesos (7.9% real)
  • “Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación” (Ramo 8) con 16.8 mil millones de pesos (117.9% real)
  • “Apoyo a ahorradores y deudores de la banca” (Ramo 34) con 12.9 mil millones de pesos (51.3% real);
  • “Provisiones salariales y económicas” (Ramo 23) con 12.2 mil millones de pesos (23.7% real)

Mientras que los Ramos que presentaron los mayores recortes al mes de abril 2018 respecto a abril 2017 fueron:

  • “Poder judicial” (Ramo 3) con 889 millones de pesos (-5.3% real)
  • “Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos” (Ramo 25) con 1 mil millones de pesos (-11.2% real)
  • “Salud” (Ramo 12) con 1.8 mil millones de pesos (-4.3% real)
  • “Hacienda y Crédito Público” (Ramo 6) con 2.4 mil millones de pesos (-19.6% real)

Principales Ramos con mayor gasto o recorte respecto a su gasto aprobado (abril 2018)

[visualizer id=»4110″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas de la SHCP e Inegi.

¿Cuántos recursos ingresaron?

  • Los ingresos del Gobierno federal a abril 2018 no fueron suficientes  para cubrir el nivel de gasto observado en el mismo periodo. Los ingresos totales del Gobierno federal aumentaron de manera marginal respecto al mes de abril del año anterior (0.5% real), sin considerar la recepción del Remanente de Operación del Banco de México (ROBM)[5] en 2017.  Respecto a los ingresos estimados en la Ley de Ingresos 2018 (LIF 2018), estos si incrementaron en mayor proporción al cuarto mes de este año (10.6%).
  • El incremento en los ingresos con respecto a abril del año anterior estuvo impulsado por el aumento en los ingresos tributarios (1.3%), especialmente IVA (9.7%). En cambio el IEPS presentó una caída de -10.7% real respecto al mismo mes del 2017, debido al desplome del IEPS a gasolinas y diésel de -11% real en el mismo periodo. Los ingresos no tributarios no petroleros del Gobierno federal presentaron una disminución de 89% con respecto a abril de 2017, debido a la recepción del Remanente de Operación de Banxico en 2017.
  • En relación a la Ley de Ingresos 2018 (LIF), el Gobierno federal obtuvo más ingresos de los aprobados para abril 2018. (Tributarios 1.3% arriba, “no tributarios no petroleros” 64% más y petroleros 12% adicionales). Esto le permitió asignar ingresos excedentes por 117.3 mil millones de pesos, un 9.7% mayor a lo estimado y aprobado en la LIF. Se puede ver que la subestimación de ingresos continúa siendo una práctica recurrente.

 

[1] Sin considerar el ROBM recibido por el Gobierno federal, acumulado al mes de abril de 2017.
[2] Se refiere a la disminución del impuesto del IEPS a gasolina y diésel.
[3] El balance total del Gobierno Federal mide la cantidad de recursos sobrantes o faltantes  después de realizar su gasto total por año. A los ingresos del gobierno federal se le resta el gasto total que ejerció en el año. Este balance excluye al sector paraestatal (Pemex, CFE, IMSS e ISSSTE).
[4] Tanto el gasto programable como el no programable del gobierno federal excluyen a las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) y entes de control directo (IMSS e ISSSTE). El gasto programable es aquel que usa el gobierno para proveer bienes y servicios a la población, así como el gasto en programas sociales y todo aquello necesario para la operación de las instituciones gubernamentales.
El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.
[5] Los ingresos adicionales por el ROBM dependen del valor del peso mexicano respecto al dólar. Son básicamente ganancias cambiarias que se obtienen por las reservas que tiene el Banco de México en dólares.
[6] Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público.

Los Números de Erario: marzo 2018

Las cifras de finanzas públicas correspondientes al primer trimestre de 2018 nos revelan una historia. ¿Qué nos dicen los principales indicadores a marzo 2018?

Puntos clave

  • El Gobierno federal nuevamente registró, en el mes de marzo 2018, una brecha entre gasto e ingreso. Así, la presente administración continua exhibiendo un déficit, a diferencia de las últimas tres administraciones que en promedio mostraron superávit en este mes del año.
  • El Balance primario – ingresos menos gastos antes de pagar intereses- fue negativo por segunda vez en esta administración a un mes de marzo. Desde 1990, sólo en 4 ocasiones se ha observado este comportamiento durante un primer trimestre: 2009, 2012, 2014 y 2018.
  • La medida más amplia de la deuda pública (SHRFSP) se estima en 45.9% del PIB[1]. Respecto al cierre de 2017,  se redujo su monto a 9 billones 928 mil millones de pesos. Su componente en monedas extranjeras se mantiene arriba del 35% del total.
  • El gasto continúa pisando fuerte. A marzo de 2018 se gastó por arriba del promedio observado en el primer trimestre de las tres administraciones anteriores.
  • Preocupa lo siguiente: 1) Siguen incrementando los pagos de diversas obligaciones como intereses de la deuda, pensiones, y pagos de “Adeudos de ejercicios fiscales anteriores” (Adefas) -vehículo informal de deuda- 2) El gasto de Salud cayó en relación al año anterior y, como resultado,  puede afectarse el financiamiento de servicios públicos de salud, así como, el de educación, 3) El gasto en programas discrecionales del Ramo 23 continúa distrayendo el uso de recursos públicos en un año electoral.
  • Los ingresos totales del Gobierno federal tuvieron un incremento marginal, mientras que el componente del IEPS gasolinas tuvo una disminución importante respecto al año anterior debido a su estímulo fiscal.

¿Gastamos más de lo que ingresamos?

El balance total del Gobierno federal sólo había presentado cifras de déficit similares, en un primer trimestre, en 1990, 2009 y 2012. En 2009 se atravesó una crisis económica, pero no así en 2012 y 2018. Sin embargo, los dos se caracterizan por ser años de elección presidencial.  Esta situación nos obliga a vigilar y revisar a profundidad el gasto y la toma de decisión sobre su asignación.

A pesar que la Secretaría de Hacienda haya presumido un balance primario del Sector público superavitario, el Gobierno federal presenta cifras muy distintas. Lo anterior, se explica debido a los balances positivos del IMSS, ISSSTE y de las entidades de control presupuestario que reciben transferencias del Gobierno federal, ya que, sus ingresos son insuficientes para sostener su gasto. A continuación se analiza el balance, deuda, gasto e ingresos del Gobierno federal con intención de deshilar las finanzas públicas al primer trimestre del 2018.

Balance total del Gobierno federal al primer trimestre

[visualizer id=»4069″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

Al mes de marzo de 2018, los ingresos del Gobierno federal fueron menores a sus gastos, por quinto año consecutivo en la presente administración. El balance total del Gobierno federal –en marzo 2018- fue negativo, con un  déficit de -95 mil millones de pesos.

Balance primario del Gobierno federal al primer trimestre

[visualizer id=»4070″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP. Sin considerar los recursos del ROBM para 2015 y 2017.

La brecha entre el ingreso y el gasto del Gobierno federal al mes de marzo ha sido mayor en la presente administración, respecto a administraciones anteriores. Esto se refleja en su balance total negativo versus el saldo positivo de los tres sexenios anteriores, esto sin considerar, los remanentes de operación del Banco central recibidos en los meses de marzo 2015 y 2017, por 31 mil millones y 321 mil millones, respectivamente[2]. Al revisar el total de ingresos menos gastos antes de pagar el costo financiero -Balance primario- vemos que la situación es negativa. Esto significa que al primer trimestre, los ingresos no fueron suficientes para cubrir el gasto antes del pago de los intereses de la deuda.

Ingreso, gasto y balance total del Gobierno federal promedio al primer trimestre

[visualizer id=»4076″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

¿Cómo va la deuda?

La medida más amplia del saldo de la deuda pública -a marzo de 2018- se encuentra en 9 billones 928 mil millones de pesos- Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP)-. Dicho monto representa el 45.9%* del PIB al primer trimestre de 2018, utilizando la estimación oportuna del Inegi. El Congreso aprobó un nivel de endeudamiento para el 2018 de 46.2% del PIB. Sin embargo, la SHCP estima que dicho monto cerrará en 45.5%.

A pesar de las cifras anteriores, y de que existe una disminución de la deuda pública, comparada con las cifras de cierre de 2016 y 2017, el porcentaje que representan los requerimientos financieros externos respecto al total, es mayor al 35%. Esto puede representar un un riesgo. En un escenario de alta volatilidad del tipo de cambio e incertidumbre por el tema electoral, las finanzas públicas podrían verse presionadas vía el costo de pagar intereses en otras monedas. Podría ser necesario aumentar el endeudamiento para pagar este costo financiero.

Deuda pública del Sector Público -SHRFSP

[visualizer id=»4074″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas de la SHCP e Inegi. Se refiere al Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público.

¿Cuánto se gastó?

  • El gasto total del Gobierno federal, al primer trimestre del año, estuvo por arriba del promedio observado para el periodo de 2013 a 2018 (1 billón 071 mil millones de pesos). El gasto total del Gobierno federal incrementó 10% real a marzo 2018 respecto a marzo 2017. Este aumento estuvo impulsado en mayor medida por el incremento del gasto no programable, es decir, pagos de obligaciones en los que destaca el pago de intereses de la deuda y las participaciones a los gobiernos locales. El gasto programable[3], el que se destina a financiar los programas y servicios públicos, aumentó 7% real en el mismo periodo, mientras que el gasto no programable, presentó un aumento de 17% real a marzo de 2018 comparado con el mismo mes del 2017.
  • El costo financiero del Gobierno federal -a marzo de 2018- fue de 70.9 mil millones de pesos, lo que significó un aumento de 15% real respecto a marzo 2017. El apoyo a deudores y ahorradores de la banca presentó un incremento de 40.1% real respecto al mismo mes del año anterior.
  • El gasto de inversión física del Gobierno federal mostró un incremento con respecto a marzo de 2017, presentó una cifra de 95.9 mil millones de pesos. Este gasto se incrementó respecto a marzo del año anterior, 28.6% real.

La lupa de Erario en el gasto federal: recortes y aumentos.

Al primer trimestre de 2018, 12 Ramos presupuestarios tuvieron un incremento en su gasto superior a los mil millones de pesos, respecto a lo gastado al primer trimestre de 2017. Por el contrario, 3 Ramos presupuestarios sufrieron un recorte mayor a los mil millones de pesos, respecto a lo gastado al primer trimestre del año anterior.

Los cuatro Ramos presupuestarios que gastaron más respecto al primer trimestre del 2017 fueron Ramos Generales, cuyo papel está definido en varias leyes para el pago de obligaciones que no dependen de un organismo pero que realiza la SHCP. En total estos Ramos acumularon un incremento de 88 mil millones de pesos, lo que representó el 87% del incremento total del gasto del Gobierno federal respecto al mismo trimestre del año anterior.

El Ramo de Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores (ADEFAS) fue el que tuvo el mayor incremento. Este Ramo ya gastó 300% más del total de su presupuesto aprobado para todo el 2018.

Los Ramos presupuestarios del “Poder Judicial”, “Hacienda y Crédito Público” y “Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos” tuvieron recortes respecto al mismo trimestre del año anterior.

Un Ramo que merece atención es Salud, dado que presenta un recorte de 936 millones de pesos respecto al primer trimestre de 2017 y su presupuesto de 2018 tuvo un recorte de 5.7 mil millones de pesos respecto al presupuesto aprobado en 2017. Esto nos puede indicar que el Ramo de Salud tendrá dicha tendencia de gasto en el año.

 

Hablando de los programas presupuestarios, los que tuvieron un mayor incremento fueron los relacionados con funciones de pago de obligaciones de deuda pública y pago de pensiones, esto respecto al mismo trimestre del año anterior. Cinco programas con la función de Educación tuvieron recortes mayores a mil millones de pesos, estos sumaron un recorte de 9.7 mil millones de pesos respecto al primer trimestre de 2017.

El programa “Pensión para adultos mayores” operado por la Secretaría de Desarrollo Social fue el que presentó el mayor ajuste a la baja, tuvo un recorte de 3.9 mil millones de pesos respecto al mismo trimestre del año anterior.

 Descarga aquí la tabla de programas presupuestarios con mayores diferencias al primer trimestre de 2018

Sin presupuesto aprobado pero gastan (la mitad no es novedad)

Al primer trimestre de 2018, 14 programas presupuestarios del Gobierno federal registraron gasto pagado sin tener presupuesto aprobado. Estos programas sumaron un gasto total de 2.9 mil millones de pesos, entre los principales ejecutores de estos programas están Defensa Nacional-Ramo 7, ADEFAS-Ramo 30, Provisiones Salariales y Económicas-Ramo23 y Energía-Ramo18. Al primer trimestre del año anterior, 50% de estos programas tuvieron al gasto pagado.

El Gobierno federal gastó más al primer trimestre de 2018 en los intereses de la deuda, pago de pensiones, aportaciones a fideicomisos públicos, subsidios al consumo y capacitación respecto al primer trimestre de 2017.

Este análisis muestra que al primer trimestre de 2018, tanto en la clasificación más general como en la más específica, el incremento del gasto del Gobierno federal se realizó principalmente en ADEFAS y en el pago de obligaciones –intereses de la deuda y pensiones-.

La partida específica con mayor incremento al primer trimestre fue “Adeudos de ejercicios fiscales anteriores” con un incremento de 41 mil millones de pesos respecto al mismo trimestre del año anterior.  En contraste, la partida “Otras construcciones de ingeniería civil u obra pesada” fue la que tuvo el mayor recorte (3 mil millones de pesos), comparando el primer trimestre 2018 respecto al mismo trimestre del año anterior.

Descarga aquí la tabla con las partidas específicas con mayores incrementos y recortes al primer trimestre de 2018

Preocupa que el rubro de adeudos de ejercicios fiscales anteriores haya incrementado en 151% real en el primer trimestre 2018 respecto al primer trimestre de 2017, y que haya superado su presupuesto anual en 300%. ¿Cuáles son los adeudos anteriores que se están pagando este año?  ¿Por qué se pagan hasta ahora? ¿Por qué se presupuestó una cantidad tan inferior? Preguntas sin respuesta en el informe trimestral de la SHCP.

De los  programas discrecionales del Ramo 23 , se observó que Fortafin gastó al primer trimestre de este año más de 10 mil millones de pesos, cuando sólo tenía aprobado un gasto de 2.5 mil millones, es decir, 295% arriba de su presupuesto aprobado por el Congreso. Sin embargo, su gasto incrementó 2.3% real (223 millones de pesos), relativamente poco si se compara con lo observado el trimestre del año anterior.

¿Cuántos recursos ingresaron?

  •  La cifra de ingresos del Gobierno federal (975 mil millones de pesos), al primer trimestre de 2018 apenas aumentó 1. 5% (14 mil millones de pesos) con relación a marzo de 2017 y sin considerar el Remanente de Banxico (ROBM). Así, los ingresos totales del Gobierno federal resultaron 12% mayores respecto a los ingresos estimados al primer trimestre de este año. Lo que sigue confirmando que los ingresos aprobados en la Ley de Ingresos de la Federación se subestiman sistemáticamente.
    • El incremento en los ingresos con respecto a marzo del año anterior estuvo impulsado por el aumento en los ingresos tributarios (1.7%), especialmente del IVA (11%) y los ingresos no tributarios no petroleros del Gobierno federal que presentaron un incremento de 8.2% con respecto a marzo de 2017, si tomar en cuenta el ROBM.
    • Sin embargo, el IEPS y el ISR presentaron caídas de -5.1% real y -0.9% real respecto al mismo mes del 2017, debido al desplome del IEPS a gasolinas y diésel de -21.9% real en el mismo periodo.
    • En relación a la Ley de Ingresos, el Gobierno federal obtuvo más ingresos de los aprobados al primer trimestre de 2018. (Tributarios 8% arriba, “no tributarios no petroleros” 83% más y petroleros 14% adicionales). Esto le permitió asignar ingresos excedentes por 105.3 mil millones de pesos, un 1.5% mayor a lo observado a marzo del año anterior, si no se considera el ROBM.

Ingresos del Gobierno federal al primer trimestre (millones de pesos de 2018)

[visualizer id=»4073″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas de la SHCP e Inegi.
[1] Con la estimación oportuna del PIB del Inegi al primer trimestre del 2018.
[2] El Remanente del año 2015 fue entregado al Gobierno federal en el segundo trimestre de 2016, por lo que no se consideró en el análisis.
[3] Tanto el gasto programable como el no programable del gobierno federal excluyen a las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) y entes de control directo (IMSS e ISSSTE). El gasto programable es aquel que usa el gobierno para proveer bienes y servicios a la población, así como el gasto en programas sociales y todo aquello necesario para la operación de las instituciones gubernamentales.
El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.

Los números de Erario: febrero 2018

Las cifras de finanzas públicas correspondientes a febrero de 2018 ya están disponibles al público.

¿Qué nos dicen los principales indicadores a febrero de 2018?

Puntos clave

  • El año arrancó con gran actividad en las finanzas públicas: en febrero de 2018, el Gobierno federal nuevamente registró una brecha entre gasto e ingreso. Así, la presente administración continúa exhibiendo un déficit en febrero, a diferencia de las últimas tres administraciones que en promedio mostraron superávit en este mes del año.
  • Esto sucedió a pesar de que el Gobierno federal recibió el monto máximo de ingreso mensual desde 1990 para un febrero. También obtuvo más ingresos de los previstos en la Ley de Ingresos 2018.
  • El gasto continúa pisando fuerte, en febrero 2018 se gastó por arriba del promedio observado en esta misma administración y en las tres anteriores.
  • Preocupa lo siguiente: 1) A pesar de que al cierre de 2017 la deuda disminuyó, siguen incrementando los pagos de diversas obligaciones como intereses de la deuda y pensiones, 2) El gasto de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Secretaría de Salud y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC) se vio disminuido en relación con el año anterior y puede afectarse el financiamiento de servicios públicos. 3) Los pagos de Adeudos de ejercicios fiscales anteriores (Adefas) -vehículo informal de deuda- aumentaron de manera significativa.

¿Hay más ingreso o gasto?

Durante el mes de febrero de 2018, los ingresos del Gobierno federal fueron menores a sus gastos, por quinto año consecutivo en la presente administración. El balance total del Gobierno federal –en febrero- fue negativo, con un  déficit de 75 mil millones de pesos.

Situación financiera del Gobierno federal a febrero

[visualizer id=»4008″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

La diferencia entre el ingreso y el gasto del Gobierno federal en el mes de febrero ha sido mayor en la presente administración. Esto se refleja en su balance total negativo versus el saldo positivo de los tres sexenios anteriores.

¿Cuánto se gastó?

  • El gasto total del Gobierno federal estuvo por arriba del promedio observado para el periodo de 2013 a 2018, presentando una cifra de 735.7 mil millones de pesos en febrero de 2018. El gasto total del Gobierno federal observó un incremento de 10% real en febrero 2018 respecto a febrero de 2017. Este aumento estuvo impulsado en mayor medida por el incremento del gasto no programable, es decir, pagos de obligaciones en los que destacan el pago de intereses de la deuda y las participaciones a los gobiernos locales. El gasto programable[1]– que es el que se destina a financiar los programas y servicios públicos- tuvo un aumento de 4% real en el mismo periodo, mientras que el gasto no programable, presentó un aumento de 23% real en febrero 2018 comparado con el mismo mes de 2017.

 

  • El costo financiero del Gobierno federal en febrero 2018 fue de 47.2 mil millones de pesos, lo que representa un aumento de 21% real respecto a febrero de 2017. El apoyo a deudores y ahorradores de la banca presentó un incremento de 39.9% real respecto al mismo mes del año anterior.

 

  • El gasto en inversión física del Gobierno federal fue de 53.2 mil millones de pesos: un aumento respecto a febrero del año anterior de 19.8% real.

En lo que se refiere al gasto por responsable, las Secretarías o Ramos presupuestarios que registraron mayores aumentos en febrero 2018 respecto al mismo mes del año anterior fueron:

  • “Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores” (Ramo 30) con 41.4 mil millones de pesos (153% real);
  • “Aportaciones a seguridad social” (Ramo 19) con 17.4 mil millones de pesos (13% real)
  • “Provisiones salariales y económicas” (Ramo 23) con 8.2 mil millones de pesos (38% real)
  • “Apoyo a ahorradores y deudores de la banca” (Ramo 34) con 5.4 mil millones de pesos (39.9% real);
  • “Desarrollo Social” (Ramo 20) con 4.6 mil millones de pesos (20.1% real)

Mientras que los Ramos que presentaron los mayores recortes en febrero 2018 respecto al mismo mes de 2017 fueron:

  • “Educación” (Ramo 11) con 4.8 mil millones de pesos (-9.4% real)
  • “Salud” (Ramo 12) con 4.6 mil millones de pesos (-20.1% real)
  • “Comunicaciones y transportes” (Ramo 9 ) con 1.9 mil millones de pesos (-18.7% real)
  • “Poder judicial” (Ramo 3) con -1.4 mil millones de pesos (-19% real)

Principales ejecutores con mayor gasto o recorte respecto a febrero 2017

[visualizer id=»4009″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas de la SHCP e Inegi.

¿Cuántos recursos ingresaron?

  • A pesar de no ser suficientes para cubrir el nivel de gasto observado en febrero, la cifra de ingresos del Gobierno federal, a febrero de 2018, fue la cifra mensual más alta en términos reales observada en un mes de febrero en los últimos 28 años, con 660.3 mil millones de pesos. Así, los ingresos totales del Gobierno federal aumentaron de manera significativa respecto al mismo mes del año anterior (5.1% real), así como respecto a los ingresos estimados al segundo mes de este año (15.6%).

 

  • Este incremento estuvo impulsado por el aumento en los ingresos tributarios (5.4%), especialmente en el IVA (10.7%) e ISR (5.2%). En cambio, el IEPS presentó una caída de -4.5% real respecto al mismo mes de 2017, debido al desplome del IEPS a gasolinas y diésel de -24% real en el mismo periodo. Los ingresos no tributarios no petroleros del Gobierno federal presentaron un incremento de 25% con respecto a febrero de 2017.

 

  • En relación con lo previsto en la Ley de Ingresos, el Gobierno federal obtuvo más ingresos de los aprobados para febrero de 2018. (12% más en los tributarios, 178% más en los “No tributarios, no petroleros” y 9% más en los petroleros). Esto le permitió asignar ingresos excedentes por 89.3 mil millones de pesos, 5.1% más de lo observado en febrero del año anterior.
[1] Tanto el gasto programable como el no programable del gobierno federal excluyen a las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) y entes de control directo (IMSS e ISSSTE). El gasto programable es aquel que usa el gobierno para proveer bienes y servicios a la población, así como el gasto en programas sociales y todo aquello necesario para la operación de las instituciones gubernamentales.
El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.

Los números de Erario: enero 2018

Las cifras de finanzas públicas correspondientes a enero de 2018 ya están disponibles al público.

¿Qué nos dicen los principales indicadores a enero 2018?

Puntos clave

  • El año arrancó con gran actividad en las Finanzas Públicas, el Gobierno federal nuevamente registró en el mes de enero 2018 una brecha entre gasto e ingreso, así la presente administración continua exhibiendo un déficit en enero, a diferencia de las últimas dos administraciones que en promedio mostraron superávit en este mes del año.
  • Esto sucedió a pesar de que el Gobierno federal recibió el monto máximo de ingreso mensual desde 1990 para un enero. También obtuvo más ingresos de lo “esperado” en la Ley de Ingresos 2018.
  • El gasto empezó también pisando fuerte, en enero 2018 se gastó por arriba del promedio observado en esta misma administración y en las dos anteriores.
  • Preocupa lo siguiente: 1) A pesar de que al cierre de 2017 la deuda disminuyó, siguen incrementando los pagos de diversas obligaciones como intereses de la deuda y pensiones, 2) El gasto de la SEP y SCT se vio disminuido en relación al año anterior y puede afectarse el financiamiento de servicios públicos.
  1. ¿Hay más ingreso o gasto?

Durante el mes de enero de 2018, los ingresos del Gobierno federal fueron menores a sus gastos, por cuarto año consecutivo en la presente administración. El balance total del Gobierno federal –en enero- fue negativo, con un  déficit de -24 mil millones de pesos.

Situación financiera del Gobierno federal a enero

[visualizer id=»3988″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

La diferencia entre el ingreso y el gasto del Gobierno federal en el mes de enero ha sido mayor en la presente administración. Esto se refleja en su balance total negativo versus el saldo positivo de los dos sexenios anteriores.

 

¿Cuánto se gastó?

  • El gasto total del Gobierno federal estuvo por arriba del promedio observado para el periodo de 2013 a 2018, presentando una cifra de 379.9 mil millones de pesos en enero de 2018. El gasto total del Gobierno federal observó un incremento de 3.6% real en enero 2018 respecto a enero 2017. Este aumento estuvo impulsado en mayor medida por el incremento del gasto no programable, es decir, pagos de obligaciones en los que destaca el pago de intereses de la deuda y las participaciones a los gobiernos locales. El gasto programable[1], el que se destina a financiar los programas y servicios públicos, tuvo un ligero aumento de 0.5% real en el mismo periodo, mientras que el gasto no programable, presentó un aumento de 9.8% real en enero 2018 comparado con el mismo mes del 2017.
  • El costo financiero del Gobierno federal en enero 2018 fue de 36.5 mil millones de pesos, lo que significó un aumento de 23% real respecto a enero 2017. Las Participaciones presentaron un aumento respecto al mismo mes del año anterior de 8.1% real.
  • El gasto de inversión física del Gobierno federal se muestra sin cambios importantes con respecto a enero de 2017 presentó una cifra de 19.3 mil millones de pesos. Este gasto Incrementó respecto a enero del año anterior, 3.5% real.
  • En lo que se refiere al gasto por responsable, las Secretarías o Ramos presupuestarios que más aumentaron en enero 2018 respecto al mismo mes del año anterior fueron:

 

  • “Apoyo a ahorradores y deudores de la banca” (Ramo 34) con 5.4 mil millones de pesos (39.8% real);
  • “Participaciones” (Ramo 28 )con 5.1 mil millones de pesos (8.1% real)
  • “Aportaciones a seguridad social”  (Ramo 19) con 5.1 mil millones de pesos (5.6% real)
  • “Provisiones salariales y económicas” (Ramo 23) con 2.9 mil millones de pesos (22.5% real)

Mientras que los Ramos que presentaron los mayores recortes en enero 2018 respecto a enero 2017 fueron:

  • “Educación” (Ramo 11) con 5.8 mil millones de pesos (-20% real)
  • “Comunicaciones y transportes” (Ramo 9 ) con 1.5 mil millones de pesos (-56% real)
  • “Poder judicial” (Ramo 3) con -1.5 mil millones de pesos (-34% real)
  • “Gobernación” (Ramo 4) con -1 mil millón de pesos (-24% real)

Principales ejecutores con mayor gasto o recorte respecto a enero 2017

[visualizer id=»3986″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas de la SHCP e Inegi.

¿Cuántos recursos ingresaron?

  • A pesar de no ser suficientes para cubrir el nivel de gasto observado en enero, la cifra de ingresos del Gobierno federal, en enero de 2018, fue la cifra mensual de enero más alta en términos reales de los últimos 28 años (355.3 mil millones de pesos). Así, los ingresos totales del Gobierno federal aumentaron de manera significativa respecto al mes de enero del año anterior (8.3% real) como respecto a los ingresos estimados al primer mes de este año (14% real).
  • El incremento en los ingresos con respecto a enero del año anterior estuvo impulsado por el aumento en los ingresos tributarios (10.1%), especialmente IVA (23.8%) e ISR (7.9%). En cambio el IEPS presentó una caída de -10.7% real respecto al mismo mes del 2017, debido al desplome del IEPS a gasolinas y diésel de -33.9% real en el mismo periodo. También los ingresos no tributarios no petroleros del Gobierno federal presentaron una caída leve de 2% con respecto a enero de 2017.
  • En relación a la Ley de Ingresos, el Gobierno federal obtuvo más ingresos de los aprobados para enero 2018, esto con excepción de los provenientes del petróleo. (Tributarios 10% arriba, “no tributarios no petroleros” 4% más y petroleros -2% menores). Esto le permitió asignar ingresos excedentes por 43.6 mil millones de pesos un 51% mayor a lo observado en enero del año anterior.

 

 

[1] Tanto el gasto programable como el no programable del gobierno federal excluyen a las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) y entes de control directo (IMSS e ISSSTE). El gasto programable es aquel que usa el gobierno para proveer bienes y servicios a la población, así como el gasto en programas sociales y todo aquello necesario para la operación de las instituciones gubernamentales.
El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.

 

Los números de Erario: diciembre 2017

La información preliminar del cierre de las finanzas públicas en 2017 del Gobierno Federal se dio a conocer el pasado 31 de enero. En esta nota presentamos el lado B de la historia; un análisis externo e independiente de los principales indicadores de gasto, ingresos y deuda pública, calculados con información oficial.

Estos son los siete indicadores que no deben pasar inadvertidos:

  1. La deuda pública en su más amplia expresión, -el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP)- fue de 10 billones 031 mil millones de pesos. A pesar de ser la cifra nominal más alta en la historia, la deuda considerando el efecto de la inflación, tuvo una disminución respecto al cierre del año pasado de 3.4% real (357 mil millones de pesos). Los SHRFSP representaron el 46.3% del Producto de la economía (PIB) al cierre de 2017, estos pasaron de representar 50.2% en 2016.
  2. El balance total[1] del Gobierno Federal terminó el año en terreno negativo, con un saldo de -226 mil millones de pesos, lo que significa que sus ingresos totales fueron menores a sus gastos. Respecto al cierre del año anterior, este indicador mostró una mejora considerable (419 mil millones de pesos), al igual que respecto a lo aprobado por el Congreso (299 mil millones de pesos). Los principales gastos que lo impulsaron a ser negativo fueron pagos de intereses de la deuda pública y pagos de obligaciones como aguinaldos, entre otros.
  3. El balance primario del Gobierno Federal es la diferencia entre los ingresos y los gastos, sin considerar el costo financiero de la deuda. Al mes de diciembre 2017 este indicador fue de 183.4 mil millones de pesos. Aunque es una buena noticia tener un balance primario positivo, éste no fue suficiente para cubrir el costo financiero que al cierre del año ascendió a 409.9 mil millones de pesos. Si bien el gobierno cumplió su promesa de cerrar 2017 con un balance primario positivo, éste no fue suficiente para pagar los intereses de la deuda.
  4. El gasto total del Gobierno Federal tuvo una disminución de 8% real (363.4mmdp[2]) comparado con diciembre de 2016. Por su parte, el gasto programable, que es el que utiliza el gobierno para proveer de bienes y servicios a la población, disminuyó 13% real (419.5mmdp) mientras que el no programable, que se utiliza para el pago de obligaciones[3], incrementó en 5% real (56.0 mmdp).
  5. Con respecto a lo que tenía aprobado, el gasto total del Gobierno Federal fue 7% (274.5mmdp) superior. El gasto programable fue superior en 11% (290.8mmdp) respecto al calendario y el gasto no programable fue inferior en 1% (16.2mmdp).
  6. Los ingresos del Gobierno Federal provenientes de impuestos presentaron un estancamiento respecto a lo recaudado a diciembre de 2016. De manera más importante los ingresos por IEPS[4] de gasolinas tuvieron un decremento de 26% real (77 mmdp)[5], debido a una posible disminución en el consumo por el alza de los precios. Sin embargo, esto fue compensado en parte por la recaudación de ISR, la cual mostró un aumento de 4% real (65,060 millones de pesos) respecto al mismo mes del año anterior, de tal manera que sólo hubo una disminución de 0.9% real (25.2mmdp) respecto a diciembre de 2016.
  7. Los ingresos totales del Gobierno Federal fueron superiores a lo aprobado originalmente en la LIF en 18% (573mmdp). Los ingresos no tributarios no petroleros[6] fueron los que tuvieron una mayor contribución, ya que, aumentaron en 297% (407.9mmdp) respecto a lo calendarizado. De los ingresos no tributarios no petroleros, el 79% se debió al Remanente de Banxico (321mmdp), mientras que el 21% restante (86mmdp) provino de aprovechamientos. Los ingresos petroleros también presentaron un incremento de 13% (50.4mmdp) respecto a lo estimado en la LIF.

Es importante mencionar que sin considerar los ingresos extraordinarios del remanente de Banxico[7], que recibió el Gobierno Federal a principios de 2017, el balance total hubiera mostrado un mayor margen negativo, con -548 mil millones de pesos. En ese sentido, preocupa que en 2017 los ingresos del gobierno reflejaron mayor dependencia de ingresos no recurrentes, como es el caso de este remanente, mientras que los ingresos recurrentes o tributarios dieron signos de estancamiento.

Principales indicadores sobre la evolución del gasto con respecto al año anterior:

  • El gasto en inversión física mostró una reducción de 16% real (65.3 mil millones de pesos) respecto al año anterior.
  • El costo financiero del SPP es el más alto registrado desde 1991, con un monto de 533 mil millones de pesos. En lo que va de la administración federal (2013 a 2017), el costo financiero ha crecido cada año en promedio 8% real (32.8 mil millones de pesos).
  • Los ramos que más aumentaron su gasto respecto al año anterior fueron los Ramos Generales. En conjunto, este aumento fue de 8% real (159.7mmdp). Con un incremento de 33% real (88mmdp), el Ramo 23 fue el que mostró una mayor expansión. Vale la pena recordar que este Ramo no está regulado en ninguna ley y por lo tanto no tiene un objetivo claro que justifique su existencia.
  • Los tres ramos que más recortaron su gasto respecto al año anterior fueron: Comunicaciones y Transportes, con una disminución de 27% real (37mmdp); Educación Pública, con un recorte de 7% real (24mmdp); y Medio Ambiente, con una baja de 36% real (20mmdp). Estos tres sumaron un recorte de 82 mmdp.
  • Dentro del gasto por Función se observaron recortes significativos respecto al año anterior en Justicia de 14% real (17mmdp); en Ciencia y Tecnología de 10% real (5mmdp); y en Educación de 6% real (41mmdp).
  • Dos partidas que incrementaron su gasto de manera importante respecto al año anterior fueron: ‘Subsidios al consumo’ (28.4 mmdp) y ‘Transferencias para el pago de pensiones y jubilaciones’ (19.6mmdp). Mientras que las partidas ‘Subsidios para capacitación y becas’ y ‘Mantenimiento y rehabilitación de las vías de comunicación’ disminuyeron su presupuesto ejercido respecto a 2016 en 1.7 mmdp y 1.4 mmdp, respectivamente.

Principales indicadores sobre la evolución del gasto con respecto al presupuesto aprobado:

El Ramo que presentó el mayor aumento respecto a su presupuesto anual aprobado fue el Ramo 23, con un incremento de 165% real ó 217.9 mil millones de pesos. Al interior de este cuestionado cajón de gasto, llama la atención el sobreejercicio del Fondo para el Fortalecimiento Financiero (Fortafin), el cual, sin contar con reglas de operación, gastó 52 mil millones de pesos adicionales a su presupuesto aprobado.

De manera contraria, entre los programas presupuestarios que más recortaron su gasto respecto a su presupuesto están los siguientes:

  • Finalmente, destacan seis partidas que dentro de los capítulos de operación[8] tuvieron sobreejercicios mayores a los 2.5 mil millones de pesos, los cuales en conjunto sumaron más de 30 mil millones de pesos:

 

Estos indicadores reflejan la necesidad mejorar el enfoque de la disciplina financiera. Por un lado, deben hacerse mayores recortes a los gastos no prioritarios o superfluos y a los subsidios discrecionales que no obedecen al cumplimiento de objetivos de política pública. Asimismo, es fundamental no afectar el gasto de inversión, pues éste ha venido cayendo de manera dramática en los últimos años. No olvidemos que este tipo de gasto es el que propicia el crecimiento económico y puede contribuir al mejor desempeño de los servicios públicos para la población.

[1] Ingresos totales del Gobierno Federal menos el gasto total.
[2] Mil millones de pesos. (1,000,000,000)
[3] Estas obligaciones incluyen lo siguiente: las transferencias que se hacen a las entidades federativas y municipios (Ramo 28), erogaciones para las operaciones y programas de saneamiento financiero (Ramo 29), adeudos de ejercicios fiscales anteriores (Ramo 30), así como el costo financiero (los intereses y pago de la deuda (Ramo 24), comisiones, saneamiento financiero y apoyos a ahorradores y deudores de la banca (Ramo 34)).
[4] Impuesto especial a la producción y servicios.
[5] Mil millones de pesos.
[6] Se incluye el Remanente de operación de Banxico, esto debido a que no se incluyó en la Ley de Ingresos de 2017.
[7] Banco de México, ingresos extraordinarios del Remanente de Operación por 321 mil millones de pesos.
[8] Capítulos 1000,2000,3000 y 5000.

Los números de Erario: noviembre 2017

La información de las finanzas del Gobierno Federal correspondiente al mes de noviembre se dio a conocer el pasado 31 de diciembre. En esta nota presentamos el lado B de la historia; un análisis externo e independiente de los principales indicadores del balance, gasto, ingreso y deuda pública, calculados con la información oficial.

Los cinco principales indicadores que no deben pasar inadvertidos son:

  1. El balance total del Gobierno Federal continúa en un terreno positivo, con un saldo de 17 mil millones de pesos. Respecto al mes anterior, octubre de 2017, el balance total disminuyó en -50.3%, esto debido a que nos acercamos al cierre del año y es cuando el pago de pasivos suele incrementar. Hay que recordar que en el mes de diciembre es cuando se registra el mayor pago del costo financiero. Ya veremos cómo cambian los datos en el último mes del año.
  2. El gasto total del Gobierno Federal tuvo una disminución de -7% real (-244.5mmdp) comparado con noviembre de 2016. Por su parte, el gasto programable disminuyó 11% real (-307.1mmdp) mientras que el no programable incrementó en 7% real (62.6mmdp).
  3. El gasto total del Gobierno Federal fue 2% (72.5mmdp) superior respecto a lo que tenía programado. El gasto programable fue superior en 3% (64.9mmdp) respecto al calendario y el gasto no programable fue mayor en 1% (7.6mmdp).
  4. Los ingresos del Gobierno Federal provenientes de impuestos presentaron un estancamiento respecto a lo recaudado a noviembre del año anterior. De manera más importante los ingresos por IEPS[1] de gasolinas tuvieron un decremento de -29% real (80 mmdp)[2]. Sin embargo esto fue compensado por la recaudación por ISR que aumentó en 5% real (68,830 millones de pesos) respecto al mismo mes del año anterior, de tal manera que hubo una pequeña diminución de -0.1% real (-3.8mmdp) respecto a noviembre de 2016.
  5. Los ingresos totales del Gobierno Federal superaron en 18% (536mmdp) respecto a al programa estimado. Los ingresos no tributarios no petroleros[3] fueron los que tuvieron una mayor contribución ya que aumentaron en 329% (400mmdp) respecto a lo calendarizado. Los ingresos petroleros también presentaron un incremento de 12% (41.8mmdp) respecto a lo estimado.

En lo que se refiere al balance total al mes de noviembre, como se mencionó anteriormente, éste presenta una evolución positiva, lo que significa que los ingresos totales del Gobierno Federal fueron mayores a sus gastos. Sin embargo, aún falta que se registren gastos importantes que seguramente ya se realizaron durante el mes de diciembre, los cuales incluyen pagos de intereses de la deuda pública, aguinaldos, entre otros.

Sin considerar los ingresos extraordinarios del Banco Central, Banxico[4], que recibió el Gobierno Federal a principios del  año 2017, el balance total sería negativo. En ese sentido, preocupa que en los últimos años los ingresos del gobierno reflejan una mayor dependencia de ingresos no recurrentes, como el Remanente de Operación del Banxico,  mientras que los ingresos recurrentes o tributarios empiezan a dar signos de estancamiento.

El balance primario al mes de noviembre fue de 295.5 mil millones de pesos, el cual es la suma del balance total más el costo financiero, este último fue de 278.5mil millones de pesos. Lo anterior significa que se cuentan con recursos suficientes para pagar los intereses de la deuda.  Sin embargo, es muy probable que esta situación no continúe. De acuerdo con lo gastado en los últimos 4 años, es en el mes de diciembre cuando se realiza el mayor pago del costo financiero, en promedio se gastaron 121 mil millones de pesos sólo en el mes de diciembre de esos años. Por lo anterior, se espera que el balance primario al cierre de 2017 disminuya en el próximo informe de finanzas públicas que incluirá información del todo el presupuesto ejercido en 2017.

Referente al gasto total del Gobierno Federal, el monto reportado fue de 3 billones 500 mil millones de pesos.  El gasto total disminuyó respecto a lo observado en noviembre de 2016 en -7% real (-244.5 miles de millones de pesos). Sin embargo, es superior a su presupuesto aprobado en 2% (72 miles de millones de pesos).

Gasto total del gobierno federal

El aumento del gasto no programable se derivó de las distintas obligaciones financieras asumidas por el Gobierno Federal en los años pasados, junto con incrementos en las tasas de interés y la apreciación observada del dólar. Como resultado de lo anterior, los pagos relacionados con los pasivos del gobierno aumentaron, lo que a su vez contribuyó a generar una fuerte presión en el gasto público en detrimento del gasto programable, el cual presentó un recorte. Es decir, el gasto no programable aumentó 7% real (62.6 mil millones de pesos) respecto a noviembre del año pasado, mientras que el programable disminuyó -11% real (-307 miles de millones de pesos).

El gasto en inversión física, en el mismo periodo, se redujo en -12% real (-45.6miles de millones de pesos). Además, como proporción del gasto programable, la inversión física se mantiene en niveles históricamente bajos, al mes de noviembre representó sólo 12.9%, comparado con 2012 y 2016, cuándo representó 16% y 13.1%, respectivamente.

Al revisar el comportamiento de aquellos sectores en el Gobierno Federal que realizaron un mayor gasto y los que lo redujeron en mayor proporción, se observó que el aumento del gasto se concentró en los Ramos o ejecutores que ejercen recursos del gasto no programable[5], cabe destacar que la encargada directa de hacer esas asignaciones de recursos es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Por su parte, las secretarías que ejercieron un menor presupuesto, en su mayoría realizan gasto en inversión física.

Los cinco ejecutores de gasto que realizaron un mayor gasto respecto a noviembre 2016, que en conjunto sumó 162.9mmdp fueron:

  1. Ramo 28 Participaciones con un incremento de 16.1% real (98.9mmdp[6]).
  2. Ramo 34 Erogaciones  Programas de Apoyo a Ahorradores y Deudores de la Banca con un incremento de 127.6% real (20.1mmdp).
  3. Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas con un aumento de 7.5% real (16.2mmdp).
  4. Ramo 19 Aportaciones a Seguridad Social con un aumento de 2.5% real (15.1mmdp).
  5. Ramo 24 Deuda Pública con un aumento de 5.4% real (12.4mmdp).

Es importante hacer notar que el Ramo 23 “Provisiones Salariales y Económicas”** fue uno de los Ramos que incrementaron su gasto, el cual es exclusivamente gasto programable a diferencia del resto de los Ramos que presentaron aumentos relevantes. El gasto total de este Ramo, respecto a noviembre del año anterior, aumentó en 7.5% real (16.2mmdp). Del total del incremento, 10.8mmdp se debieron a un alza en el gasto corriente. El gasto de capital también incrementó respecto al año anterior, sin embargo fue el gasto en inversión financiera el que aportó más, 2.9mmdp. En 2016 y 2017 dentro del gasto de capital, el que se realiza en inversión financiera fue mayor en monto respecto al que se realiza en inversión física, situación que no se presentaba desde 2008. Existe muy poca información mensual de los programas en los que se realiza el gasto del Ramo 23. Derivado de la información disponible, se observa que el FIES[7] aumentó en 59.8% real respecto al año anterior. El gasto total de este fondo se clasificó como no distribuible geográficamente, por lo cual se desconoce el destino geográfico de 4,650 millones de pesos.

Los cinco ejecutores que presentaron los mayores recortes por un monto acumulado de 258.4mmdp respecto al año pasado fueron:

  1. Ramo 18 Energía con una disminución de -97.3% real (-171.2mmdp).
  2. Ramo 11 Educación Pública con una disminución de -9% real (-26.8mmdp). Se consideró el gasto de la nueva secretaría de Cultura.
  3. Ramo 9 Comunicaciones y Transportes con una disminución de -26.5% real (-26.0mmdp).
  4. Ramo 4 Gobernación con una disminución de -22.1% real (-17.4mmdp).
  5. Ramo 8 Sagarpa con una disminución de -21.1% real (-16.8mmdp).

Cabe aclarar que la disminución que se observa en la Secretaría de Energía se debe principalmente a  que en 2016 se realizaron transferencias extraordinarias a Pemex para el pago de pensiones por un monto de 160.7mmdp.

Por otro lado, los ingresos totales del Gobierno Federal fueron mayores respecto a los estimados para el mes de noviembre en 18% real (536.6 miles de millones de pesos) y también respecto a los recaudados a noviembre de 2016 en 5% real (152.4 mil millones de pesos). Sin embargo, los ingresos recurrentes provenientes de impuestos decrecieron -0.1% real (-3,883 millones de pesos), mientras que los petroleros y “no petroleros y no tributarios” crecieron respecto a lo observado el año anterior en 30% real (93,016 millones de pesos) y 14% real (63,285 millones de pesos) respectivamente.

La recaudación de impuestos del Gobierno Federal presentó un comportamiento desigual según los tipos de impuestos. Los ingresos provenientes del IVA[8] e IEPS gasolinas presentaron una disminución de -0.5% real (-3,454 millones de pesos) y -29% real (-80,208 millones de pesos) respecto a lo observado el año anterior, respectivamente. La reducción en la recaudación fue casi compensada por un incremento en la recaudación por ISR en 5% real (68,830 millones de pesos) respecto al mismo mes del año anterior.

Es probable que no se cumpla con la meta anual de recaudación del impuesto a las gasolinas y diésel estimada en 284 mil millones de pesos para 2017. En promedio, en noviembre de 2017, se dejaron de recaudar 61 mil millones de pesos por este impuesto, ya que, se recaudaron 18 mil millones de pesos por mes cuando la meta era recaudar 23.8 mil millones promedio por mes.

Los ingresos que son de origen no petrolero no tributario incrementaron respecto a noviembre del año pasado en 14% real (63,285 millones de pesos). Estos ingresos, que en su mayoría son “no recurrentes”, incluyeron el Remanente de Operación de Banxico y representaron para noviembre de 2017 el 15% del total de ingresos del Gobierno Federal. Sin embargo, sin considerar dicho remanente, estos ingresos muestran un constante crecimiento en los últimos años, lo que genera cierta preocupación, pues no son sostenibles en el largo plazo, además de que existen severas deficiencias de transparencia sobre el origen de algunos de ellos. Para el cierre de 2011 estos ingresos representaban el 4.9% de los ingresos totales del Gobierno Federal, en 2015 estos pasaron a ser 10% y en 2016 representaron el 13%, aunque sin el Remanente representaron 7%.

El esfuerzo de la reducción del gasto programable pudiera verse mermado, y hasta superado, por el aumento en el gasto no programable derivado del incremento en el costo financiero y pago de otras obligaciones. Es importantísimo observar lo que suceda durante el último mes del año. Sin embargo, el menor ingreso derivado de la recaudación de impuestos es un tema que debe continuar observándose de manera constante. Estos últimos dos años se tuvieron ingresos extraordinarios por el Remanente de Operación del Banxico, lo cual ayudó a sortear las presiones financieras que siguen representado los pagos relacionados con pasivos del Gobierno Federal. Sin embargo, no se espera que se vuelva a recibir un remanente de ese calibre durante 2018, por lo que será muy importante observar si el esfuerzo de consolidación fiscal sobrevive ese reto.

[1] Cifras en pesos constantes de noviembre de 2017, deflactados por medio del índice nacional de precios al consumidor.
[2] Impuesto especial a la producción y servicios.
[3] Mil millones de pesos.
[4] Se incluye el Remanente de operación de Banxico, esto debido a que no se incluyó en la Ley de Ingresos de 2017.
[5] Banco de México, ingresos extraordinarios del Remanente de Operación por 321 mil millones de pesos.
[6] El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.
**El Ramo 23 es un cajón de gasto federal que controla la SHCP. Este cajón de gasto es el único que no se encuentra regulado por una ley. Su objetivo no está legalmente definido, lo que permite discrecionalidad en su asignación.
[7] Mil millones de pesos constantes de noviembre de 2017.
[8] Fideicomiso para la infraestructura de los estados
[9] Impuesto al valor agregado.

[the_grid name=»Principales Filtros»]

Fondos del Ramo 23: ¿sinónimo de control político?

El año 2018 lleva apenas unos días y sobresaltos graves en materia de finanzas públicas no se hicieron esperar. El pasado 8 de enero, Javier Corral, actual Gobernador del estado de Chihuahua acusó al gobierno federal y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por no entregar recursos federales correspondientes al estado. El Gobernador argumenta que esto se debió a las investigaciones que realiza el gobierno estatal sobre hechos de corrupción, que implican a funcionarios priístas.

Específicamente, Corral se refirió a convenios firmados con la SHCP para otorgar recursos a Chihuahua en los conceptos de desarrollo regional; fortalecimiento a la gestión legislativa y fortalecimiento financiero, todos ellos temas que se financian con recursos del opaco y discrecional Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas.  El Ramo 23 es un cajón de gasto federal que controla la SHCP. Este cajón de gasto es el único que no se encuentra regulado por una ley. Su objetivo no está legalmente definido, lo que permite discrecionalidad en su asignación. A través de este Ramo se financian programas con objetivos diversos que van desde el manejo de fondos relacionados con provisiones salariales y prestaciones de seguridad social; administración de fondos asociados al control presupuestario y al uso de ingresos excedentes hasta la distribución del gasto federal en entidades federativas y municipios para impulsar obras de infraestructura y programas de desarrollo regional.

En 2016, al Ramo 23 se le aprobó un presupuesto de 146 mil millones de pesos (mmdp) pero ejerció 74% más del presupuesto aprobado, es decir, gastó 255 mil millones de pesos (108 mmdp más). Es decir, en 2016 el Ramo 23 gastó casi 2 veces más que la Secretaría de Salud, cuyo presupuesto ejercido fue de 128 mil millones de pesos.

En la denuncia de Javier Corral parece hacer referencia al Fondo para el Fortalecimiento Financiero (Fortafin) que tuvo un presupuesto aprobado de 1,560 millones de pesos pero ejerció 65 mmdp en 2016. Sobre ejerció 64 mmdp más (4,104%). En el presupuesto de egresos y las distintas bases trimestrales que da a conocer la SHCP no se conoce a qué estados se les aprobó recibir los recursos de Fortafin. Esto significa que la Cámara de Diputados aprobó ese presupuesto sin saber a qué gobiernos locales iría dirigido. Debido a que la mayor parte de los recursos del Fortafin se ejercen sin haber sido aprobados por la Cámara de Diputados, la decisión sobre dichas asignaciones la toma el Poder Ejecutivo a través de la SHCP.

Gasto del Ramo 23 del Fondo para el Fortalecimiento Financiero

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de la Cuenta Pública y transparencia presupuestaria de la SHCP. Cifras deflactadas con el INPC a septiembre de 2017.

Para 2017, el monto aprobado en el PEF para el Fortafin fue de 3,244 mdp, tuvo un incremento 108% real respecto a los aprobado en 2016. Y con la última información disponible, se sabe que a través de Fortafin se habían gastado 32,806 mdp a septiembre de 2017. A esa fecha, Chihuahua fue el estado que menos recursos recibió, solo 61 mdp, cuando en promedio los estados recibieron 1,023 mdp.

México Evalúa ha denunciado que existen riesgos en el manejo del Ramo 23 asociados al crecimiento excesivo del gasto de este Ramo en condiciones de discrecionalidad, ya que puede facilitar el uso del dinero público para fines políticos, así como para la corrupción. Una de las razones por las cuales el Ramo 23 es propenso al uso político, es que a través de él se crean programas que otorgan subsidios a los gobiernos locales para financiar proyectos de inversión física, entre otros apoyos, programas que la propia Auditoría Superior de la Federación ha señalado estar caracterizados por la falta de transparencia en cuanto a sus objetivos y uso de recursos, así como por la carencia de lineamientos.

Se observa la existencia de prácticas a nivel internacional para atender estas problemáticas, que México podría incorporar. Por ejemplo, 68% de los países de la OCDE[1], cuentan con funcionarios civiles de carrera que están a cargo del presupuesto, y que por lo tanto, no dejan sus encargos con el cambio de una administración. Es decir, otros países procuran que dichos tomadores de decisión obedezcan a un perfil técnico y apartidista, para dificultar su captura política. Sin embargo, en México todos los subsecretarios de SHCP son nombrados y removidos por el presidente. A veces en un mismo sexenio se nombra a más de uno, es decir, frecuentemente no duran los seis años correspondientes al periodo presidencial. La profesionalización del servicio así como buscar un perfil técnico puede contribuir a promover una mejor gobernanza del presupuesto.

No sobra destacar que contar con funcionarios hacendarios nombrados de manera política, se combina mal con las amplias facultades que tienen para aumentar o modificar las asignaciones de gasto aprobadas por la Cámara de Diputados sin límite ni justificación. Una práctica que no es frecuente en el contexto internacional, ya que esto aumenta la probabilidad de que se persigan agendas políticas en lugar de decisiones de gasto objetivas. Esto ha derivado en aumentos a ciertos conceptos y partidas de gasto, especialmente durante el ejercicio del presupuesto, que están favoreciendo el aumento discrecional de subsidios a entidades federativas, el uso indiscriminado de fideicomisos también discrecionales que restringen el seguimiento adecuado al gasto público.

A pesar de que existe regulación al respecto, todavía hay un vasto margen de maniobra para recibir y gastar ingresos excedentes de manera discrecional que no abona a garantizar el mejor uso de los recursos y promueve la presentación de presupuestos poco realistas a consideración del Congreso. Es indispensable mencionar que gran parte de los ingresos excedentes se gastan a través de fondos del Ramo 23, los cuales no cuentan con mecanismos adecuados de transparencia y rendición de cuentas sobre la aprobación y uso de recursos.

Es urgente regular el Ramo 23 mediante una ley, monitorear las asignaciones que la SHCP hace a los gobiernos locales en tiempo real, transparentar los convenios que establece SHCP con los gobiernos locales para entregar recursos del Ramo 23 y repensar el modelo de coordinación y responsabilidad hacendaria. Si lo que se desea es garantizar que los recursos federales transferidos a los gobiernos locales a través de este Ramo se utilicen para propiciar genuinamente el desarrollo regional, es fundamental que SHCP lleve a cabo las medidas necesarias al respecto. Especialmente considerando que las elecciones 2018, ya comenzaron.

[1] Con información de OECD Budget Practices and Procedures Survey 2012.

Los números de Erario: octubre 2017

El informe mensual de finanzas públicas correspondiente al mes de octubre se publicó recientemente. En esta breve historia veremos qué nos dice este reporte sobre los principales indicadores de ingresos, gasto y deuda pública.

  • Preocupan las prioridades de SHCP para realizar recortes y aumentos de gasto.
  • Los ingresos presentaron aumentos, pero preocupa su sostenibilidad y crecimiento.
  • Continúa el desplome del gasto en inversión física.
  • Hay recortes sustanciales en educación pero aumenta el gasto del cajón discrecional Ramo 23.
  • El balance del Gobierno Federal se encuentra en terreno positivo pero falta esperar el cierre del año.

Por el lado de los ingresos del gobierno federal se observa que éstos fueron mayores a los estimados originalmente en la Ley de Ingresos de la Federación 2017 (LIF) en 507.1 mil millones de pesos (mmdp), es decir, un aumento de 19% real respecto a lo aprobado. Esta cantidad no es menor, ya que es casi 5 veces el presupuesto aprobado en 2018 para el ramo de desarrollo social que fue de 107 mil millones de pesos.

El 75% de los ingresos adicionales a los aprobados por el congreso, provino de ingresos no petroleros y no tributarios. Principalmente, el gobierno federal recibió recursos del Remanente de Operación del Banco de México (ROBM)[1]. Como ha sucedido en otros años, los ingresos por el ROBM no se incluyeron en la LIF, lo cual es una subestimación frecuente. En México Evalúa hemos insistido en que es necesario que las estimaciones de las variables de finanzas públicas se apeguen a la realidad. En ese sentido, lo óptimo sería que desde el principio, los recursos provenientes del ROBM se incluyeran en los ingresos totales estimados.

Asimismo, preocupa el comportamiento observado de los ingresos tributarios. Estos ingresos aumentaron únicamente 0.7% real (16.8 mil millones de pesos) en octubre 2017 respecto al mismo mes de 2016.  Este incremento es significativamente menor que el aumento observado en años pasados. Debido a que los ingresos tributarios se mueven en la misma dirección que el crecimiento de una economía, el limitado incremento de éstos señala que la economía no se está expandiendo.

En lo que se refiere al gasto público del gobierno federal, este fue superior al monto aprobado originalmente en 2% real, es decir un aumento de 59 mil millones de pesos. Sin embargo, respecto al gasto del mismo periodo del año 2016, el gasto del gobierno federal presentó una disminución de 217 mil millones de pesos, cifra que representa una caída de -6% real. Es necesario recordar que esta cifra es preliminar, todavía tenemos que esperar a ver lo que pasa en noviembre y diciembre, pues generalmente en los últimos meses del año se ejerce gran parte del gasto público. En materia de finanzas públicas, esto no se acaba hasta que se acaba.

Gráfica en inversión física del Gobierno Federal

[visualizer id=»3834″]

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas con

Se observa que al mes de octubre de 2017 el gasto en inversión física continúa la tendencia a la baja que se ha visto en los últimos años. Tal es así que respecto al mismo mes de 2016, este indicador presentó una disminución de -10% real, por un monto de 32.8 mil millones de pesos. Lo cual definitivamente no es una buena noticia.

Al ver el comportamiento del gasto por ramos se observa que los que presentaron aumentos respecto al mismo mes del año 2016 fueron:

  • Ramo 18 Energía con un incremento de 128.6% real (2.5mmdp).
  • Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas con un aumento de 75.5% real (91.5mmdp).
  • Ramo 28 Participaciones con un incremento de 5.2% real (32.4mmdp).
  • Ramo 2 Presidencia con un aumento de 97.7% real (1,497mdp).
  • Ramo 34 Programas de Apoyo a Ahorradores y Deudores de la Banca con un incremento de 127.7% real (20mmdp).
  • Ramo 30 Adeudos de ejercicios fiscales anteriores (Adefas) con un incremento de 34.4% real (5mmdp).

Mientras tanto los ramos que presentaron recortes respecto al mismo mes del año anterior fueron:

  • Ramo 25 Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos con una disminución de -36% real (-14.5mmdp).
  • Ramo 24 Deuda Pública con una disminución de -7.6% real (-19,188mdp).
  • Ramo 33 Aportaciones con una disminución -2.9% real (-15.8mmdp).
  • Ramo 11 Educación Pública con una disminución respecto al año anterior de -10% real (-27,284mdp). Se consideró el gasto de la nueva secretaría de Cultura.
  • Ramo 9 Comunicaciones y Transportes con una disminución de -24% real (-21,129mdp).

Preocupa que ramos como el de Educación, y Comunicaciones y Transportes presenten caídas respecto al mismo mes del 2016. Estos ramos deberían de ser prioridad pues significan inversiones fundamentales para nuestro desarrollo social y productivo. También llama la atención que los recursos que se transfieren a los estados a través de las aportaciones federales o Ramo 33, etiquetados para un fin específico, generalmente social como educación y salud, presenten disminuciones. Mientras que los recursos que se canalizan a los gobiernos locales a través del Ramo 23, que se ha distinguido por carecer de buenas prácticas en materia de planeación, diseño de proyectos estratégicos, transparencia y logro de resultados, sean los que presentan los aumentos reales más importantes.

Pasando a la deuda pública, se observó un balance total del gobierno federal de 34.2 mil millones de pesos. En principio esto suena bien, pues significa que la diferencia entre los ingresos y el gasto del gobierno federal es positiva. Sin en embargo, si se excluyen los ingresos del Remanente de Operación del Banxico el balance total sería  negativo por un monto de -287 mil millones de pesos. Es decir, el balance positivo se ha podido lograr gracias a los ingresos adicionales del ROBM, recursos que no necesariamente vamos a obtener en otros años, y por lo tanto, habría que utilizarlos con extrema sabiduría y sensatez.

De igual forma el balance primario del gobierno federal, la diferencia entre ingresos y gasto sin incluir el costo financiero de la deuda,  fue de 304.3 mil millones de pesos, mientras que el costo financiero fue de 270.1 mil millones de pesos. Es decir, se puede notar que el balance primario alcanza para pagar el costo financiero de la deuda, lo cual es lo ideal. Sin embargo, debemos mantener la precaución pues el costo financiero ha venido en aumento y con respecto al mismo mes de 2016  creció en 10% real (24.3 mil millones de pesos).

Si bien, los indicadores del balance total y el balance primario muestran diferencias positivas (superávits), también es cierto que esto se ha logrado debido a que se ha contado con ingresos adicionales proveniente de fuentes no recurrentes y por lo tanto, no necesariamente estables. Además, la reducción del gasto público se ha logrado a partir de la disminución de rubros prioritarios como educación, comunicaciones y transportes e inversión física. En el mejor de los mundos, deberían incrementarse los ingresos sistemáticos y la salud de nuestras finanzas públicas no debería depender de ingresos con los que no se cuentan cada año, cómo fue el caso del ROBM. No nos vaya a pasar como el año pasado, que se recibió también un Remanente de Operación del Banxico por 231 mil millones de pesos, pero este no se utilizó para mejorar el estado de las finanzas públicas del gobierno federal, como se supone debía hacerse. Tal situación la evidenció la Auditoría Superior de la Federación[2], mencionando que el gobierno federal, el 31 de diciembre de 2016, tuvo que endeudarse más, entonces el remanente no cumplió con su función de contribuir a disminuir la deuda.  Nos queda más que esperar al cierre del año, para ahora así contar la historia completa.


[1] Son variaciones provenientes de cuando el dólar ganó valor ante el peso durante el año, el Banco de México obtuvo una ganancia de más pesos a cambio de los dólares de las reservas, que después de su capitalización los recursos adicionales los transfirió al Gobierno Federal en forma del remanente de un remanente.
[2] Auditoría Financiera y de cumplimiento 16-0-06100-02-0062