Skip to main content

Números de Erario: mayo de 2020

¿Es esto un impulso para reactivar la economía?

Nos llamó la atención que el gasto de inversión se fortaleció. Aumentó 16% en el periodo de enero a mayo de 2020, en relación al mismo periodo del año anterior. Sólo en mayo, el gasto en inversión física del Sector Público fue de 65.7 mmdp, y representó 15% del gasto total de ese mes. Así, se incrementó en cinco puntos su participación en el gasto total, respecto al mismo mes de 2019.

Parece una buena noticia, pero es importante notar que 55% del incremento en la inversión física total y 86% del incremento en la inversión física distinta de Pemex se debió al gasto de la Secretaría de Economía, la cual no suele participar de manera destacada en este tipo de gasto. Será muy relevante confirmar en el próximo informe trimestral de junio qué proyectos de inversión impulsaron este incremento; y si la entrega de los apoyos “créditos a la palabra” se está contabilizando como inversión física. 

Además, observamos que se mantiene adelantado el gasto en salud en inversión física, a causa de un mayor gasto en marzo y abril. Se tenía planeado ejercer sólo el 14% del presupuesto en los primeros cinco meses del año —gasto acumulado—, pero se verificó un mayor avance, de 21.1%. Sin embargo, en mayo identificamos un subejercicio de 28% en inversión física, y con respecto al gasto acumulado de los ejecutores en salud, hay un subejercicio de 5% en el mismo mes.

El problema es generalizado: el gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio de enero a mayo de 3.6% (-89 mmdp), y específicamente en mayo el subejercicio alcanzó el 9%, en relación con su meta para el mes (-40 mmdp). Pemex sigue siendo el ente público con mayor subejercicio.  

La tendencia tampoco es buena en ingresos. Los totales del Sector Público van cortos en 5.2% (-120 mmdp), en relación con los previstos en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para este año. Hay que destacar que los ingresos excedentes —no tributarios y no petroleros—, que vienen de usar recursos ahorrados en el FEIP y de la extinción de fideicomisos, sumaron de enero a mayo apenas 120 mmdp, por lo que no alcanzaron a cubrir el faltante acumulado de ingresos petroleros y tributarios, el cual ascendió a 222 mmdp —197 mmdp petroleros + 25 mmdp de tributarios— para el mismo periodo. Parece que el proceso de extinción de fideicomisos ha sido más lento de lo estimado en un inicio. En la Cámara de Diputados ya existe un paquete de iniciativas de reforma, que busca precisamente permitir la extinción legal de decenas de fideicomisos. Sin embargo, avanza lentamente.

En mayo la debilidad de ingresos se acentuó: sólo en este mes se recaudaron 100 mmdp menos de los programado. Para ponerlo en perspectiva: Hacienda reportó que se obtuvieron 326 mmdp de ingresos totales durante el mes; al cierre de marzo los ingresos ascendieron a 527 mmdp. Esto significa que los ingresos cayeron 38%… ¡en dos meses!

El Balance Primario y el Balance Público mostraron un leve deterioro en relación con lo aprobado y con el año anterior.  Es decir: la debilidad de los ingresos es mayor a la de los gastos. 


Análisis del ingreso

Ingresos observados versus metas de ingresos 2020
Mayo 2020 y enero – mayo 2020

¿Cuántos ingresos obtuvo el Sector Público?

Hacienda reportó que se obtuvieron 2 billones 196 mmdp de ingresos totales durante los primeros cinco meses de 2020

Además de cuantificar los ingresos públicos totales, es importante identificar el monto de los recurrentes. Así se puede elaborar una mejor apreciación de la sostenibilidad de los ingresos públicos. Si no tomamos en cuenta la compensación resultante de la recuperación de recursos de fideicomisos[1] por 57 mmdp y transferencias a Pemex por 37 mmdp, los ingresos no compensados o recurrentes sumaron 2 billones 101 mmdp.

Hemos indicado ya la caída de 38%, en dos meses, de los ingresos totales en dos. Hagamos la comparación con los ingresos tributarios: en mayo ascendieron a 221 mmdp, mientras en marzo fueron de 376 mmdp. La caída fue de 41% en el mismo periodo. Y en lo que toca a los ingresos petroleros, sólo se recibieron 28.3 mmdp; es decir, cayeron 26% también en el mismo periodo —si no consideramos las transferencias directas a Pemex, estos ingresos en realidad ascendieron a 17.5 mmdp—.

 

¿Cuál fue la contribución de los distintos ingresos del Sector Público?

Sigue bajando la contribución de los ingresos petroleros a la bolsa total de ingresos públicos. Mientras que en el periodo enero-mayo de 2018 representaron el 19%, en el mismo periodo de 2020 alcanzaron sólo el 8.5%. Su participación se redujo más de la mitad (55%): la más baja de los ingresos petroleros observada en los últimos 20 años en un mayo. 

De hecho, el Gobierno Federal (sin Pemex) registró, en el periodo mencionado, 102 mmdp de ingresos petroleros: el ingreso más bajo observado en los últimos 18 años para los primeros cinco meses de un año. 

La participación de los ingresos tributarios se incrementó en el mismo periodo, pero la buena noticia debe matizarse, pues la pandemia los debilitó. Al revisar los montos identificamos que en abril y mayo perdieron parte del terreno ganado en los primeros meses del año. Pasaron de promediar una recaudación de 319 mmdp en los primeros cuatro meses a recaudar 229 mmdp en los primeros cinco meses del año.

¿Cómo avanzaron los ingresos públicos?

Los ingresos totales del Sector Público tienen un avance de 39% respecto a su meta anual en LIF. Queda por recaudar un monto de 3 billones 327 mmdp en los meses de junio a diciembre de este año. Respecto a la meta de ingreso actualizada por la SHCP en abril de este año, llevan un avance de 42%; por ello, el monto a recaudar es menor: 3 billones 30 mmdp. 

Los ingresos petroleros son los que registran un menor avance en sus metas anuales: 18.8% respecto a lo aprobado en la LIF y 32.5% respecto a lo estimado por la SHCP en mayo para el cierre del mismo año.

Al revisar los ingresos acumulados en los primeros cinco meses del año, concluimos que los ingresos totales del Sector Público van por debajo de su meta. Observamos un rezago de 5.2% (-120 mmdp) en relación con los aprobados en la Ley de Ingresos. El mayor rezago lo siguen mostrando los ingresos petroleros: reportaron un faltante de 51.4% (-197 mmdp), que en realidad es mayor (61% o -234 mmdp) si no consideramos las transferencias del Gobierno Federal a Pemex, registradas como ingresos petroleros.

De igual forma, los ingresos tributarios se relegaron 1.7% de su meta estimada en el calendario (-25.9 mmdp) para el mismo periodo. La pérdida de los ingresos tributarios observada en abril y mayo fue compensada con la recaudación excedente que se observó en los primeros tres meses del año. Sin embargo, al haber pérdida no existieron ingresos tributarios excedentes para compensar el desplome de los petroleros. Por eso el Poder Ejecutivo, dada su negativa a solicitar mayor endeudamiento, extingue fideicomisos.

  • Al desagregarse los ingresos por tipo, sigue destacando el ingreso excedente de 2.2% (9.1 mmdp) en la recaudación de IVA. Sin embargo, éste fue impulsado por el vigor que mostró al inicio del año, en gran parte debido a las medidas para evitar la evasión y elusión fiscal que entraron en vigor y al mayor consumo observado también a principios del año, especialmente en febrero. 
  • El excedente del IVA tampoco alcanzó para compensar la caída en otros ingresos tributarios. El ISR tuvo un rezago de 2.6% (-21.8 mmdp)
  • A pesar de que los ingresos no petroleros y no tributarios (NTNP) también tuvieron excedentes considerables, no alcanzaron para compensar la caída de los petroleros: sumaron 102 mmdp, pero la pérdida de los ingresos petroleros fue de 197 mmdp.

Al analizar los ingresos obtenidos sólo en mayo, identificamos que los tributarios se quedaron 17.8% por debajo  de lo programado en el calendario (-48 mmdp), por lo que en mayo no se registraron ingresos excedentes de este tipo, sino una pérdida considerable.  

La recaudación por IVA cayó más que la del ISR y los IEPS. El IVA tuvo un rezago de 33.4% (-28.9 mmdp) en relación con la Ley de Ingresos. El ISR exhibió un rezago de 5.1% en relación con su meta (-6.7 mmdp).

Por su parte, los ingresos petroleros del Sector Público reportaron la mayor pérdida en mayo: 64.8% (-52 mmdp) respecto a los ingresos aprobados. Los ingresos petroleros, sin compensar, exhibieron una pérdida aún más dramática: 78% (-62.9 mmdp) por debajo de la meta calendarizada en mayo. 

En contraste, los ingresos no tributarios y no petroleros superaron en 59% su meta del mes de mayo. Sin embargo, como montos excedentes tampoco alcanzaron para compensar la pérdida observada en los petroleros y en la recaudación (5.8 mmdp versus -100 mmdp).


Análisis del gasto

Enero – mayo 2020

¿Cuánto se gastó en los primeros cinco meses del año?

El gasto neto total del Sector Público en los primeros cinco meses de 2020 fue de 2,371 mmdp. Al interior, el gasto programable del SP fue de 1,737 mmdp y representó el 73% del gasto neto total; el porcentaje restante (27%) lo ocupa el gasto no programable (633 mmdp). El gasto de inversión fue de 272 mmdp, lo que representó 11% del total.

El costo financiero —un gasto no programable— representó el 9% (213.6 mmdp) del total del gasto observado de enero a mayo de este año. Su participación en el total se incrementó. Si en mayo de 2012 fue de 4.1%, en los últimos ocho años aumentó 162% real. Es una de las obligaciones crecientes que han reducido el espacio fiscal en los últimos años.

La inversión física pública merece una mirada a detalle. Observamos que en los primeros cinco meses de 2020 este tipo de gasto[2] tuvo un incremento de 16% (38.8 mmdp) en relación con el mismo periodo del año anterior. La inversión distinta de Pemex creció 18% real (25 mmdp), respecto al mismo periodo de 2019, y representó el 61% del gasto en inversión física del Sector Público. Por su parte, la inversión en Pemex se incrementó 14% (13 mmdp), respecto al año previo.

La Secretaría de Economía ejerció 7.7% (21.6 mmdp) de la inversión física, lo que representa un incremento de 2,878% (20.9 mmdp) respecto al mismo periodo de 2019. Además, 55% del incremento en la inversión física total y 86% de la inversión física distinta de Pemex se debió al gasto de la Secretaría de Economía. 

Los otros ejecutores que influyeron en el incremento de este tipo de gasto respecto al año previo fueron: Adefas, 83% (3 mmdp); Turismo, 2,741% (2.9 mmdp); IMSS, 546% (2 mmdp), y Comunicaciones y Transportes, 9% (1.2 mmdp). 

¿Cómo se distribuyó el gasto público por tipo de ejecutor?

Por tipo de ejecutor, se destaca que a través de los Ramos Generales se gastó —y suele gastarse— la mayor parte del presupuesto: 56% (1,330 mmdp) del gasto total. A través de los Ramos Generales el Gobierno Federal da cumplimiento a obligaciones financieras o mandatos legales. Por ello, son ‘cajones’ de gasto que ejecuta o distribuye la SHCP directamente, y que no se pueden recortar fácilmente; para hacerlo puede ser necesario hacer reformas o refinanciamientos. Entretanto, los Ramos Administrativos o secretarías ejercieron 21% (513 mmdp)

Los Ramos Autónomos, por su parte, gastaron sólo 1.9% (47 mmdp) del presupuesto: es evidente que su participación en el gasto es poco significativa. Por esta razón las medidas de austeridad aplicadas a sus presupuestos no tendrán un efecto sustantivo en el tamaño o composición del mismo, pero sí pueden afectar su operación y cumplimiento de objetivos.

¿Cómo avanzó el gasto del Gobierno de enero a mayo 2020?

El gasto neto total tiene un avance de 38.8% respecto a su meta anual aprobada y 39% respecto a la meta estimada por la SHCP para el cierre de año. Si no tomamos en cuenta las transferencias a Pemex, tiene un avance menor: de 38.7% respecto a la meta anual aprobada en el PEF.

Durante mayo, el gasto en inversión física del Sector Público fue de 65.7 mmdp y representó el 15% del gasto total para ese mes. Lo reseñable es que se incrementó en cinco puntos su participación en el gasto total respecto al mismo mes de 2019.

El gasto programable del SP tiene un avance de 39.4% respecto a su meta anual de gasto aprobada y a la meta estimada en los Precriterios Generales de Política Económica (PCGPE 2021). El gasto no programable del SP tiene un menor avance: 37.3% respecto a su meta anual de gasto aprobada; respecto a la meta estimada en PCGPE 2021, tiene un avance de 39.2%. La inversión física pública del SP tiene un avance en su meta aprobada de 42%, mientras que el costo financiero presenta un avance del 29% en relación con su meta aprobada y también respecto a la actualizada en PCGPE 2021.

Si analizamos los tipos de ejecutores de gasto, observamos que los Ramos Administrativos tuvieron el mayor avance respecto a las metas anuales de gasto aprobadas: el 44.7%. Por el contrario, los Ramos Autónomos tuvieron el menor avance respecto a la meta anual aprobada: 34%.

El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio de enero a mayo de 3.6% (-89 mmdp). 

Así se repartió el subejercicio del gasto público observado en relación al presupuesto aprobado:

  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 12% (-35 mmdp)
  • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 19% (-13.7 mmdp)
  • Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado o Ramo 51: 7% (-12.9 mmdp)
  • Deuda pública o Ramo 24: 9% (-10 mmdp)
  • Participaciones a Entidades Federativas y Municipios o Ramo 28: 2% (-8 mmdp)
  • Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios o Ramo 33: 2.3% (-7.2 mmdp)
  • Poder Judicial o Ramo 3: 24% (-6.9 mmdp)
  • Instituto Mexicano del Seguro Social o Ramo 50:  2.1% (-6.2 mmdp)
  • Comisión Federal de Electricidad o Ramo 53: 2.6% (-4.7 mmdp)
  • Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores o Ramo 30: 21% (-4.5 mmdp)

Así se repartió el sobrejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado:

  • Economía o Ramo 10: 1,270% (21 mmdp)
  • Energía o Ramo 18: 27.8% (8.7 mmdp)
  • Salud o Ramo 12: 16% (7 mmdp)
  • Bienestar o Ramo 20: 3% (2 mmdp)
  • Turismo o Ramo 21: 138% (2 mmdp)
  • Educación Pública o Ramo 11: 1% (1.7 mmdp)

En relación con su propio presupuesto, en el primer cuatrimestre se observaron los siguientes avances por tipo de ejecutor: 

  • EPE (Pemex y CFE): -8.5% (-40 mmdp)
  • Ramos Generales -3.6% (-50 mmdp)
  • Ramos Autónomos: -24% (-15 mmdp)
  • ECPD (ISSSTE e IMSS): -4% (-19 mmdp)
  • Ramos Administrativos: 6.8% (32.5 mmdp)

Dentro de los Ramos Administrativos, ocho ejecutores de gasto sobrejercieron, mientras que los demás tuvieron un subejercicio. Destacaron estos dos ramos, con un gasto mayor al 100% de su meta aprobada en el periodo:

  • Economía: 1,270% (21 mmdp)
  • Turismo: 138% (2 mmdp)

Dentro de los Ramos Generales, no hubo ramo que exhibiera un gasto mayor al aprobado, mientras que siete de ocho ejecutores de gasto de este tipo tuvieron subejercicios. El Ramo 30 Adefas tuvo el mayor subejercicio respecto a su meta a mayo: 21% (-4 mmdp).

Pemex tuvo un subejercicio de 12% (-35 mmdp) respecto a su meta al mes de mayo. La CFE tuvo un subejercicio de 2.6% (-4.7 mmdp).

El Tribunal Federal de Justicia Administrativa fue el ramo que mostró un mayor subejercicio de enero a mayo: 38%; seguido por el Poder Legislativo, con un subejercicio de 37% respecto a su presupuesto aprobado.

¿Cómo avanzó el gasto del Gobierno sólo en mayo 2020?

El subejercicio del gasto se profundizó en mayo: aumentó su tamaño en relación con el observado en los primeros meses del año. El gasto total en mayo fue de 413 mmdp, 9% por debajo de su meta para el mes (-40 mmdp). 

Durante el mes de mayo el subejercicio pegó tanto en el gasto programable como en el no programable —a diferencia de abril, en el que la afectación se observó sólo en el gasto programable—. Esto debido a la disminución de recursos disponibles, una menor recaudación y menor monto a distribuir en participaciones federales. El gasto no programable del SP en el mes de mayo, de 78.4 mmdp, se rezagó 17% (16 mmdp). 

Cabe señalar que el costo financiero del SP en mayo fue de 13.8 mmdp. Eso significa que tuvo un subejercicio de 9% (-1.4 mmdp) respecto a su meta de mayo, el cual pudo deberse, en parte, a lo sucedido en abril, mes que experimentó un sobrejercicio porque se realizó la primera permuta de valores gubernamentales.

En el mes de mayo todos los tipos de ramos tuvieron un menor gasto respecto a lo aprobado en dicho mes. Sin embargo, los Ramos Autónomos tuvieron el mayor subejercicio: 25.6% (-2.6 mmdp), en relación con el tamaño de su presupuesto. La FGR fue el Ramo que mayor subejercicio tuvo en mayo, dentro de los Ramos Autónomos (40% o -523 mdp)

Las Empresas Productivas del Estado tuvieron un subejercicio de 7.9%. Por separado, Pemex y CFE tuvieron subejercicios de 6.5% y 9.9% respectivamente en gasto del mes de mayo.

Dentro de los Ramos Administrativos, Economía sobresalió al tener un gasto 3,746% (19.9 mmdp) mayor al aprobado para el mes de mayo. Bienestar, por el contrario, tuvo el mayor subejercicio en el mes de mayo con 88% (-22 mmdp).

Entre los Ramos Generales, cinco ejecutores tuvieron un subejercicio en mayo. El Ramo 24 (Deuda Pública) tuvo un subejercicio de 28% (-3.1 mmdp). Por su parte, el Ramo 28 (Participaciones Federales a Entidades federativas y Municipios) tuvo uno de 18% (-14 mmdp).


Análisis del Balance del Sector Público

¿Cómo avanzó el balance público durante los primeros cinco meses del año?

El Balance Primario se encontró por debajo de su meta calendarizada, ya que sumó 0.2% del PIB (43.6 mmdp) —el programado era de 0.3% del PIB (75.4 mmdp)—.Este leve deterioro se debió a que el recorte del gasto fue menor a la caída de ingresos. La recuperación de activos financieros ayudaron a la posición financiera del Gobierno Federal, no pero no alcanzaron para impulsar el balance primario hacia la meta calendarizada. 

El Balance Público también exhibió un leve deterioro en su posición, en comparación con la observada en meses anteriores y en línea con la calendarizada para mayo: fue de -148 mmdp, cuando se tenía calendarizado un déficit de -142 mmdp. 

La medida más amplia de endeudamiento público, los Requerimientos Financieros del Sector Público o RFSP, fue de -180 mmdp a mayo, o -0.7% del PIB. Esto indica que el Sector Público necesitó endeudarse en el mex, a pesar de la recuperación de activos financieros

Para el cierre del año la SHCP estima que los RFSP serán de -4.5% del PIB, lo que significa que hay un espacio de 3.8 puntos del PIB para el resto del año.

El Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) al mes de mayo sumó 11 billones 769 mmdp. Es decir, se incrementó en 9.5% o 1 billón 18 mmdp respecto a mayo de 2019. Esto sucedió, en parte, por la depreciación en 15.4% del tipo de cambio al cierre de mayo, cuando éste se determinó en 22.2 pesos por dólar al cierre de mes. En mayo de 2019 fue 19.23 pesos por dólar[3]

El SHRFSP representó el 48.3% del PIB a mayo de 2020, un incremento de 5.3 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año previo. Esta proporción es la más alta para un periodo similar desde el año 2000

La SHCP espera cerrar 2020 con un SHRFSP en 52.1% del PIB (12 billones 693 mmdp). No obstante, los analistas esperan una caída mayor del PIB, lo que podría afectar la recaudación y elevar la necesidad de financiamiento.


Variables de contexto

Aquí presentamos un análisis de la evolución de ciertas variables que permiten entender mejor el comportamiento del presupuesto.

Crecimiento económico

La SHCP estimó en sus Precriterios Generales de Política Económica (PCGPE 2021) un crecimiento económico de -2.9% del PIB para 2020. Sin embargo, entre distintas instituciones financieras (FMI y analistas financieros) prevén escenarios de una contracción económica de -6% a -10.5% para 2020. Esta situación puede redundar en una mayor caída de ingresos a la esperada por las autoridades. Una mayor caída en la actividad económica implica una mayor pérdida de puestos de empleo y empresas sin solvencia o quebradas, que causan una disminución en el pago de impuestos por consumo e ingreso.

Producción de petróleo

En mayo, la producción nacional promedio de petróleo disminuyó 0.9% con respecto al mismo mes del año anterior. Además, la producción promedio nacional de crudo fue 7.5% menor que la establecida en el presupuesto —alcanzó 1,712 miles de barriles diarios (mbd), es decir, 138 mbd inferior a la meta actualizada para 2020 en los PCGPE 2021, que es de 1,850 mbd—.

Precio del petróleo

En los primeros cinco meses de 2020 el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación fue de 31.76 dólares por barril. Ésta se ubicó, en promedio, 32% por arriba (7.76 dólares) del precio estimado en PCGPE 2021, que fue de 24 dólares por barril. La Secretaría de Energía estableció que disminuirá la producción de crudo a 1,681 mbd. Este escenario de menor producción, menor demanda y caída de precios impone condiciones preocupantes para Pemex en un plazo inmediato

IEPS a gasolinas y diésel

Los impuestos especiales a las gasolinas y diésel federales se mantuvieron sin reducciones en mayo. En promedio son los impuestos por litro más altos en los últimos tres años. 

Valor de la construcción

El valor de la construcción pública continuó con su trayectoria decreciente. Dicho valor (UDM) al mes de abril 2020 fue el más bajo desde 2007; incluso menor al observado en la crisis de 2009. 


Análisis especial: gasto en salud

A pesar de que número de casos confirmados de covid-19 no ha dejado de crecer, la austeridad predomina en el sector salud, frente al desplome de los ingresos petroleros y tributarios. Se tiene un avance del gasto funcional en salud de 32%, con respecto a la meta anual.

De suyo presenta un subejercicio de 5% (-10.67 mmdp), pero el gasto acumulado de los ejecutores de salud es mayor que el gasto funcional. Y es que al interior de este gasto se han hecho reasignaciones: un mayor gasto se destina a inversión física en los planes de gasto de los últimos meses. Se tenía planeado ejercer sólo 14% del presupuesto en los primeros cinco meses del año, pero se observa un avance de 21.1%. Es este rubro se concentra el presupuesto para la compra de insumos médicos.

¿Cómo avanzó el gasto funcional[4] en salud de enero a mayo?

El gasto funcional en salud registró un avance de 31.9% (210.6 mmdp) con respecto al presupuesto anual[5]. De enero a mayo se gastó 1% (2 mmdp) más que en el mismo periodo del año anterior.

¿Cómo gastaron los ejecutores de gasto del sector salud[6] de enero a mayo?

Con los datos reportados por la SHCP, no es posible dar seguimiento mensual al gasto funcional por ejecutor. Por lo que en este apartado daremos seguimiento el gasto de cada ejecutor en salud sin incluir el pago de pensiones y jubilaciones en las instituciones que lo realizan.

Se observa que el gasto de los ejecutores es mayor que el gasto en salud, al incluir otras clasificaciones del gasto funcional; sin embargo, este gasto también exhibe un subejercicio.

El gasto de los ejecutores de salud hasta mayo continúa por debajo de su meta. Se aprobó un gasto de 236.1 mmdp, pero se ejercieron 225.5 mmdp, lo cual implica un subejercicio de 5% (-10.6 mmdp).

De los cuatro ejecutores de gasto, sólo dos tuvieron subejercicios. Durante los primeros cinco meses, el gasto en salud se distribuyó de la siguiente manera:

  • La Secretaría de Salud gastó por arriba de la meta establecida. El gasto fue 17% (7 mmdp) más que el gasto aprobado, y con respecto al año anterior el gasto fue 4.7% (2.3 mmdp) mayor.
  • Las entidades federativas recibieron recursos por arriba de lo aprobado. El FASSA transfirió 3% (1.3 mmdp) más recursos.
  • El ISSSTE —sin considerar el gasto en pensiones— continúa con rezagos en su gasto. A mayo se encuentra por debajo de la meta establecida; reporta un subejercicio de 25% (-12.15 mmdp).
  • De igual manera, el IMSS —sin considerar el gasto en pensiones— se encuentra por debajo de la meta establecida. Acumula un subejercicio de 7% (-6.90 mmdp). No obstante, es la institución que lleva mayor avance en relación a su meta anual de gasto.

¿Cómo avanzó el gasto del sector salud en mayo?

En mayo se esperaba un gasto en salud de 51.9 mmdp, pero los recursos erogados por los ejecutores del gasto en salud fueron 10% menores (-5 mmdp). Se ejercieron sólo 47 mmdp, y con respecto al gasto de abril hay un incremento de 0.2% (0.07 mmdp).

El gasto en el mes de mayo se desagrega por ejecutor de la siguiente manera:

  • El IMSS es el único ejecutor que gastó por encima de su meta mensual: 2% (0.4 mmdp) más de lo aprobado. 
  • La Secretaría de Salud gastó 38% (-3.2 mmdp) menos de lo aprobado en la meta mensual.
  • El ISSSTE tuvo un subejercicio 23% (-2.19 mmdp) con respecto al gasto mensual aprobado.
  • Las transferencias del FASSA se encontraron en línea con lo aprobado.

¿Cuánto se gastó en inversión física por los diferentes ejecutores del sector salud?

Gasto acumulado a mayo

  • El gasto anual aprobado para la compra y mantenimiento de equipo médico de la Secretaría de Salud, el IMSS y el ISSSTE es de 19.7 mmdp. Con respecto a esta meta se tienen un avance de 21.1%, es decir, hasta mayo se han gastado 4.2 mmdp, y aún faltan por ejercer 15.6 mmdp. Pero con respecto a otros años, el gasto en inversión física se encuentra en niveles mínimos. 
  • Hasta mayo se planeaban ejercer 2.7 mmdp en inversión física, es decir, se esperaba un avance de sólo 14% con respecto a la meta anual. No obstante, hay un sobrejercicio de 53% (1.4 mmdp).
  • El IMSS es el único ejecutor que superó su meta de gasto establecida: 177% (1.5 mmdp) más.
  • Por otro lado, la Secretaría de Salud y el ISSSTE se ubican por debajo de la meta. La Secretaría de Salud reporta un subejercicio de 3% (-0.04 mmdp), y el ISSSTE uno de 7% (-0.03 mmdp).

Gasto en mayo

  • Si bien en el gasto acumulado la inversión física se encuentra por encima de la meta establecida, en mayo el gasto en inversión física fue 28% menor que el gasto mensual aprobado de 0.92 mmdp.
  • Todos los ejecutores gastaron por debajo de la meta establecida. Entre ellos, el ISSSTE presenta un mayor rezago; no ejerció 88% (-0.2 mmdp) del presupuesto aprobado. Le sigue la Secretaría de Salud, con un subejercicio de 19% (-0.02 mdp) y el IMSS, al no ejercer 2% (-0.01 mmdp) de su presupuesto.  
 


[1] Se consideraron los aprovechamientos provenientes de recuperaciones de capital reportadas en Estadísticas Oportunas de la SHCP.

[2] El gasto aquí referido el reportado por el Sector público presupuestario e informado en Estadísticas Oportunas.

[3] Cifras obtenidas a partir del tipo de cambio para solventar obligaciones publicado por Banxico en: https://www.banxico.org.mx/SieInternet/consultarDirectorioInternetAction.do?sector=6&accion=consultarCuadro&idCuadro=CF102&locale=es

[4] El gasto funcional en salud incluye el presupuesto de las Aportaciones a Seguridad Social, del FASSA, el IMSS, el ISSSTE, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Marina y Defensa Nacional que tiene como objetivo la prestación de servicios de salud, productos, útiles y equipo médico, productos farmacéuticos, aparatos y equipos terapéuticos.

[5] El presupuesto aprobado del gasto funcional en salud, incluyendo el retiro extraordinario del Fideicomiso en Salud, fue de 680,109 millones de pesos.

[6] En los reportes mensuales de la SHCP el gasto funcional en salud no se puede desagregar por ejecutor. Por lo tanto, a partir de esta sección y en adelante se realiza el seguimiento del gasto neto total de la Secretaría de Salud, el IMSS y el ISSSTE sin incluir el gasto en pensiones y jubilaciones como un aproximado del gasto funcional en salud. Dentro del gasto analizado en esta sección y en las siguientes, se incluye parte del presupuesto de estas secretarías destinado a funciones de salud, ciencia, tecnología e innovación, coordinación de la política de gobierno y protección social.



Números de Erario: abril de 2020

Las cifras del impacto de la pandemia

Pegó duro el Covid-19. Si en nuestra entrega de Erario a febrero dijimos que se trataba del “último mes de la era pre-Covid”, y nuestro análisis a marzo registró ciertos ingresos excedentes que ‘enmascararon’ en parte la caída de los ingresos recurrentes, en el mes de abril la realidad se muestra tal cual es.

Una parte de esta lectura es consistente con las implicaciones del cierre de industrias y paro de varias actividades económicas, medidas de contención de la pandemia.

Percibimos un deterioro de los ingresos totales en relación con los primeros meses del año, impulsado por la mayor debilidad en los principales ingresos recurrentes del Sector Público. Se recaudaron 45 mmdp menos que lo calendarizado en la Ley de Ingresos para este mes.

El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio de enero a abril de 2.3% (-46 mmdp). Sin embargo, percibimos un interesante cambio en los planes de gasto en inversión física para la Secretaría de Salud, IMSS e ISSSTE, sin duda con la finalidad de ampliar los insumos en los hospitales. Una redistribución de gasto muy necesaria y bienvenida.


Análisis del ingreso

Ingresos observados versus metas de ingresos 2020
Abril 2020 y enero – abril 2020

¿Cuántos ingresos obtuvo el Sector Público?

Además de cuantificar los ingresos públicos totales, es importante identificar el monto de los recurrentes. Así se puede elaborar una mejor apreciación de la sostenibilidad de los ingresos públicos. La SHCP reportó que se obtuvieron 1 billón 869 mmdp de ingresos totales durante el primer cuatrimestre de 2020. Si no tomamos en cuenta la compensación resultante de la recuperación de recursos de fideicomisos[1] por 53 mmdp y transferencias a Pemex por 26 mmdp, los ingresos no compensados o recurrentes sumaron 1 billón 789 mmdp (o 79.5 mmdp por debajo de su meta).

La SHCP reportó que se obtuvieron 406 mmdp de ingresos totales durante abril de 2020. Claramente en el mes se recrudeció la situación de los ingresos petroleros: sólo se recibieron 22.6 mmdp por esta vía. Si no consideramos las transferencias directas a Pemex, estos ingresos en realidad ascendieron a 12 mmdp.

¿Cuál es la contribución de los distintos ingresos del Sector Público?

Sigue bajando la contribución de los ingresos petroleros a la bolsa total de los ingresos públicos. Mientras que en el periodo enero-abril de 2018 representaron el 18.8%, en el mismo periodo de 2020 alcanzaron sólo el 8.4%. Su participación se redujo más de la mitad (55%): la más baja de los ingresos petroleros observada en los últimos 20 años. Lamentablemente, no hay expectativas de que esta participación repunte próximamente, pues observamos que se deterioró aún más durante el mes de abril: cayó a 5.4%. Es importante mencionar que el Gobierno Federal (sin Pemex) registró sólo 97.8 mmdp de ingresos petroleros, el ingreso más bajo observado en los últimos 20 años.

La participación de los ingresos tributarios se incrementó en el mismo periodo, pero no todo es buena noticia… Lamentablemente la pandemia los debilitó y en abril perdieron parte del terreno ganado en los primeros tres meses de año. Pasaron de aportar 62.8% en los primeros cuatro meses de 2018 a 68.4% en el mismo periodo de 2020.

La participación de los ingresos tributarios en abril de este año también mostró un leve retroceso: cayó a67.2% del total. Dadas las expectativas de bajo crecimiento económico por parte de la mayoría de analistas, es probable que el declive continúe. 

¿Cómo avanzan los ingresos públicos?

Los ingresos totales del Sector Público tienen un avance de 33.8% respecto a su meta anual en la Ley de Ingresos (LIF). Queda por recaudar un monto de 3 billones 645 mmdp en los meses de mayo a diciembre de este año. Respecto a la meta de ingreso actualizada por la SHCP en abril de este año, llevan un avance de 35.8%, por ello, el monto a recaudar es menor, 3 billones 357 mmdp.

Los ingresos petroleros son los que registran un menor avance en sus metas anuales: 16% respecto a lo aprobado en la LIF y 27% respecto a lo estimado por SHCP en abril para el cierre del mismo año.

En los primeros cuatro meses de este año los ingresos totales del Sector Público van por debajo de su meta. Se observó una pérdida de 1% (-19 mmdp) en relación con los aprobados en la Ley de Ingresos. El mayor rezago lo siguen mostrando los ingresos petroleros: reportaron una pérdida de 47.9% (-144.8 mmdp), que en realidad es mayor si no consideramos las transferencias del Gobierno Federal a Pemex, registradas como ingresos petroleros.

En cambio, los ingresos tributarios superaron en 1.8% su meta estimada en el calendario (22 mmdp) en el mismo periodo, aunque su fortaleza se debe a lo recaudado en los primeros meses del año, en abril se debilitaron. Los ingresos excedentes no son suficientes para compensar el desplome de los petroleros; por eso el Poder Ejecutivo, dada su negativa a endeudarse más, insiste en extinguir fideicomisos.

  • Al desagregarse los ingresos por tipo, destaca el aumento de 11% en la recaudación de IVA (22 mmdp). Sin embargo, esto fue impulsado por el vigor que mostró la recaudación del IVA al inicio del año, en gran parte debida a las medidas para evitar la evasión y elusión fiscal que entraron en vigor y al mayor consumo observado también a principios del año, especialmente en febrero.
  • La fortaleza del IVA se vio opacada por la caída en otros ingresos tributarios. El ISR tuvo un rezago de 2.1% (-15 mmdp).
  • A pesar de que los ingresos no petroleros y no tributarios (NTNP) también tuvieron excedentes considerables, no alcanzaron para compensar la caída de los petroleros, ni siquiera en conjunto con los excedentes del IVA. Los ingresos excedentes por IVA e ingresos NTNP sumaron 134 mmdp, pero la pérdida de los ingresos petroleros fue de 144.8 mmdp.

Los principales ingresos recurrentes se debilitaron. Los ingresos petroleros del Sector Público reportaron la mayor pérdida: 68.9% (-50 mmdp) respecto a los ingresos aprobados. Los ingresos petroleros, sin compensar, exhibieron una pérdida aún más dramática: 83% (-60.5 mmdp) por debajo de la meta calendarizada en abril.

Lamentablemente, esta vez la recaudación también sufrió el golpe. Los ingresos tributarios se quedaron por debajo 8.7% (-26 mmdp) de su meta estimada en el calendario, por lo que en abril no se registraron ingresos excedentes de este tipo, útiles para compensar la pérdida en los petroleros. El ISR y los IEPS cayeron más que el IVA. La mayor pérdida la exhibió el ISR; tuvo un rezago de 10% (-18 mmdp) en relación con la Ley de Ingresos. El IVA exhibió un rezago de 2.3% en relación con su meta. (-1.7 mmdp).

En contraste, los ingresos no tributarios no petroleros superaron en 295% su meta del mes de abril. Sin embargo, como montos excedentes tampoco alcanzaron para compensar la pérdida observada en los petroleros y en la recaudación (28 mmdp contra -76 mmdp).


Análisis del gasto

Enero – abril 2020

¿Cuánto se gastó en los primeros cuatro meses del año?

El gasto neto total del Sector Público al primer cuatrimestre fue de 1,957 mmdp. Al interior, el gasto programable del SP fue de 1,402 mmdp y representó el 71% del gasto neto total; el porcentaje restante (28%) lo ocupa el gasto no programable (555 mmdp). El gasto de inversión fue de 205.8 mmdp, lo que representó 9% del programable, así que si no consideramos a aquél, el programable representó 61% del gasto neto total.

Durante abril, el gasto en inversión física del Sector Público fue de 51.9 mmdp y representó 10% del gasto total para ese mes. Se incrementó en un punto su participación en el gasto total.

El costo financiero —un gasto no programable— representó el 10% (199.7 mmdp) del total del gasto observado de enero a abril de este año. Se incrementó la participación de este gasto en el total. En abril de 2012 fue de 4%, por lo que en los últimos ocho años su participación aumentó 150%.

¿Cómo participan los ejecutores de gasto en la bolsa del Gobierno?

Por tipo de ejecutor, se destaca que a través de los Ramos Generales se gastó —y suele gastarse— la mayor parte del presupuesto: 57% (1,119 mmdp) del gasto total. A través de los Ramos Generales el Gobierno Federal da cumplimiento a obligaciones financieras o mandatos legales. Por ello, son ‘cajones’ de gasto que ejecuta o distribuye la SHCP directamente y que no se pueden recortar fácilmente; para hacerlo puede ser necesario hacer reformas o refinanciamientos. Entretanto, los Ramos Administrativos o secretarías ejercieron 21% (411.5 mmdp).

Los Ramos Autónomos, por su parte, gastaron sólo 2% (39.2 mmdp) del presupuesto: es evidente que su participación en el gasto es poco significativa. Por esta razón las medidas de austeridad aplicadas a sus presupuestos no tendrán un efecto sustantivo en el tamaño o composición del mismo, pero sí pueden afectar su operación y cumplimiento de objetivos.

¿Cómo avanzó el gasto del Gobierno de enero a abril de 2020?

El gasto neto total tiene un avance de 32% respecto a su meta anual aprobada y respecto a la meta estimada por la SHCP para el cierre de año. Si no tomamos en cuenta las transferencias a Pemex, tiene un avance menor: de 31.6% respecto a la meta anual aprobada en el PEF.

Si analizamos los tipos de ejecutores de gasto, observamos que los Ramos Administrativos tuvieron el mayor avance respecto a las metas anuales de gasto aprobadas: el 35.8%. Por el contrario, los Ramos Autónomos tuvieron el menor avance respecto a la meta anual aprobada: 28.4%

El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio de enero a abril de 2.3% (-46 mmdp). Sin embargo, si no consideramos el sobrejercicio que presenta la Secretaría de Energía —se excedió en su presupuesto para transferir recursos a Pemex—, el gasto total en el primer cuatrimestre en realidad observa un subejercicio de 3.7% (-75 mmdp) respecto a la meta de gasto cuatrimestral.

Así se repartió el subejercicio del gasto público observado en relación al presupuesto aprobado:

  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 13% (-32 mmdp)
  • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 18% (-10.8 mmdp)
  • Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado o Ramo 51: 7% (-10.2 mmdp)
  • Deuda pública o Ramo 24: 6.9% (-6.8 mmdp)
  • Instituto Mexicano del Seguro Social o Ramo 50:  2.6% (-6 mmdp)
  • Poder Judicial o Ramo 3: 24% (-5 mmdp)
  • Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios o Ramo 33: 1.8% (-4.6 mmdp)
  • Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores o Ramo 30: 18% (-3.9 mmdp)
  • Aportaciones a Seguridad Social o Ramo 19: 1% (-3.4 mmdp)
  • Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos o Ramo 25: 20% (-2.6 mmdp)
  • Poder Legislativo o Ramo 1: 44% (-2.6 mmdp)

Así se repartió el sobrejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado:

  • Bienestar o Ramo 20: 47.8% (24.5 mmdp)
  • Salud o Ramo 12: 30% (10 mmdp)
  • Energía o Ramo 18: 41% (8.7 mmdp)
  • Participaciones a Entidades Federativas y Municipios o Ramo 28: 1.8% (6 mmdp)
  • Economía o Ramo 10:151% (1.7 mmdp)
  • Educación Pública o Ramo 11: 1% (1.1 mmdp)

En relación con la meta aprobada, en el primer cuatrimestre se observaron los siguientes avances por tipo de ejecutor:

  • EPE (Pemex y CFE): -9% (-33.8 mmdp)
  • Ramos Generales -2% (-26 mmdp)
  • Ramos Autónomos: -24% (-12 mmdp)
  • ECPD (ISSSTE e IMSS): -4% (-16 mmdp)
  • Ramos Administrativos: 10% (38.9 mmdp)

Dentro de los Ramos Administrativos, cinco ejecutores gastaron 30% o más por arriba de su meta aprobada en el primer cuatrimestre, mientras que cuatro destacaron por sus subejercicios:

  • Economía: 151% (1.7 mmdp)
  • Bienestar: 48% (24.5 mmdp)
  • Energía: 41% (8.7 mmdp)
  • Gobernación: 32% (0.4 mmdp)
  • Salud: 30% (10.3 mmdp)
  • Entidades no sectorizadas: -28% (-1.1 mmdp)
  • Presidencia: -34% (-0.1 mmdp)
  • Sedatu: -43% (-1.2 mmdp)
  • Turismo: -44% (-0.56 mmdp)

Dentro de los Ramos Generales, las Participaciones Federales fue el único Ramo que exhibió un gasto mayor al aprobado, mientras que seis ejecutores de gasto de este tipo tuvieron subejercicio. El Ramo 25 (Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos) tuvo el mayor subejercicio respecto a su meta cuatrimestral: 20% (-2.7 mmdp).

Pemex tuvo un atraso en el gasto de 13% (-32 mmdp) respecto a su meta cuatrimestral. Fue el Ramo que tuvo el mayor subejercicio nominal en el periodo analizado. De igual forma, la CFE tuvo un subejercicio de 1% (-1.6 mmdp).

Los Ramos Autónomos se rezagaron 6.5% (-764 mdp) en abril. El Inegi fue el Ramo que mayor subejercicio tuvo en el mes (43% ó -805 mdp).

¿Cómo avanzó el gasto del gobierno en abril 2020?

El subejercicio del gasto se profundizó en abril: aumentó su tamaño en relación al observado en los primeros meses del año. El gasto total en abril fue de 475 mmdp, 3.8% por debajo de su meta para el mes (-18.9 mmdp).  Si no se consideran las transferencias a Pemex, el gasto neto fue de 465 mmdp, lo que implicó un rezago de 6% (-29 mmdp) respecto a la meta de abril.

No obstante, el subejercicio pegó de manera diferenciada. Descubrimos que en el gasto programable se verificó el mayor deterioro, mientras que el no programable no se presentó subejercicios, sino lo contrario: hubo un sobrejercicio. El gasto no programable del SP en el mes de abril (148 mmdp) sobrepasó su meta de gasto en 5.6% (7.8 mmdp).

Cabe señalar que el costo financiero del SP en abril fue de 52.1 mmdp; tuvo un sobrejercicio de 4.2% (2 mmdp) respecto a su meta de abril, lo puede sugerir que empeoraron ligeramente las condiciones de financiamiento para el Gobierno Federal.

En el mes de abril sólo los Ramos Generales tuvo un mayor gasto respecto a lo aprobado en dicho mes.

Las EPE tuvieron el mayor subejercicio; Pemex y CFE fueron los ramos con mayor subejercicio en abril respecto a su gasto aprobado: 11% (-19.9 mmdp).

Los Ramos Autónomos tuvieron un subejercicio de 6.5% (-764 mdp), y dentro de ellos, el Inegi fue el que tuvo el mayor: 43% -805 mdp).

Los Ramos Administrativos tuvieron un menor subejercicio: 5.7% (-5.9 mmdp). Dentro de ellos, Economía sobresalió, al tener un gasto 389% mayor al aprobado para el mes de abril 2020. Sedatu, por el contrario, tuvo el mayor subejercicio: 72%. En cambio, Pemex y CFE tuvieron subejercicios de 20% y 3% en gasto del mes de abril de 2020.

En los Ramos Generales se aprecia un cambio en el gasto del Ramo 25 (“Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos”): tuvo un sobrejercicio de 26% (322 mdp) respecto a su meta de abril. De igual forma, el Ramo 28 (“Participaciones Federales a Entidades federativas y Municipios”) tuvo un sobrejercicio de 8% (7.5 mmdp).


Análisis del balance del Sector Público

¿Cómo avanzó el balance público durante los primeros cuatro meses del año?

El Balance Público exhibió una mejor posición en comparación con la calendarizada para abril: fue de -73.9 mmdp, cuando se tenía calendarizado un déficit de -115 mmdp.

De igual forma, el Balance Primario mejoró en 33% respecto a su meta calendarizada, ya que fue de 0.5% del PIB (117.7 mmdp), cuando se tenían calendarizados 87.9 mmdp.Esta mejoría se debió a que el recorte del gasto fue mayor a la caída de ingresos; también a la recuperación de activos financieros que ayudaron a la posición financiera del Gobierno Federal.

La medida más amplia de endeudamiento público, los Requerimientos Financieros del Sector Público o RFSP, fue de -104.6 mmdp a abril de 2020, o -0.4% del PIB. Esto indica que el Sector Público necesitó endeudarse en abril, a pesar de la recuperación de activos financieros.

Para el cierre del año la SHCP estima que los RFSP serán de -4.5% del PIB, lo que significa que hará falta un endeudamiento de 4.1 puntos del PIB.

El Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) al mes de abril sumó 12 billones 88 mmdp de pesos. Es decir, se incrementó en 1 billón 400 mmdp respecto a abril de 2019. Esto sucedió, en parte, por la depreciación en 28.7% del tipo de cambio al cierre de abril, cuando éste se determinó en 24.3 pesos por dólar al cierre de mes. En abril de 2019 fue de 18.9 pesos por dólar[2].

El SHRFSP representó el 49.6% del PIB al primer cuatrimestre del año, un incremento de 6.8 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año previo. Esta proporción es la más alta para un primer cuatrimestre desde el año 2000.

La SHCP espera cerrar 2020 con un SHRFSP en 52.1% del PIB (12 billones 693 mmdp), lo que significa que prevé un endeudamiento adicional. No obstante, los analistas esperan un caída mayor del PIB, lo que podría afectar la recaudación y elevar la necesidad de financiamiento.


Variables de contexto

Aquí presentamos un análisis de la evolución de ciertas variables que te ayudan a entender mejor el comportamiento del presupuesto.

Crecimiento económico

La SHCP estimó en sus Precriterios Generales de Política Económica 2021 (PCGPE) un crecimiento económico de -2.9% del PIB para 2020. Sin embargo, el Banco de prevé escenarios de una contracción económica de -4.6% a -8.8% para 2020. Esta situación puede redundar en una caída de ingresos, por una menor recaudación y mayor pérdida de puestos de empleo.

Producción de petróleo

La producción nacional promedio de petróleo en marzo se incrementó 3% con respecto al mismo mes del año anterior. No obstante, la producción promedio nacional de crudo fue 6% menor que la establecida en el presupuesto —alcanzó 1,730 miles de barriles diarios (mbd), es decir, 120 mbd inferior a la meta actualizada para 2020 en los PCGPE 2021, que es de 1,850 mbd—.

Precio del petróleo

En el primer cuatrimestre de 2020 el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación fue de 33.29 dólares por barril[3]. Ésta se ubicó, en promedio, 9.29 dólares por arriba del precio estimado en PCGPE 2021, que fue de 24 dólares por barril. La Secretaría de Energía estableció que disminuirá la producción de crudo a 1,681 mbd. Este escenario de menor producción, menor demanda y caída de precios impone condiciones preocupantes para Pemex en un plazo inmediato.

IEPS a gasolinas y diésel

Los impuestos especiales a las gasolinas y diésel federales se mantuvieron sin reducciones en abril, y promediando los impuestos por litro más altos en los últimos tres años.

Inversión física pública

Observamos que al primer cuatrimestre de año el gasto en inversión física pública tuvo un incremento de 9% (17.5 mmdp) en relación con mismo periodo del año anterior.

El gasto en inversión física pública distinta de Pemex creció 8.4% real (9 mmdp) respecto al mismo periodo del año anterior; ésta representó el 57% del gasto en inversión física del Sector Público. Por su parte, la inversión física pública en Pemex se incrementó 10.7% (8.4 mmdp) respecto al año previo.

De igual forma, el valor de la construcción pública continuó con una trayectoria decreciente. Dicho valor (UDM[4]) al mes de marzo 2020 fue el más bajo desde 2007, incluso menor al observado en la crisis de 2009.

Análisis especial: gasto en salud

¿Cómo avanza el gasto funcional[5] en salud de enero a abril?

Durante los primeros cuatro meses del año el gasto en salud del sector público ha tenido un avance de 24% con respecto a la meta anual[6] del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), se pagaron 166.3 mmdp. Aún faltan por ejercer 513.8 mmdp. Con relación a la meta estimada al cierre el avance del gasto es 24% pero el monto por gastar es 513.7 mmdp.

El gasto a abril es 1% (1.4 mmdp) mayor al observado en 2019. Este nivel de gasto en salud no se observaba desde 2012.

¿Cómo han gastado los ejecutores de gasto del sector salud de enero a abril de 2020?

En los primeros cuatro meses de 2020 el gasto total de los ejecutores de gasto del sector salud va por debajo de su meta original, se pagaron 178.5 mmdp.

Se observó un gasto 3% menor (-5.7 mmdp) al establecido en el calendario. El rezago no se observa en todos los ejecutores. A abril el gasto se distribuyó de la siguiente manera:

  • La Secretaría de Salud es el único ejecutor que se encuentra 30% por arriba (10.2 mmdp) de la meta establecida, con un gasto de 44.6 mmdp. Con respecto al año anterior, su gasto fue 11.8% mayor (4.7 mmdp).
  • De igual manera, las transferencias realizadas a las entidades federativas a través del FASSA superaron en 4% (1.3 mmdp) la meta estimada en el calendario (32.5 mmdp).
  • Por otro lado, el ISSSTE —sin considerar el gasto en pensiones—, presenta el mayor rezago con respecto a la meta establecida, reporta un subejercicio de 26% (-9.9 mmdp) al tener un gasto de 28.4 mmdp.
  • En menor medida, el IMSS —sin considerar el gasto en pensiones— también se encuentra por debajo de la meta, al acumular un subejercicio de 9% (-7.3 mmdp).

A pesar de la presión sanitaria ejercida por el Covid-19, sólo el gasto de la Secretaría de Salud se incrementó con respecto a las metas establecidas. El gasto del IMSS y el ISSSTE se apega a lo ya calendarizado.

¿Cómo ha avanzado el gasto en abril del sector salud[7]?

En este mes los recursos agregados del IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud y FASSA suman 43.9 mmdp, por lo que se encuentran 11.7% (5.8 mmdp) por debajo de la meta mensual (49.7 mmdp). Al desagregar por ejecutor, se destaca que el gasto del ISSSTE se encuentra 19.8% por arriba del gasto aprobado (1.7 mmdp). En contraste, el gasto de la Secretaría de Salud muestra un rezago de 32.8% (-3.7 mmdp). De igual manera, el gasto del IMSS (16.9% ó -3.7  mmdp) y las transferencias del FASSA (0.2% o -18 mdp) exhiben un avance menor con respecto a la meta mensual.

¿Cuánto han gastado en inversión física los diferentes ejecutores del sector salud?

Gasto acumulado a abril

Se aprobó un gasto anual en inversión física del IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud de 19.7 mmdp para la compra y mantenimiento de equipo médico, así como para la construcción de hospitales.

En los primeros cuatros meses de 2020 se gastaron 3.5 mmdp, lo cual registró un avance de 18% con respecto a esta meta. Faltan por ejercer 16.3 mmdp. El avance con relación a la meta estimada al cierre fue de 16%, por lo que faltarían por gastar 18.4 mmdp.

Hasta abril se tenía planeado gastar 1.8 mmdp en este rubro; con respecto a esta meta el gasto pagado fue 94% mayor (1.7 mmdp). Es decir, se percibe un cambio en los planes de gasto del Gobierno con respecto a este tipo de inversión, con la finalidad de ampliar los insumos en los hospitales.

El mayor incremento en el gasto lo experimentó el IMSS; registró un gasto 475% (1.5 mmdp) por encima de la meta establecida hasta abril. Le sigue el ISSSTE, al exhibir un avance 93% mayor a lo aprobado. En contraste, el gasto de la Secretaría de Salud se encontró 1% (-17 mdp) por debajo de la meta.

Gasto en abril 2020

Durante abril continuó sólido el aumento del gasto de infraestructura para salud. Se aumentó más del doble el gasto en inversión física para este rubro: se registra un gasto de 2.2 mmdp, es decir 2.5 veces mayor a la meta mensual (0.89 mmdp). El IMSS y el ISSSTE reportaron un mayor gasto con respecto a sus metas mensuales. El gasto del IMSS fue 372% (1.04 mmdp) mayor y el del ISSSTE 430% (0.29 mmdp). En este rubro, la Secretaría de Salud se queda por debajo de su meta mensual y reporta un subejercicio de 1% (-6 mdp).


[1] Se consideraron los aprovechamientos provenientes de recuperaciones de capital reportadas en Estadísticas Oportunas de la SHCP.

[2] Cifras obtenidas a partir del tipo de cambio para solventar obligaciones publicado por Banxico en: https://www.banxico.org.mx/SieInternet/consultarDirectorioInternetAction.do?sector=6&accion=consultarCuadro&idCuadro=CF102&locale=es

[3] Fuente, promedio de las cifras reportadas en https://www.banxico.org.mx/apps/gc/precios-spot-del-petroleo-gra.html

[4] Últimos Doce Meses

[5] El gasto funcional en salud incluye el presupuesto de las Aportaciones a Seguridad Social, del FASSA, el IMSS, el ISSSTE, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Marina y Defensa Nacional que tiene como objetivo la prestación de servicios de salud, productos, útiles y equipo médico, productos farmacéuticos, aparatos y equipos terapéuticos. 

[6] El presupuesto aprobado del gasto funcional en salud, incluyendo el retiro extraordinario del Fideicomiso en Salud, fue de 680,109 millones de pesos.

[7] En los reportes mensuales de la SHCP el gasto funcional en salud no se puede desagregar por ejecutor. Por lo tanto, a partir de esta sección y en adelante se realiza el seguimiento del gasto neto total de la Secretaría de Salud, el IMSS y el ISSSTE sin incluir el gasto en pensiones y jubilaciones como un aproximado del gasto funcional en salud. Dentro del gasto analizado en esta sección y en las siguientes, se incluye parte del presupuesto de estas secretarías destinado a funciones de salud, ciencia, tecnología e innovación, coordinación de la política de gobierno y protección social. 

Números de Erario: primer trimestre de 2020

La liquidación de fideicomisos, (parcialmente) al rescate

La debilidad de los ingresos públicos federales es una realidad previa a los efectos de la pandemia de Covid-19, provocada en este primer trimestre del año por el desplome de los ingresos petroleros. En contrapartida, la recaudación tributaria mejoró de manera contundente durante este periodo, aunque esos ingresos excedentes no alcanzaron por sí mismos a compensar la caída en los petroleros: sólo sumados a la liquidación de fideicomisos pudieron subsanar toda la pérdida.

Veámoslo a detalle. Los ingresos petroleros del Sector Público reportaron una caída de 41% (-94 mmdp) respecto a los ingresos aprobados —que sería de 52% o -120 mmdp, si no consideramos los 24.6 mmdp que el Gobierno Federal transfirió a Pemex y que registró como ingresos—. Entretanto, los excedentes por IVA, ISR e Ingresos No Tributarios No Petroleros (liquidación de fideicomisos) sumaron 110 mmdp.

Hacienda reportó que se obtuvieron 1,463 mmdp de ingresos totales durante el primer trimestre de 2020. Sin embargo, si sustraemos la compensación de ingresos proveniente de la liquidación de fideicomisos y las transferencias a Pemex, en realidad los ingresos recurrentes del Sector Público alcanzaron los 1,398 mmdp, 2.7%[1] (-39 mmdp[2]) por debajo de lo aprobado en la LIF[3] 2020. De ahí la caracterización de su debilidad.

Aunque el gasto neto del Sector Público siguió mostrando subejercicio en relación con el gasto aprobado, tuvo un incremento de 6.5% (89.9 mmdp) con respecto al primer trimestre del año anterior. Sin considerar las transferencias a Pemex, el subejercicio del gasto es mayor y el crecimiento del gasto es menor en relación con año anterior.

Para el primer trimestre de 2020, el subejercicio lo encabezó Pemex, con un gasto 11% menor que el aprobado (-21 mmdp). El sobrejercicio lo encabezó la Secretaría del Bienestar, con un gasto 58% mayor que el aprobado (27 mmdp), debido a incrementos al presupuesto del Programa de Pensiones para Adultos Mayores.

El saldo de la deuda ampliada aumentó, hasta alcanzar el 48.7% del PIB al primer trimestre del año, lo que se traduce en un incremento de 5.3 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año previo. Esta proporción es la más alta para un primer trimestre desde el año 2000. Hacienda espera cerrar 2020 con un Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) en 52.1% del PIB (12 billones 693 mmdp). Es decir, prevé un endeudamiento adicional.

Análisis del ingreso

¿El gobierno cumplió con su meta de ingreso durante el 1er trimestre del año?

Ingresos compensados o totales

  • Sí. La SHCP reportó que se obtuvieron 1,463 mmdp de ingresos totales durante el primer trimestre de 2020, 1.8% mayores (25 mmdp) a los aprobados en la Ley de Ingresos.
  • Los ingresos tributarios superaron en 5% su meta estimada en el calendario (48 mmdp). Al desagregarse por tipo, destacan los aumentos de 15% en la recaudación de IVA (39.8 mmdp) y de 0.7% en ISR (3.5 mmdp). Esta recaudación, superior a la estimada, también puede deberse a mayores ventas en tiendas —la Antad[4] reportó para febrero un crecimiento de ventas de 10.6%[5] para todas sus tiendas, superior al de años anteriores—, en adición a las medidas para evitar la evasión que entraron en vigor este año, señaladas por el propio Gobierno en su informe trimestral. Sin embargo, el IEPS de gasolinas tuvo un rezago de 4.2% (-3.5 mmdp), respecto a lo estimado. (Ver gráficas 1.1 y 1.2).
  • Asimismo, los ingresos no tributarios no petroleros superaron en 130% su meta del primer trimestre (67 mmdp).
  • La SHCP aclaró que 35 mmdp provienen de los fideicomisos de la construcción del NAIM[6] (21 mmdp), de un fideicomiso de infraestructura portuaria[7] (6 mmdp) y del Seguro Popular, ahora Fideicomiso de Salud para el Bienestar (FSB) (8 mmdp). Cabe recordar que una reforma a la Ley General de Salud estipula el retiro de 40 mmdp —provenientes de este fideicomiso—[8] para la creación del INSABI (Ver gráficas 1.1 y 1.4).
  • De los 337 fideicomisos a marzo de 2020, 307 se encontraban en operación y 30 en proceso de extinción o terminación. Sus disponibilidades sumaron 749.5 mmdp al 31 de marzo de 2020. (Ver Gráfica 5)
  • Tres fideicomisos reportaron disponibilidades sustanciales, que suman el 45.2% (339 mmdp):
    1. El Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) reportó 174.9 mmdp de recursos disponibles, lo que representa el 23% del total de disponibilidades en fideicomisos públicos sin estructura. Al cierre del primer trimestre de 2020 no se reportaron egresos del FEIP; sin embargo, la SHCP publicó que dicho fondo se estima que cierre el año con un saldo de 30 mmdp, por lo que se tendrán egresos de dicho fideicomiso superiores a los 140 mmdp.
    2. El Fondo de Estabilización de Ingresos de Entidades Federativas (FEIEF), por 63 mmdp.
    3. El Fideicomiso Fondo de Salud para el Bienestar (FSB), con una disponibilidad reportada de 101 mmdp. Como ya se mencionó, se reportaron egresos por 8 mmdp sin información del destino y uso de recursos[9]. No se conoce si ya se retiraron los 40 mmdp estipulados en la reforma a la Ley General de Salud publicada en 2019.
  • Los ingresos excedentes por IVA, ISR e Ingresos No Tributarios No Petroleros sumaron 110 mmdp. En esta ocasión el monto de estos ingresos sí alcanzó a compensar los menores ingresos petroleros.
  • Los ingresos petroleros del Sector Público, en contraste con los tributarios, reportaron una caída de 41% (-94 mmdp) respecto a los ingresos aprobados.

Ingresos no compensados o recurrentes

  • Si no tomamos en cuenta la compensación de ingresos por liquidación de fideicomisos y transferencias a Pemex, en realidad los ingresos recurrentes del Sector Público sumaron 1,398 mmdp, 2.7%[10] por debajo de lo aprobado en la LIF[11] (-39 mmdp). Esto confirma que la debilidad de los ingresos ya se había verificado antes la pandemia de Covid-19.
  • El Gobierno Federal transfirió 24.6 mmdp a Pemex, que se registraron como ingresos petroleros, por lo que su caída primordial fue de 52% respecto a los aprobados (-120 mmdp). (Ver Gráfica 1.2)

¿Cómo se desempeñaron los ingresos del gobierno en relación con el pasado inmediato?

Su desempeño en los primeros tres meses de 2020, en relación con el mismo periodo del año anterior (flujos acumulados)

Compensados o totales

  • Los ingresos totales del Sector Público crecieron 9.2% (123 mmdp) en los primeros tres meses de 2020, en relación con mismo periodo del año anterior. (Ver Gráfica 2.)
  • Los ingresos petroleros son los que más han caído en relación con el año anterior. Se observó una caída de 27% (-50 mmdp) de enero a marzo de 2020, en relación con mismo periodo del año anterior.
  • Los ingresos tributarios presentaron un incremento de 13% (117 mmdp). 
  • Los ingresos tributarios por IVA tuvieron un incremento de 18% (46 mmdp). 
  • Los ingresos por ISR tuvieron un incremento respecto al año anterior de 18% (62 mmdp).
  • La recaudación por IEPS distinto de gasolinas y diésel colaboró en el incremento de los tributarios, pues subió 8% (6 mmdp) en relación con el mismo periodo del año anterior.
  • Los ingresos no tributarios y no petroleros tuvieron un incremento de 75.6% (51 mmdp).

No compensados o recurrentes

  • Si no consideramos los ingresos provenientes de fideicomisos y de transferencias realizadas a Pemex, al primer trimestre de 2020 en los ingresos totales se tuvo en un crecimiento de 6% (76 mmdp).
  • Sin considerar las transferencias a Pemex registradas como ingresos petroleros, estos ingresos cayeron 34% (58 mmdp) respecto al primer trimestre del año anterior.

Su desempeño durante marzo en relación con el mismo mes del año anterior

Compensados o totales

  • En marzo de 2020 los ingresos totales del sector público se incrementaron 15.4% en relación con marzo de 2019 (69.8 mmdp).
  • Los ingresos tributarios presentaron un incremento de 30% (86 mmdp).
  • Los ingresos por ISR, IVA e IEPS de gasolinas y diésel tuvieron un incremento de 40%, 24% y 7% (65 mmdp, 19 mmdp y 1.7 mmdp, respectivamente). Los de ISR e IVA son incrementos sustanciales, no observados en años pasados ni en meses anteriores.
  • Por su lado, la recaudación de IEPS distinto de gasolinas y diésel disminuyó en 31% (-3.2 mmdp), en relación con el mismo mes del año anterior; esto, a pesar de que se incrementó el monto del impuesto.
  • Los ingresos no tributarios y no petroleros tuvieron un incremento de 78% (19 mmdp).
  • Los ingresos petroleros disminuyeron en 50% (38 mmdp) respecto a lo registrado en marzo del año anterior.
  • Las disponibilidades de fideicomisos públicos sin estructura disminuyeron 17% (155 mmdp) respecto a lo reportado en marzo del año anterior.
  • De forma particular, el FEIP presentó una disminución de 41% (125 mmdp) en su disponibilidad respecto a marzo de 2019. En marzo de 2020 no se reportaron egresos del FEIP —en contraste con el primer trimestre de 2019, cuando se registró un retiro de 6 mmdp—.

No compensados o recurrentes

  • Los ingresos totales no compensados crecieron 17% (73 mmdp) en relación con marzo de 2019. Esto se explica porque en el mismo mes del año pasado se realizaron más transferencias a Pemex: en marzo de 2019 se observaron transferencias por 14 mmdp, mientras que en marzo de este año se estiman en 10 mmdp[12], registradas como ingresos de Pemex. (Ver Gráfica 2)

Consideraciones adicionales

  • La SHCP estimó en sus Precriterios Generales de Política Económica 2021 (PCGPE) un crecimiento económico de -2.9% para 2020. Sin embargo, la encuesta del Banco de México a especialistas del sector privado establece la media en -7.27%. Esta situación puede redundar en una caída de ingresos, por una menor recaudación. (Ver Gráfica A).
  • La producción nacional promedio de petróleo en marzo se incrementó 3% con respecto al mismo mes del año anterior. No obstante, la producción promedio nacional de crudo fue 6% menor a la establecida en el presupuesto (alcanzó 1,730 mbd, es decir, 120 mbd inferior a la meta actualizada para 2020 en PCGPE 2021, que es de 1,850 mbd) (Ver Gráfica B).
  • En el primer trimestre de 2020, el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación fue de 41.2 dólares por barril. Ésta se ubicó, en promedio, 17 dólares por arriba del precio estimado en PCGPE 2021, que fue de 24 dólares por barril. (Ver Gráfica C)
  • La Secretaría de Energía estableció que disminuirá la producción de crudo a 1,681 mbd. Este escenario de menor producción, menor demanda y caída de precios impone condiciones preocupantes para Pemex en un plazo inmediato. (Ver Gráfica B)
  • Los impuestos a las gasolinas y diésel federales se mantuvieron sin reducciones en febrero y marzo, promediando los impuestos por litro más altos en los últimos tres años. (Ver Gráfica 3).

Análisis del gasto

¿El gobierno alcanzó su meta de gasto?

  • No. El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio en marzo de 2% (-30 mmdp) en relación con lo aprobado para ese mes. El subejercicio fue provocado principalmente por un menor gasto en Pemex y en el IMSS. (Ver Gráfica 6).
  • Los programas del IMSS que presentaron subejercicios fueron Operaciones Ajenas (-2.7 mmdp) y Actividades de Apoyo Administrativo (de 24% o -2.4 mmdp).
  • Por parte de Pemex, el programa denominado Compra de Acciones o Inversiones Diversas para Pemex tuvo un subejercicio de 73% (-20 mmdp).
  • El gasto programable del Sector Público tuvo un subejercicio acumulado en el mes de marzo de 2% (-21 mmdp). Si no consideramos la inversión financiera en Pemex (24.6 mmdp), el subejercicio de este tipo de gasto fue de 4.2% (-45.9 mmdp).
  • El gasto en inversión física va 1.3% (-2 mmdp) por debajo del programa de gasto.
  • De igual forma, el gasto no programable del Sector Público tuvo un subejercicio de 2.2% (-9 mmdp), con respecto al calendario del gasto. (Ver gráficas 6 y 7)
  • Al desagregar el gasto total por tipo de ejecutor, se revela que los organismos autónomos son los que tuvieron un mayor subejercicio respecto a su gasto aprobado: 29% (-11 mmdp), seguidos por los Ramos Generales: 3% (-29 mmdp).
  • En cambio, las secretarías han ejercido más recursos respecto a su calendario aprobado: 16.8% (44 mmdp). Esto fue causado, principalmente, por un mayor gasto registrado en la Secretaría de Bienestar (26.8 mmdp), dado el incremento de 78% en el programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, respecto a su presupuesto aprobado al primer trimestre del año.

Así se repartió el subejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado…

  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 11% (-21 mmdp)
  • Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado o Ramo 51: 11% (-12.5 mmdp)
  • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 17% (-8.4 mmdp)
  • Deuda pública o Ramo 24: 9.6% (-7.3 mmdp)
  • Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios o Ramo 33: 3% (-7 mmdp)
  • Poder Judicial o Ramo 3: 36% (-6 mmdp)
  • Aportaciones a Seguridad Social o Ramo 19: 1.2% (-3 mmdp)
  • Poder Legislativo o Ramo 1: 53% (-2.7 mmdp)
  • Instituto Mexicano del Seguro Social o Ramo 50: 1.5% (-2.6 mmdp)
  • Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores o Ramo 30: 10% (-2.2 mmdp)
  • Participaciones a Entidades Federativas y Municipios o Ramo 28: 0.6% (-1.5 mmdp)
  • Defensa Nacional o Ramo 7: 4.4% (-1.5 mmdp)

 (Ver Gráfica 8)

Así se repartió el sobrejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado…

  • Bienestar o Ramo 20: 58% (27 mmdp)
  • Salud o Ramo 12: 61% (14 mmdp)
  • Energía o Ramo 18: 80% (9 mmdp)

 (Ver Gráfica 9)

Programas presupuestarios (análisis preliminar)

Se identificaron cinco programas presupuestarios que tuvieron un gasto mayor al aprobado en más de 5 mmdp. Éstos sumaron 128 mmdp de gasto adicional. Los programas pertenecen a cuatro ejecutores de gasto, y son:

  1. De CFE – Comercialización de Energía Eléctrica y Productos Asociados: 408% (54 mmdp).
  2. De la Secretaría de Salud – Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral: 22,612% (27 mmdp).
  3. De Bienestar – Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores: 78% (27 mmdp)
  4. De CFE – Operaciones ajenas: 2,508% (13 mmdp).
  5. De Secretaría de Energía – Coordinación de la Política Energética en Hidrocarburos: 60% (6 mmdp).

(Ver Gráfica 5.a)

En contraste, los cinco programas presupuestarios con mayor subejercicio sumaron un monto de -113 mmdp:

  1. De Deuda Pública – Valores Gubernamentales 414% (-6.4 mmdp)
  2. De CFE – Operación y Mantenimiento de la infraestructura del proceso de distribución de energía eléctrica: 94% (-8.4 mmdp)
  3. De la Secretaría de Salud – Seguro Popular: 100% (-10 mmdp)
  4. De Pemex – Compra de Acciones o Inversiones Diversas para Pemex: 73% (-20 mmdp)
  5. Del CFE – Actividades de Apoyo Administrativo (-67 mmdp)

¿Cómo se desempeñaron los gastos del gobierno en relación con el pasado?

  • El gasto neto del Sector Público mostró un incremento de 6.5% (89.9 mmdp), en relación con el mismo periodo del año anterior. Sin considerar la inversión financiera en Pemex de éste y el año pasado, el gasto se incrementó en 5.9% (82 mmdp). (Ver Gráfica 6).
  • El gasto programable del Sector Público también mostró un incremento en marzo de 8% (79 mmdp). De igual forma, el gasto no programable del Sector Público subió 2.6% (10 mmdp), respecto al año anterior.
  • Al desagregar por tipo de ejecutor de gasto, se revela que las secretarías tuvieron un incremento de 31% (74 mmdp); los organismos autónomos, de 44% (8 mmdp), seguidos por los ejecutores de gasto ‘Generales’: 0.9% (7 mmdp) por arriba del mismo periodo del año anterior. (Ver Gráfica 11).

 Así se repartió el recorte del gasto público, en relación con el año anterior…

  • Comisión Federal de Electricidad o Ramo 53: 21% (-30 mmdp)
  • Erogaciones para los Programas de Apoyo a Ahorradores y Deudores de la Banca o Ramo 34: 27% (-7.9 mmdp)
  • Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado o Ramo 51: 3% (-3 mmdp)
  • Agricultura y Desarrollo Rural o Ramo 8: 17% (-2.7 mmdp)

Así se repartió el aumento en el gasto público, en relación con año anterior…

  • Bienestar o Ramo 20: 99% (36 mmdp)
  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 14% (21 mmdp)
  • Educación Pública o Ramo 11: 23% (14 mmdp)
  • Aportaciones a Seguridad Social o Ramo 19: 5% (13 mmdp)
  • Instituto Mexicano de Seguridad Social o Ramo 50: 8% (12 mmdp)
  • Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios o Ramo 33: 5% (10 mmdp)

Consideraciones adicionales

  • El gasto en inversión física pública total tuvo un incremento de 5.5% (8 mmdp). El gasto en inversión física pública distinta de Pemex creció 6.3% real (4.9 mmdp), respecto al mismo periodo del año anterior; ésta representa el 9.5% del gasto corriente del Sector Público. (Ver Gráfica 14).
  • En contraste, la inversión física pública en Pemex se incrementó 4.6% (3 mmdp) respecto al año previo.
  • De igual forma, el valor de la construcción pública continuó con una trayectoria decreciente. Dicho valor (UDM[13]) al mes de febrero 2020 fue el más bajo desde 2007; incluso menor al observado en la crisis de 2009. (Ver gráfica 15).
  • Los recursos erogados por los ejecutores de gasto del sector salud (gasto funcional en salud) se incrementaron en 1.2% (4 mmdp) el mes de marzo 2020, respecto al gasto observado de marzo de 2019.
  • Previo a la entrada en vigor del INSABI[14], las transferencias que se realizaban por medio de programa del Seguro Popular se transparentaban en el sistema denominado Estadísticas Oportunas de la SHCP. Se informaba a qué entidad federativa se hacía la transferencia, ya que dicho gasto es considerado dentro de la clasificación de Gasto Federalizado. A partir de 2020 las transferencias del Fideicomiso de Salud para el Bienestar (antes del Seguro Popular), no se reportan. Se menciona en el informe trimestral de la SHCP que el programa Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral se modificó para pasar a administrar las transferencias al FSB. Dicho programa tuvo un incremento en su presupuesto de 27 mmdp. El programa presupuestario denominado Seguro Popular no tuvo gasto registrado en el primer trimestre. (Ver Gráfica 12).

Programas presupuestarios (respecto al año previo)

Se identificaron cinco programas presupuestarios que tuvieron un gasto mayor al pagado en el mismo trimestre del año previo en más de 9 mmdp. Éstos sumaron 91 mmdp de gasto adicional al pagado en el mismo periodo del año previo, y son:

  1. De Bienestar – Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores: 89% (29 mmdp).
  2. De la Secretaría de Salud – Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral: 100% (27 mmdp).
  3. De CFE – Operación y Mantenimiento de la Infraestructura del Proceso de Distribución de Energía Eléctrica: (14 mmdp).
  4. Del Ramo 23 – Subsidios a las Tarifas Eléctricas: 95% (10 mmdp).
  5. De Aportaciones a Seguridad Social – Pensiones y Jubilaciones en Curso de Pago: 10% (9 mmdp).

En contraste, los cinco programas presupuestarios con mayor subejercicio sumaron un monto de 113 mmdp:

  1. Del ISSSTE – Atención a la Salud: 42% (-3 mmdp)
  2. De Erogaciones para los Programas de Apoyo a Ahorradores y Deudores de la Banca Ramo 34 – Estados y Municipios Reestructuración en UDIs -100% (-6 mmdp)
  3. De la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural – Producción para el Bienestar: 100% (-7 mmdp)
  4. De la Secretaría de Salud- Seguro Popular: 100% (-22 mmdp)
  5. Del CFE – Actividades de Apoyo Administrativo: (-65 mmdp)

¿Cómo se desempeñaron los gastos del gobierno mes a mes?

  • Durante marzo, se registró un mayor gasto neto mensual respecto a lo calendarizado de 7% (35.8 mmdp). Se debió a un incremento en el gasto programable —por arriba de su calendario de gasto establecido para dicho mes— de 12% (7 mmdp). Por el contrario, el gasto no programable tuvo un retroceso de 8% (10 mmdp) en marzo, con respecto a su presupuesto aprobado para dicho mes. (Ver Gráfica 11.)
  • En el mes de marzo el gasto total en inversión física pública se incrementó 34% (15 mmdp) con respecto a lo registrado en marzo de 2019. Este gasto, sin considerar la inversión en Pemex, registró un gasto pagado de 34.5 mmdp, lo que representa un incremento de 1% (296 mdp) respecto al gasto pagado en 2019. Éste es un mayor gasto respecto a lo pagado en enero y febrero de este año, lo que muestra una aceleración. (Ver Gráfica 13.)
  • Los recursos erogados por los ejecutores de gasto del sector salud se incrementaron en 54% (19 mmdp) el mes de marzo, con respecto al promedio de gasto observado de enero a febrero de 2020. Se observó un repunte en el gasto de la Secretaría de Salud; dicho incremento fue suficiente para compensar el subejercicio con respecto al gasto aprobado. (Ver Gráfica 10).

Análisis del balance, endeudamiento y costo financiero

  • Los balances público y primariodel Sector Público presentaron una mejor posición en comparación con la calendarizada para marzo. El Balance Público mejoró el doble, ya que de tener calendarizado un déficit se volvió un superávit, que fue de 11 mmdp, cuando la meta establecida para dicho periodo era de -73 mmdp. El Balance Público al primer trimestre de 2020 representó el 0.11% del PIB, una mejoría respecto al mismo periodo del año anterior, que exhibió un déficit de -0.10 % del PIB.
  • De igual forma, el Balance Primario del Sector Público mejoró en 73% respecto a su meta calendarizada, ya que fue de 137 mmdp, cuando se tenía calendarizado 79 mmdp. (Ver Gráfica 17). El Balance Primario al primer trimestre de 2020 representó el 0.6% del PIB, una mejoría respecto al primer trimestre del año anterior, que fue de 0.4%: un incremento de 0.2 puntos porcentuales.
  • La mejoría en el Balance Público se debió a los ingresos por Aprovechamientos (Fideicomisos) y tributarios; también a la reducción al gasto público y a un superávit en el IMSS e ISSSTE. (Ver Gráfica 16)
  • El costo financiero se incrementó en 3.2% real, respecto a lo pagado en 2019. Sin embargo, fue menor al aprobado en 5.3 mmdp. (Ver Gráfica 17)

Endeudamiento y saldo de la deuda

  • Los Requerimientos Financieros del Sector Público o RFSP fueron de -49.7 mmdp (-0.2% del PIB) a marzo de 2020. Esto indica que el Sector Público sí se endeudó en dicho mes. Es un dato negativo comparado con el mismo periodo del año anterior, cuando los RFSP representaron 0% del PIB en 2019 (Ver Gráfica 18). Para el cierre del año la SHCP estima que los RFSP serán de -4.4% del PIB, lo que significa un incremento de 1.8 puntos del PIB.
  • El Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) representó el 48.7% del PIB al primer trimestre del año; un incremento de 5.3 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año previo. Esta proporción es la más alta para un primer trimestre desde el año 2000. En 2016 se tuvo la misma proporción al cierre del año.
  • La SHCP espera cerrar 2020 con un SHRFSP en 52.1% del PIB (12 billones 693 mmdp), lo que significa que prevé un endeudamiento adicional y un crecimiento del SHRFSP en lo que resta del año.
  • El SHRFSP al mes de marzo sumó 11 billones 860 mmdp de pesos. Es decir, se incrementó en 982 mmdp respecto a marzo de 2019. Esto sucedió en parte por la depreciación de 21% del tipo de cambio al cierre de marzo, cuando éste se determinó en 23.48 pesos por dólar al cierre de marzo de 2020. En marzo de 2019 fue de 19.37. (Ver Gráfica 19)


[1] Sin considerar los ingresos reportados por la inversión financiera a Pemex por 7.3 mmdp e ingresos del Fideicomiso de Salud para el Bienestar (FSB) por 40 mmdp.

[2] Miles de millones de pesos.

[3] Ley de Ingresos de la Federación, se consideró para dicho cálculo 24.6 mmdp de ingresos “Otros” reportados por SHCP de Pemex, y 40 mmdp de ingresos por aprovechamientos provenientes de FSB y otros fideicomisos públicos.

[4] Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales

[5] https://antad.net/compras-de-panico-por-contingencia-impulsan-el-iva-en-el-primer-trimestre/

[6] Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

[7] FIDEICOMISO FONDO PARA EL FORTALECIMIENTO A LA INFRAESTRUCTURA PORTUARIA

[8] Fideicomiso de Salud para el Bienestar, antes de Seguro Popular, artículo décimo transitorio de la LGS reforma de noviembre de 2019. Se supone que los 40 mmdp provienen del FSB mencionado, aunque en el informe de Finanzas públicas no se dio a conocer la información.

[9] El anexo XVI del informe no se menciona el uso y/o destino de recursos en el apartado en cuestión.

[10] Sin considerar los ingresos reportados por la inversión financiera a Petróleos Mexicanos por 7.3 mmdp e ingresos del FSB por 40 mmdp.

[11] Ley de Ingresos de la Federación, se consideró para dicho cálculo 24.6 mmdp de ingresos “otros” reportados por SHCP de Pemex, y 40 mmdp de ingresos por aprovechamientos provenientes de FSB y otros fideicomisos públicos.

[12] Ingresos reportados como ‘Otros’ por Petróleos Mexicanos por una cantidad de 7.3 mmdp en enero de 2020, en la situación financiera de la empresa paraestatal. Dicho mecanismo de transferencia de recursos se observó en años anteriores, en los cuales se reporta como ingresos “otros” las transferencias del Gobierno Federal, por medio de la Secretaría de Energía a Pemex y CFE. En 2019 se realizaron transferencias a Pemex por medio del concepto inversión financiera por un monto de 122 mmdp, recursos que fueron registrados en este concepto de ingreso. Se podrá comprobar la cantidad exacta de transferencia de Sener a Pemex cuando se publique el informe trimestral y las bases de datos. Hasta el momento no se cuenta con mayor información respecto al monto preciso de estas transferencias.

[13] Últimos Doce Meses

[14]  Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, entra en vigor en 2020 con la modificación a la Ley General de Salud.

La perspectiva de la situación fiscal debe actualizarse continuamente

Por Mariana Campos (@mariana_c_v) Alejandro García (@myosus)

La SHCP y el Congreso deben actualizar su marco macroeconómico y escenario fiscal de manera constante, con el fin de asegurar que el Gobierno tenga la liquidez necesaria para financiar su operación y las acciones que emprende para atender la crisis sanitaria y económica. Esto es especialmente importante en un contexto de alta incertidumbre, en el que todas las economías experimentan una liquidez reducida y, desde luego, ante la reciente degradación de las calificaciones de Pemex y del soberano y el desplome de los precios del crudo. 

Urgimos a nuestras autoridades fiscales a que actualicen, acuerden e informen continuamente sobre la evolución del marco macroeconómico, y contar así con un panorama realista de la situación de las finanzas públicas y, por ende, una estrategia fiscal pertinente para México. 

Es con este sentido que recomendamos la creación de un Consejo Fiscal que opere de manera permanente, y con particular diligencia mientras la estabilidad económica se encuentre en riesgo. La crisis no sólo es sanitaria; por ende, el Consejo de Salubridad General no es la única instancia técnica que debe analizar, deliberar y emitir recomendaciones.

Tibia estimación de la deuda

El Gobierno debe hacer frente a la pérdida de ingresos públicos, derivada de la caída en la actividad económica y el desplome en la producción y precio del crudo (MME). Pero los determinantes de esta pérdida evolucionan continuamente, y el Gobierno no actualiza su posición ni plan fiscal con la misma frecuencia y acuciosidad. No queda claro si las autoridades están conscientes de esto, y si saben cómo responder.

El Gobierno anunció su última posición en los Precriterios Generales de Política Económica (PCGPE), que publicó hace 20 días. Poco después el planteamiento quedó rebasado, pues la caída en la economía mexicana se espera que sea mayor, la producción petrolera se recortó para cooperar con la OPEP y ya ni hablar de lo sucedido ayer 20 de abril, con precios del crudo en rango negativo. 

En los PCGPE el gobierno avisó que hará uso de 289 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización (FEIP) y de coberturas petroleras, para compensar sus menores ingresos, dejando 30 mmdp en el FEIP. En los PCGPE también se anunció un aumento del saldo acumulado de la deuda pública, que pasará de 45% a 52.1% del PIB. Esta subida se debe en gran parte a un aumento de la deuda externa por la depreciación del peso y a una mayor necesidad de endeudamiento durante 2020, provocada por los menores ingresos tributarios, por una disminución en el monto del PIB esperado al cierre de 2020 y a menores ingresos petroleros.

De acuerdo con la SHCP, esta necesidad de endeudamiento (RFSP) en 2020 aumentará a 4.4% del PIB (1,077 mmdp). Lo anterior implica un crecimiento de 1.8 puntos del PIB (399 mmdp) respecto a lo aprobado, que era de 2.6% del PIB (678 mmdp). 

Sin embargo, si la pérdida de ingresos observada resulta mayor a lo estimado en los PCGPE, ¿el Gobierno podría quedarse corto? El FEIP, las coberturas y la liquidación de fideicomisos podrían no alcanzar. La deuda tendría que ser mayor. Veamos por qué.

Al revisar los datos más actualizados sobre crecimiento económico y producción petrolera, en México Evalúa esperamos una pérdida de ingresos 197 mmdp mayor a la anunciada en los PCGPE. Esto podría incrementar la necesidad de RFSP establecida en los PCGPE para 2020 y, por ende, el saldo acumulado de la deuda pública ampliada podría ser mayor. 

La SHCP estimó en los PCGPE que los ingresos tributarios serán menores a los estimados en la LIF 2020, debido a un decrecimiento económico de 2.9% del PIB para 2020, mientras que el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) e instituciones financieras lo estiman de entre -3% a -8%. Considerando el estimado de crecimiento propuesto por la SHCP (-2.9% del PIB), la caída oficial en los ingresos tributarios se espera en 155 mmdp. Sin embargo, en los últimos días han aumentado las caídas esperadas del PIB de México que estiman para 2020 diversos analistas, por lo que los ingresos de la recaudación serán menores a los esperados en los PCGPE. El FMI estima que la economía mexicana decrecerá 6.6%. En realidad, hemos calculado que si decrece 6%, los ingresos tributarios tendrían una disminución de 276 mmdp respecto a lo aprobado para 2020, es decir, 121 mmdp más de lo previsto por SHCP en los Precriterios. Serán 78% menores a la caída estimada por Hacienda en ese documento.

La SHCP reconoció, además, que los ingresos petroleros presupuestarios serán menores a los aprobados en la LIF 2020. Estima un faltante de 414 mmdp al cierre del año. La pérdida se debe a la suma de los siguientes factores:

  1. Caída en los precios de la MME, de 49 a 24 dólares el barril promedio
  2. Disminución en la meta de producción de 1,951 mbd a 1,850 mbd
  3. Depreciación del tipo de cambio: había estimado originalmente un promedio de 19.9, y ahora se actualizó a 22 pesos por dólar

Sin considerar que el 20 de abril el desplome del crudo alcanzó un precio negativo –y por ende el precio de 24 dólares por barril se tambalea–, el 15 de abril se dio a conocer que la Secretaría de Energía (Sener) pactó con la OPEP+ realizar una disminución de la plataforma de producción de crudo para alcanzar una producción promedio de 1,681 mbd. Esto, lamentablemente, se traduce en una disminución aún mayor de ingresos presupuestarios con respecto a los estimados por Hacienda en los PCGPE. La producción de petróleo nacional promedio prometida por Sener implica perder 54 mmdp en ingresos petroleros. 

No está de más anunciar que por cada dólar que el precio del crudo caiga en promedio durante el año, el erario pierde poco más de 13 mmdp. Supongamos que, que el precio promedio de la MME no se ubica en 24 dpb, sino en 14 dpb: se dejarían de ingresar más de 130 mmdp en adición a la pérdida por producción aquí calculada.

La Secretaría de Hacienda estimó que se tendría un faltante de 568 mmdp (1 punto del PIB) por menores ingresos tributarios y petroleros para el cierre de 2020. Sin embargo, en México Evalúa estimamos una pérdida mayor –197 mmdp más–, de 765 mmdp o 3.3% del PIB. Esto, como ya lo explicamos, se debe a una mayor caída en el crecimiento económico o PIB (-6.6% vs. -2.9%) y una menor producción de crudo comprometida por Sener (270 mbd menos para producir 1,681 mbd). 


Estamos a mitad de una tormenta inédita. Las condiciones económicas se degradan día con día. El Gobierno tiene que afinar su velocidad de reacción y actualizar con mayor precisión su análisis de escenarios; y debe hacerlo con máxima transparencia, comunicando, en la medida de lo posible, que hay mano firme en el timón o, al menos, que hay un entendimiento completo de lo que está pasando.  

ANEXO

Precriterios de una pandemia anunciada

Por Alejandro García (@myosus)

La SHCP publicó el documento que servirá de base para el Presupuesto de 2021: los Precriterios Generales de Política Económica (PCGPE). En éste actualizó sus estimaciones para 2020, y como algunos ya anunciaron, no son halagüeñas, pero se mantienen sin acciones claras para atender la crisis que tenemos en puerta.

Antesala de una recesión

En 2019, Hacienda estimó que el PIB de México crecería 2% en 2020. En los PCGPE publicados el 1 de abril, actualizó a -2.9%, dada la situación global[1] provocada por el Covid-19 y la caída de los precios del petróleo. Citibanamex estima un crecimiento del PIB en 2020 de -5.1%… y no es el más fatalista.[2] La encuesta a diversas instituciones estima -3%, en promedio.

En materia de finanzas públicas, lo anterior significa que el Gobierno contará con menos recursos: 5% (-297 mmdp) por debajo, respecto a los “Aprobados” para este año, y que tendrá que hacer uso de fondos de ahorro para solventar el gasto público. Se anunció el uso de 280 mmdp de recursos del FEIP[3] y coberturas para compensar la caída esperada de ingresos tributarios (-155 mmdp) y petroleros (-414 mmdp).

Este año inició con la instauración –o al menos promesa– del INSABI y el retiro de recursos por 40 mmdp del Fideicomiso de Salud para el Bienestar, antes del Seguro Popular. Pero más recursos no se tradujeron en soluciones para los faltantes de insumos y medicamentos, ni para atender la emergencia sanitaria en puerta. Es probable que se retiren más recursos de este fondo y de otros más; es necesario que se transparente su uso y fines.

El 2 de abril, un día después de la presentación de los Precriterios, se publicó un decreto en el Diario Oficial por el cual se extinguen los fideicomisos públicos[4]. Esto con el fin de obtener recursos y hacer frente a las necesidades de gasto. Aún no se sabe el monto específico[5], afectaciones posibles y cómo se mitigarán o atenderán éstas.

Más endeudamiento

Ahora bien, el documento de Hacienda menciona que se pretende “minimizar” el uso de endeudamiento. Sin embargo, se estima que la medida más amplia del Balance Público (RFSP[6]) cierre en 4.4% del PIB, de un aprobado de 2.6%. Entonces, al final sí se tendrá un mayor endeudamiento, por 399 mmdp.

«Se planea privilegiar como fuente de financiamiento el uso de activos financieros del sector público con la finalidad de minimizar el uso de un mayor endeudamiento.» [7] (SHCP)

Otra acción que establece Hacienda es un menor gasto público. Una reducción de 0.6% (-37 mmdp), que viene principalmente de una reducción de 8% (-76 mmdp) en las transferencias a entidades federativas y municipios por participaciones federales. Sin embargo, estima un incremento del gasto programable; esto significa incrementar en 1% (43 mmdp) su gasto en los programas presupuestarios del gobierno. Surge la duda: ¿en qué se va a gastar más?

¿Medidas para paliar la crisis?

Los Precriterios también mencionan que se evalúan nuevas medidas para apoyar a Pemex y mayor gasto para atender la emergencia sanitaria, pero no indica algún rubro en específico como destino de ese gasto.

“El Gobierno de México reitera la importancia de Pemex como activo estratégico de nuestro país y evalúa medidas de apoyo adicionales a las ya implementadas para este año.” [8] (SHCP)

Este mayor gasto programable en 1% respecto a lo aprobado sugiere que no se pretende seguir una política contracíclica. Adicional a ese gasto, en el documento se menciona un programa de la banca de desarrollo para la reactivación de la economía de por lo menos 61 mmdp[9], por medio de créditos y microcréditos, reestructuración de deudas, ampliación de plazos y apoyo a liquidez de empresas. Dicho programa de reactivación equivale a 0.25% del PIB.

¿Qué hacen otros países?[10]

Brasil está reasignando el presupuesto y plantea medidas equivalentes al 3.5% del PIB, transfiriendo recursos por medio del padrón de beneficiarios (Bolsa Familia[11]), y medidas adicionales de apoyo financiero por 2.5% del PIB.

Chile tiene medidas fiscales por 4.7% del PIB, incrementando el gasto público en salud, mejorando beneficios al desempleo, con diferimiento de impuestos y acelerando el pago de contratos públicos.

Alemania sumó medidas de gasto y de reducción de impuestos por 4.5% del PIB, que incluyó ayudas a negocios, pymes y empleados autónomos. Además, implementó diferimiento de pagos de impuestos sin intereses.

Programas y proyectos ¿prioritarios?

Ante esto, seguir adelante con proyectos con rentabilidad económica incierta tiene un costo de oportunidad muy alto. Cada peso que se transfiere a Pemex o se destina a estos programas y proyectos inciertos es un peso que no se destina a impulsar la economía, el empleo y, por ende, al bienestar de los mexicanos. Aquí enlistamos algunos de estos proyectos…

Responsable y programa Monto aprobado en 2020 Millones de pesos Monto deseable* 2021 (SHCP)
Turismo: Transporte Masivo de Pasajeros 2,500 26,730
Bienestar: Sembrando Vida 28,504 29,428
Sedena: Infraestructura aeroportuaria 1,911 27,574
Trabajo y Previsión Social: Jóvenes Construyendo el Futuro 24,956 25,765
Agricultura y Desarrollo Rural: Precios de Garantía a Productos Alimentarios Básicos 10,000 10,323

Fuente: Precriterios Generales de Política Económica 2021 de la SCHP

También se tiene un proyecto en proceso: Refinería de Dos Bocas (8.1 mil millones de dólares)[12], que se proyectó con precios de gasolina y petróleo muy distintos a los observados en este año. Este proyecto tiene la justificación de ser palanca del desarrollo económico de México.

Más vale tarde que nunca

Por último, el documento de Hacienda menciona que se comenzó la revisión de la regla fiscal, entre otras razones, para generar mayor certidumbre sobre la viabilidad de las finanzas públicas en los siguientes años, que se complementará con un fondo de estabilización del ciclo de la economía y el fortalecimiento de la transparencia fiscal.

La pandemia y el choque de los precios del petróleo irrumpen en un momento de dificultad para las finanzas públicas mexicanas. En 2019, la economía tuvo un retroceso de 0.1%; Pemex tuvo una pérdida neta de 679[13] mil millones de pesos o 34.9 mil millones de dólares y el valor de la inversión física pública fue el más bajo desde que se mide (2006). Estos hechos deben ayudar a corregir decisiones de política pública para enfocar el gasto público en aquello que sea rentable en el corto, mediano y largo plazo para todos los mexicanos.

El Congreso debe participar de forma más contundente en la toma de decisiones presupuestarias, con propuestas y como contrapeso del Ejecutivo. Urge que las decisiones sean de la magnitud y sentido correctos, pero sin capacidades institucionales en la materia es casi imposible tomarlas. Un ejemplo es la ausencia de un Consejo Fiscal en el Congreso y la descoordinación del sistema nacional de salud –por la sustitución ‘atrabancada’ de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud por el INSABI–.

Obtener más recursos a partir del endeudamiento, de fondos de ahorro y de recorte al gasto público para atender la pandemia tiene un costo. Este costo es asumible si sabemos que se obtienen beneficios hoy y mañana en proyectos y programas rentables, bien ejecutados y que ayuden a las personas a salir de la crisis provocada por esta pandemia.

Hay que repensar si se deben gastar más recursos en Pemex, dado el costo que implica. Y lo mismo la premisa de ahorro y austeridad… ¿Para qué?


[1] Choque de demanda y de oferta agregada, situación que se estima de mayores dimensiones a lo observado en 2008-2009 con la crisis financiera.

[2] Reporte Económico Diario

[3] Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios

[4] Incluyen mandatos y análogos, se excluyen aquellos destinados a pago de deuda, salud, emergencias y obligaciones laborales y de pensiones.

[5] El Presidente en conferencia de prensa el 3 de abril mencionó la cantidad de 250 mmdp.

[6] Requerimientos Financieros del Sector Público

[7] PreCriterios Generales de Política Económica 2021 de la SCHP, p4.

[8] PreCriterios Generales de Política Económica 2021 de la SCHP, p3.

[9] Hay dos programas específicos del Anexo VI que tienen cifras por definir.

[10] https://www.imf.org/en/Topics/imf-and-covid19/Policy-Responses-to-COVID-19

[11] Programa inspirado en Prospera.

[12] 166 mil millones de pesos a un tipo de cambio de 20.5 pesos por dólar.

[13] 658 mil millones de pesos corrientes, las cifras del documento están en pesos de 2020 constantes para su comparación.

Números de Erario: febrero de 2020

El último mes de la era preCovid-19

Incluso sin reflejar todavía los efectos de la emergencia por Covid-19 y el desplome de los precios de petróleo, los ingresos del Sector Público a febrero exhibieron debilidad y la persistente necesidad de compensar con ingresos no recurrentes la falta de ingresos recurrentes para el Gobierno federal y Pemex. De todos modos, la recaudación de IVA en enero y febrero aumentó considerablemente en relación con el año anterior, pero poco si la comparamos con la meta aprobada.

El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio acumulado, de enero a febrero, de 6.6% (-66 mmdp) en relación con lo aprobado para ese periodo. Sin embargo, si no se considera la transferencia a Pemex por 14 mmdp que tuvo lugar en febrero, el subejercicio del gasto público se amplía a 8% (-81 mmdp).

ISSSTE, IMSS, Educación Pública, Seguridad Ciudadana y Salud están dentro de los 10 primeros ejecutores de gasto que presentaron subejercicios durante enero y febrero.

Los  informes de los siguientes meses reflejarán los efectos negativos de Covid-19 y del desplome del precio de la Mezcla Mexicana de Exportación (MME). Y registrarán una menor recaudación derivada de la caída en la actividad económica, provocada por las medidas de distanciamiento social y la suspensión de actividades económicas.

El SHRFSP[1] creció 138 mmdp de pesos en un mes (de enero a febrero). Se espera que en marzo el saldo de la deuda, es decir, la deuda acumulada, aumente considerablemente. Lo anterior se debe a que febrero no reflejó la depreciación del tipo de cambio –observada en marzo–. Se estima que el 36% del total se encuentra en deuda externa. Con el tipo de cambio actual, se prevé un aumento que ronde los 5 puntos del PIB.

También se espera que el endeudamiento del Gobierno aumente considerablemente durante 2020. Habrá menores ingresos petroleros y tributarios, fondos de ahorro limitados, mayores gastos provocados por la emergencia sanitaria y económica. Una manera de contar con mayores ingresos disponibles es cancelar o posponer proyectos y programas no prioritarios que actualmente tengan recursos aprobados en el presupuesto. Así se liberaría recursos para financiar mejor la respuesta a la emergencia nacional que nos convoca, los proyectos y programas esenciales para la operación del Gobierno y los servicios públicos, los apoyos sociales duraderos y la infraestructura prioritaria.

Análisis del ingreso

¿El Gobierno cumplió con su meta de ingreso en lo que va del año?

  • Sí lo hizo. La SHCP reportó que se obtuvieron 935 mmdp de ingresos totales en lo que va del año (durante enero-febrero 2020). Fueron 0.8% (7.4 mmdp) mayores a los aprobados en la Ley de Ingresos.
  • Pero al desagregarlos por tipo, se descubre que los ingresos petroleros y la recaudación por ISR e IEPS de gasolinas no alcanzaron su meta. Sumaron un monto faltante de casi 19 mmdp.
  • El gobierno compensó el faltante con 54 mmdp, lo cual se explica de dos maneras: 1) Los ingresos excedentes por Aprovechamientos por 40 mmdp pudieron provenir de liquidar ahorros del fideicomiso del Seguro Popular –ahora Fideicomiso de Salud para el Bienestar (FSB)–, una medida que fue prevista en la reforma a la Ley General de Salud para la creación del INSABI[2] y 2) Se transfirieron a Pemex 14 mmdp, reportados como ingresos petroleros. (Ver gráficas 1.1 y 1.4.)
  • Si no consideramos esa compensación de ingresos, en realidad los ingresos totales del Sector Público se colocaron 5%[3] (-46 mmdp[4]) por debajo de lo aprobado en la LIF[5]2020.
  • Los ingresos petroleros del Sector Público son los que acumularon el mayor rezago: 45% (-69 mmdp) en relación con su meta para el periodo enero-febrero 2020 (Ver Gráfica 1.2), esto sin considerar las transferencias a Pemex por parte de Sener en 2019 y en 2020[6].
  • Los ingresos no petroleros no tributarios (provenientes en parte del uso de los ahorros del FSB[7]) superaron su meta. (Ver Gráfica 1.1.)
  • Los ingresos tributarios exhibieron, en la práctica, un estancamiento: se ubicaron apenas 0.8% (5.6 mmdp) por arriba de lo aprobado para el periodo enero-febrero. (Ver gráficas 1.1 y 1.2.)
    • Los ingresos por ISR[8] de enero a febrero presentaron un rezago de 3% (-9.7 mmdp), respecto a lo aprobado para ese periodo.
    • El ingreso por IEPS[9] de gasolinas y diésel fue por debajo de su meta en el acumulado del año (3 mmdp).
    • En cambio, los ingresos por IVA e IEPS distintos de gasolinas tuvieron una recaudación por arriba de lo esperado, de 6.6% y 20% (12 mmdp y 6.9 mmdp, respectivamente), como resultado de las reformas fiscales aprobadas a finales de 2019.
  • Los ingresos no petroleros no tributarios[10] tuvieron un incremento de 271% (54.8 mmdp), respecto a lo aprobado para el periodo de enero a febrero. Esto sugiere que los ingresos no recurrentes, posiblemente provenientes de la liquidación de activos –como los del fideicomiso de gastos catastróficos–, fueron lo que más se incrementaron.

¿El Gobierno cumplió con su meta de ingreso en febrero?

  • Los ingresos petroleros de febrero fueron los más bajos en los últimos 10 años: 35.7 mmdp, lo que significó un rezago de 48% (33 mmdp), respecto a lo aprobado para ingresar en dicho mes. (Ver Gráfica 1.3.)
    • Los ingresos tributarios en febrero no alcanzaron el monto aprobado para dicho mes; estuvieron 6.1% (17 mmdp) por debajo de lo estimado en la LIF.
    • El ingreso por ISR se mantuvo por debajo de su meta mensual 3.8% (39 mmdp).
    • Por su parte, la recaudación del IVA en febrero fue 2.4% (1.9 mmdp) mayor a la estimada para dicho mes. Esto significa que disminuyó el dinamismo de dicha recaudación, ya que en enero se había tenido una recaudación superior en 12 mmdp a la estimada.

¿Cómo se desempeñaron los ingresos del Gobierno en los primeros dos meses de 2020, en relación con el mismo periodo del año anterior?

  • Los ingresos totales del Sector Público crecieron 5.9% (51.6 mmdp) en los primeros dos meses de 2020, en relación con mismo periodo del año anterior. Si no consideramos los ingresos provenientes del FSB y de transferencias realizadas a Pemex, se tuvo en la práctica un estancamiento, pues mostraron un incremento marginal de 0.001% (13 mdp[11]). (Ver Gráfica 2.)
    • Los ingresos petroleros son los que más han caído en relación con el año anterior. Se observó una caída de 14% (-15 mmdp[12]) de enero a febrero de 2020, en relación con mismo periodo del año anterior. 
    • Los ingresos tributarios presentaron un incremento de 5.1% (30 mmdp).
      • Los ingresos tributarios por IVA tuvieron un incremento de 15.4% (26 mmdp).
      • En contraste, los ingresos por ISR fueron los únicos tributarios con disminuciones respecto al año anterior: disminuyeron 0.8% (-2.5 mmdp).
      • La recaudación por IEPS distinto de gasolinas y diésel fue la que más colaboró en el incremento de los tributarios, pues subió 20% (7 mmdp) en relación con el mismo periodo del año anterior.
      • Los ingresos no tributarios y no petroleros tuvieron un incremento de 73% (31.8 mmdp). Esto considera el ingreso por transferencias del FSB.

¿Cómo se desempeñaron los ingresos del Gobierno durante febrero en relación con el mismo mes del año anterior?

  • En febrero se observó una disminución de 6% (25 mmdp) en ingresos presupuestarios, respecto a lo observado en el mismo mes del año anterior.
  • Los ingresos petroleros en febrero de 2020 exhibieron un retroceso de 41% (-24 mmdp), situación comparable a lo observado en febrero de 2015 con respecto a febrero 2014, cuando se registró una disminución de 46% (-57 mmdp).
  • Los ingresos tributarios mostraron un retroceso de 1.7% (-4.5 mmdp); dentro de ellos resalta el IVA, que tuvo un avance de 9.2% (7 mmdp) respecto a febrero de 2019. Por el contrario, la recaudación por ISR retrocedió 2.6% (3.6 mmdp) en febrero, respecto al año anterior.
  • Los ingresos no tributarios no petroleros disminuyeron 16% (3.6 mmdp), respecto a febrero de 2019.

Consideraciones adicionales

  • Los impuestos a las gasolinas y diésel observados en promedio durante febrero 2020 se incrementaron. Fue la recaudación más alta desde 2018. (Ver Gráfica 3.)
  • La producción promedio nacional de crudo (1,723 mbd[13]: miles de barriles diarios) fue 228 mbd inferior a la meta especificada en CGPE[14]2020, que era de 1,951 mbd. (Ver Gráfica 5.)
  • La producción nacional promedio de petróleo, de enero a febrero, se incrementó con respecto al año anterior (3.8%).
  • De enero a febrero el precio de la mezcla mexicana de exportación se ubicó, en promedio, 4.7 dólares por encima del precio estimado en el Presupuesto 2020. Sin embargo, en marzo el precio de la MME cayó a mínimos de 20 años; su promedio del mes fue de 24.5 dólares por barril. La depreciación del tipo de cambio peso/dólar favorece el ingreso por venta de crudo. No obstante, se estima que predomine el efecto negativo de la caída en el precio de la MME. Repercutirá más en los ingresos presupuestarios de marzo. (Ver Gráfica 5.1.)

Análisis del gasto

¿El Gobierno alcanzó su meta de gasto?

  • No. El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio acumulado, de enero a febrero, de 6.6% (-66 mmdp) en relación con lo aprobado para ese periodo. Si se excluye la transferencia a Pemex por 14 mmdp, el subejercicio del gasto público se amplía a 8% (-81 mmdp). El subejercicio fue impulsado principalmente por un menor gasto de CFE, Pemex, ISSSTE e IMSS y pago de obligaciones (intereses de la deuda). (Ver Gráfica 9.)
  • El gasto programable del Sector Público tuvo un subejercicio acumulado al mes de febrero de 9.4% (-68 mmdp). El gasto no programable del Sector Público fue 0.4% mayor (1.2 mmdp), con respecto al calendario del gasto. Esto último se debió, en gran parte, a un mayor gasto no programable observado –en relación con el calendarizado– de 5.8 mmdp, por parte de Pemex y CFE.
    • Al desagregar por tipo de ejecutor de gasto, se descubre que los organismos autónomos son los que tuvieron un mayor subejercicio respecto a su gasto aprobado: 34% (-8.7 mmdp), seguidos por los Ramos Generales: 3.7% (-22 mmdp).
    • Las secretarías han ejercido menos recursos con respecto al año previo: 0.9% (-1.5 mmdp). Cabe recalcar que las medidas de austeridad fueron opacadas por un mayor gasto registrado por la Secretaría de Energía (14 mmdp), dada la transferencia a Pemex.

Así se repartió el subejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado…

  • Comisión Federal de Electricidad o Ramo 53: 17% (-13 mmdp)
  • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 28% (-10 mmdp)
  • ISSSTE o Ramo 51: 12% (-10 mmdp)
  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 6% (-7 mmdp)
  • Deuda pública o Ramo 24: 14% (-6 mmdp)
  • IMSS o Ramo 50: 12% (-4.7 mmdp)
  • Poder Judicial o Ramo 3: 37% (-4 mmdp)
  • Adeudos de ejercicios fiscales anteriores o Ramo 30: 19% (-4 mmdp)
  • Seguridad Pública y Protección Ciudadana:37% (-3 mmdp)
  • Educación Pública o Ramo 11: 6% (-3 mmdp),
  • Salud o Ramo 12: 14% (-2 mmdp)

 (Ver Gráfica 8)

Así se repartió el sobrejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado…

  • Energía o Ramo 18: 371% (101 mmdp)
  • Participaciones a Entidades Federativas y Municipios o Ramo 28: 3.1% (5.1 mmdp)
  • Bienestar o Ramo 20: 2.4% (0.6 mmdp)

 (Ver Gráfica 9)

¿Cómo se desempeñaron los gastos del Gobierno en relación con el pasado?

  • El gasto neto del Sector Público mostró un incremento durante enero y febrero de 2020 de 1.1% (8 mmdp), en relación con el mismo periodo del año anterior. Sin considerar la inversión financiera en Pemex por 14 mmdp, el gasto público se redujo a 0.1% (-6 mdp) con respecto al año previo. (Ver Gráfica 6.)
  • El gasto programable del Sector Público también mostró un leve incremento acumulado a febrero de 0.7% (5 mmdp). El gasto no programable del Sector Público se incrementó 1.1% (3 mmdp), con respecto al año anterior.
    • Al desagregar por tipo de ejecutor de gasto, se revela que los organismos autónomos experimentaron un incremento en su gasto: 12% (1.7 mmdp) y las secretarías, uno de 36% (43 mmdp). En cambio, los ejecutores “generales” recortaron su gasto en 1.2% (-7 mmdp), con respecto al año anterior. (Ver Gráfica 7.)

Así se repartió el recorte del gasto público, en relación con el año anterior…

  • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 58% (-157 mmdp)
  • Comunicaciones y Transportes o Ramo 9: 53% (-76 mmdp)
  • Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores o Ramo 30: 77% (-48 mmdp)
  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 3.9% (-20 mmdp)
  • Agricultura y Desarrollo Rural o Ramo 8: 16% (-12 mmdp)
  • Instituto Nacional Electoral o Ramo 22: 37% (-9 mmdp)
  • Turismo o Ramo 21: 73% (-7 mmdp)
  • Medio Ambiente y Recursos Naturales o Ramo 16: 14% (-6 mmdp)

Así se repartió el aumento en el gasto público en 2019, en relación con año anterior…

  • Educación Pública o Ramo 11: 41% (14 mmdp)
  • Energía o Ramo 18: 321% (11.9 mmdp)
  • Bienestar o Ramo 20: 39% (7.1 mmdp)
  • Instituto Mexicano de Seguridad Social o Ramo 50: 7% (7 mmdp)
  • Aportaciones a Seguridad Social o Ramo 19: 3.7% (6.6 mmdp)
  • Adeudos de Ejercicios Fiscales anteriores o Ramo 30: 52% (6.1 mmdp)[15]
  • Defensa Nacional o Ramo 7: 52% (5.5 mmdp)
  • El gasto en inversión física pública total cayó 7.4% real (-7 mmdp), respecto al mismo periodo del año anterior. La inversión física pública, distinta de Pemex, representa el 9% del gasto corriente del SP[16]; esta proporción fue un punto porcentual superior a lo observado en el mismo periodo del año anterior. (Ver Gráfica 10.)
    • La inversión física pública en Pemex disminuyó 21.5% (12 mmdp) con respecto al año previo.
    • De igual forma, el valor de la construcción pública[17]continuó con una trayectoria decreciente. El valor de la construcción pública (UDM[18]) al mes de enero[19] 2020 fue el más bajo desde que se tiene reporte. (Ver Gráfica 15.)
  • El gasto funcional en salud fue el menor gasto pagado (63.9 mmdp) para un periodo de enero-febrero desde hace 10 años. Este nivel de gasto pone en manifiesto el grado de prioridad que la Federación fijó ante las advertencias de una pandemia. De igual forma, al mes de febrero se tuvo un subejercicio acumulado de 17.4 mmdp en el IMSS, ISSSTE y la Secretaría de Salud.
Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas e Inegi.

¿Cómo se desempeñaron los gastos del gobierno mes a mes?

  • Durante febrero, se registró un menor gasto neto mensual respecto a lo calendarizado de 7% (33 mmdp). Se debió a una disminución en el gasto programable –por debajo de su calendario de gasto establecido para dicho mes– de 49 mmdp. Por el contrario, el gasto no programable tuvo un incremento de 16 mmdp en febrero, con respecto a su presupuesto aprobado para dicho mes. (Ver Gráfica 11.)
  • En el mes de febrero el gasto total en inversión física pública se incrementó 4.8% (1.9 mmdp) con respecto a lo registrado en febrero 2019. Este gasto, sin considerar la inversión en Pemex, registró un gasto pagado de 22.5 mmdp, lo que representa un incremento de 9.3% (1.9 mmdp) respecto al gasto pagado en 2019. No obstante, es un menor gasto respecto a lo pagado en enero de este año, lo que muestra una desaceleración en este gasto. (Ver Gráfica 13.)
  • Los recursos erogados por los ejecutores de gasto del sector salud se incrementaron en 18% (6.2 mmdp) el mes de febrero, con respecto al promedio de gasto observado de enero 2020. Se observó un repunte en el gasto de la Secretaría de Salud; sin embargo, dicho incremento no fue suficiente para compensar el subejercicio con respecto al gasto aprobado. (Ver Gráfica 10).

Análisis del balance, endeudamiento y costo financiero

  • Los balances público y primario[20]del SP presentaron una mejor posición en comparación con la calendarizada para enero-febrero. El Balance Público fue de 10 mmdp, cuando la meta establecida para dicho periodo era de -76 mmdp. De igual forma, el Balance Primario del SP mejoró en 400% respecto a su meta calendarizada, ya que fue de 96 mmdp, cuando se tenían calendarizado 19 mmdp. (Ver Gráfica 16.)
  • Dicha mejoría en el Balance Público se debió a los ingresos por Aprovechamientos (FSB), a la reducción al gasto público respecto a lo programado y al superávit en el IMSS, ISSSTE y CFE (27 mmdp) y en las entidades de control presupuestario indirecto (13 mmdp). (Ver Gráfica 17.)
  • El costo financiero se disminuyó en 1.8% real, respecto a lo pagado en el mismo periodo de 2019. A pesar de esta disminución, el costo financiero observado es el segundo más alto –tras el del año pasado–, desde 1991. (Ver Gráfica 19.) Es importante recalcar que no se observa aún en estas cifras el efecto de la variación del tipo de cambio. Se espera que tenga un efecto importante en este gasto en marzo y lo que resta del año.

Endeudamiento y saldo de la deuda

  • El endeudamiento público o los RFSP[21] a febrero de 2020 fue de 4 mmdp de pesos; la suma de éstos en lo que va del año fue de -37.6 mmdp. Las transferencias a Pemex implicaron un mayor gasto por parte del Gobierno federal, lo cual fue un factor que afectó dicha medida de endeudamiento.
  • El SHRFSP[22] al mes de febrero sumó 10 billones 970.6 mmdp de pesos. El Saldo Histórico de los RFSP se incrementó 138 mmdp de pesos en un mes (de enero a febrero). Lo anterior todavía no refleja la depreciación del tipo de cambio observada en marzo, lo que repercutirá en esta medida, ya que se estima que el 36% del total se encuentra en moneda extranjera.
    • Hacienda estimó que el SHRFSP será en 2020 de 11 billones 961 mmdp de pesos, bajo la premisa de un crecimiento económico de 2% del PIB, estipulado en CGPE  2020.

[1] Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público.

[2] Antes del Seguro Popular. Se hace referencia al Fideicomiso de Salud para el Bienestar, artículo décimo transitorio de la LGS, reforma de noviembre de 2019. Se supone que los 40 mmdp provienen del FPSS mencionado, aunque el informe de Finanzas públicas no se dio a conocer la información.

[3] Sin considerar los ingresos reportados por la inversión financiera a Petróleos Mexicanos por 97.1 mmdp e ingresos del FEIP por 125 mmdp.

[4] Miles de millones de pesos.

[5] Ley de Ingresos de la Federación

[6] En 2020 se observaron transferencias de Sener a Pemex por 14 mmdp y en 2019, en el mismo periodo, 2 mmdp.

[7] Fideicomiso de Salud para el Bienestar. Se estima que 40 mmdp provinieron de este fideicomiso.

[8] Impuesto sobre la Renta

[9] Impuesto Especial a la Producción y Servicios

[10] Los ingresos por ingresos no petroleros no tributarios.

[11] millones de pesos

[12] Sin considerar la transferencia de 14 mmdp de pesos realizada por el Gobierno federal a Pemex en 2020 y de 2 mmdp en 2019 para el periodo acumulado de enero a febrero.

[13] Miles de barriles diarios

[14] Criterios Generales de Política Económica

[15] Las cifras del gasto del Ramo de Adefas se consideró el reportado en marzo de 2019, en marzo de 2020 se modificó el gasto reportado el año previo en 4 mmdp al alza.

[16] Sector Público Presupuestario.

[17] Encuesta Nacional de Empresas Constructoras.

[18] Últimos doce meses

[19] A la fecha se tiene sólo el reporte al mes de enero, el 17 de abril se publica la información de la ENEC al mes de febrero.

[20] Ingresos menos gastos antes del pago de los intereses de la deuda pública (costo financiero).

[21] Requerimientos Financieros del Sector Público. La medida de los RFSP es la siguiente: en caso de ser positiva quiere decir que existe un ahorro en dicho periodo, esto quiere decir que no hubo necesidad de endeudamiento. En caso contrario, si la medida de los RFSP es negativa se refiere a que hubo endeudamiento en dicho periodo.

[22] Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público.

Los Números de Erario: septiembre 2019

Disciplina financiera, hasta las últimas consecuencias…

Al tercer trimestre de 2019, la disciplina que observan las finanzas públicas se mantiene férrea. Es decir, el subejercicio en varios rubros del gasto público fue parcialmente compensado por el sobrejercicio en el sector de los hidrocarburos, ocasionado particularmente por las transferencias a Pemex que no fueron presupuestadas. Tal disciplina es destacable si consideramos el escenario en el que se da, caracterizado por el debilitamiento de los ingresos públicos observado a lo largo del año y el aumento del costo financiero en relación con el año anterior, así como los gastos no presupuestados.

La debilidad se observa en los ingresos más relevantes del Gobierno; en la recaudación de IVA e ISR y en los ingresos petroleros. La recaudación del impuesto a las gasolinas está compensando sólo parcialmente esta debilidad. El nulo crecimiento económico y los ingresos de Pemex contribuyen en gran medida al resultado. Al mismo tiempo, se están transfiriendo más recursos a Pemex (97 mmdp: miles de millones de pesos) para solventar su posición, lo que presiona los recursos disponibles para el gasto público. Estos recursos son adicionales a lo ya transferido (55 mmdp) y disminuido de su carga fiscal.

Hacienda bajó aún más la expectativa de ingresos públicos para 2019. Espera tener un faltante de 184.8 mmdp, equivalente a 0.8% del PIB. Lo anterior implica que en 2019 tendrá que utilizar más recursos (149 mmdp en total) del Fondo de ahorro (FEIP) de lo que originalmente informó en agosto pasado.

Se sigue observando un menor gasto en salud e inversión, sectores esenciales para el bienestar de la población y el crecimiento económico. La inversión física del Sector Público, si no contamos la realizada en Pemex, cayó 22%. Los recortes a la inversión impactan en funciones de desarrollo y protección social, ciencia, tecnología e innovación.

Nuestra inquietud principal

Ante un entorno de bajo crecimiento económico y con menores ingresos por recaudación, se reduce la inversión física pública y se destinan más a Pemex, a costa de sectores prioritarios. Hacen falta instrumentos específicos para que la inversión pública se despolitice y se tengan diagnósticos claros para que se traduzcan en mayor valor para los mexicanos. El Presupuesto de 2020 que está por aprobarse debe mandar señales contundentes para cambiar esta situación, que bien puede agravarse.

Análisis dato a dato

¡Actualización!
Con la nueva información publicada por la Secretaría de Hacienda, Erario hizo un análisis más profundo en torno a la inversión pública: en qué se está gastando y quién hace un menor o mayor esfuerzo de austeridad.

LA INVERSIÓN FÍSICA VA CON UN FUERTE RETRASO

El gasto en inversión física pública va 17% (-83.8 mil millones de pesos) por debajo del presupuesto aprobado a septiembre de 2019. Los principales ejecutores que se están rezagando respecto al calendario del gasto aprobado son:

  • IMSS: 89% (-8 mmdp)
  • Turismo: 89% (-3 mmdp)
  • Medio Ambiente y Recursos Naturales: 70% (-6 mmdp)
  • Defensa Nacional: 30% (-6 mmdp)
  • Comunicaciones y Transportes: 28% (-11 mmdp)
  • Pemex: 22% (-45 mil millones de pesos)
  • CFE: 15% (-4 mmdp)

Cinco programas presupuestarios acumularon el 80% (-60 mmdp) de este subejercicio en inversión física presupuestaria. Entre éstos están proyectos de Pemex: provisiones para infraestructura aeroportuaria: programa de adquisiciones del IMSS; infraestructura de agua potable, alcantarillado y saneamiento, y proyectos de infraestructura social de asistencia y seguridad social. Con excepción de los proyectos de infraestructura de Pemex, estos programas también presentaron un menor gasto respecto al año anterior, como se aprecia en la siguiente tabla:

Fuente: Elaboración propia con información de la Base de datos trimestral de Transparencia Presupuestaria de la SHCP, gasto en inversión según el Manual de presupuestación de la SHCP. Cifras en millones de pesos de 2019, INPC promedio mensual anual.

Nos preocupa que este gasto disminuido con respecto a lo planeado y también al año anterior tenga implicaciones en el crecimiento económico y en las provisiones de servicios públicos de salud y agua, servicios básicos para la población.

Austeridad del Sector Público: ¿en qué?

Al tercer trimestre observamos un menor gasto respecto al calendario en la gran mayoría de rubros de gasto. Sin embargo, el más afectado respecto al calendario fue el cajón de servicios personales: 11% (-66 mil millones de pesos), seguido por el gasto en obra pública: 22% (-59 mil millones de pesos. En contraste, las transferencias a Pemex (inversiones financieras) superaron en 702% (111 mil millones de pesos) su presupuesto aprobado (Ver Gráfica 17).

Fuente: Elaboración propia con información de la Base de datos trimestral de Transparencia Presupuestaria de la SHCP. Cifras en millones de pesos de 2019, INPC promedio mensual anual.

A pesar de que observamos austeridad en la mayoría de rubros de gasto, encontramos que el esfuerzo fue dispar entre distintos ejecutores en su gasto de operación. Al tercer trimestre del año fueron cuatro los ejecutores que han gastado por arriba de su presupuesto aprobado a dicho mes. Fueron la CFE (40 mmdp), Bienestar (3 mmdp), Relaciones Exteriores (1 mmdp) y Medio Ambiente y Recursos Naturales (1 mmdp) (Gasto de los capítulos 1000,2000,3000,5000. Aproximación del gasto operativo total de dichos Ramos presupuestarios)

Por el contrario, el IMSS (-21 mmdp), ISSSTE (-11 mmdp), el Poder Judicial (-8 mmdp) y Pemex (-4 mmdp) fueron los que más subejercicio acumularon al tercer trimestre del año.

Las cifras que se han presentado al tercer trimestre son reflejo de un Presupuesto que tuvo la intención de poner un freno al gasto operativo, de nómina y a las prestaciones a servidores públicos. En los datos reportados vemos que algunas secretarías han hecho un esfuerzo notable; sin embargo, gran parte de los montos derivados de dicho esfuerzo se están transfiriendo a la operación de CFE y Pemex. (Ver Gráfica 18)

INGRESOS

  • Con respecto al año anterior, la suma de los ingresos presupuestarios del Sector Público (SP[1]) cayó 2.7%, sin considerar la utilización de una parte del FEIP (48 mmdp) y la transferencia a Pemex por 97 mmdp. Como lo habíamos previsto, la recaudación de ISR e IVA continúa cayendo (-0.6% y -2.6%, respectivamente), dado el bajo crecimiento económico que se ha observado a lo largo del año. (Ver Gráfica 1).
  • Los ingresos tributarios sí aumentaron (2.4%), a causa del crecimiento que tuvo la recaudación del impuesto a las gasolinas (64%). Sin embargo, fueron insuficientes para compensar el desplome de los ingresos petroleros (-18%), sin considerar la transferencia a Pemex de 97 mmdp por parte del Gobierno federal.
  • Los ingresos por IVA han acumulado una caída de 6% (-47 mmdp). También continúan rezagados los de ISR y los petroleros, con disminuciones de 2.5% (-33 mmdp) y 33%[2] (-256 mmdp), respectivamente. En contraste, los ingresos por IEPS en gasolinas van 13% por arriba del calendario (24.9 mmdp).
  • Los ingresos presupuestarios del Sector Público van 4% por debajo de lo aprobado (-157 mmdp[3]), sin considerar lo compensado con los recursos del FEIP[4] y las transferencias a Pemex. Si lo consideramos, la caída es de 0.3%.
  • Los ingresos no tributarios no petroleros del Gobierno Federal aumentaron 117% (109 mmdp) con respecto a lo aprobado para el mes de septiembre.
  • La SHCP ha modificado de manera semanal y diferenciada el impuesto federal a las gasolinas y diésel (IEPS federal). Este impuesto ha sido superior al observado en 2018 y con ello su recaudación (que sube un 64% real). El estímulo fiscal se ha aplicado de manera distinta entre gasolinas y diésel, así como para la zona fronteriza norte y a los sectores agrícolas y pesqueros. Esto ha generado un efecto en la recaudación federal y en los incentivos generados para consumidores y productores, que no pueden beneficiarse de la caída en precios de energéticos, ajustarse a incrementos o sustituir estos combustibles por otras fuentes de energía. (Ver Gráfica 14 y 15).

 GASTOS

  • Como consecuencia de todo lo anterior, el gasto público también es menor en comparación con el año anterior. El gasto del SP disminuyó 2%. Sin embargo, las transferencias financieras a Pemex se reportaron como un mayor gasto, cuando éstas fueron transferencias. En todo caso, incrementaron el gasto programable reportado. (Ver Gráfica 2).
  • El gasto programable del SP exhibe una caída de 2.1% con respecto al año anterior (-84 mmdp), y el no programable una de 1.7% (-20 mmdp). Por su parte, en el GF el gasto programable cayó 2% (-45 mmdp) y el gasto no programable, 1% (-10 mmdp).
  • Si guiamos nuestro análisis por el tipo de ejecutor de gasto, también observamos recortes generalizados. No obstante, los más afectados en términos relativos siguen siendo los poderes y organismos autónomos[5] (una caída de 17% o -14 mmdp). En las secretarías de Estado la disminución fue de 0.8% (-7 mmdp); en las obligaciones de pago el recorte fue menor: 1.5% (-34 mmdp).
  • La caída del gasto, respecto al año anterior, se explica por una reducción de 64% en el gasto de la Secretaría de Comunicación y Transportes (-76 mmdp), 50% en Ramo 23 (-74 mmdp), 80% en el gasto de las ADEFAS[6] (-52 mmdp), 9% en la Secretaría de Educación (-22 mmdp), 5% en Pemex (-19 mmdp) y 25% en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (-16 mmdp).
  • La inversión física pública del SP, sin Pemex, cayó 22% (-73 mmdp), mientras que la inversión física se redujo 14% (-70 mmdp). (ver Gráfica 3)
  • El valor de la construcción pública continúa en niveles bajos, de acuerdo con la Encuesta de Empresas Constructoras. En lo que va del año no se ha observado una recuperación del valor de la construcción pública. Esta situación se presentó de manera similar en el primer año de la administración anterior; sin embargo, en esta ocasión se encuentra en niveles mínimos, no vistos desde la crisis de 2009. (Ver Gráfica 11 y Gráfica 12).
  • Los ejecutores que más gastaron con respecto al año anterior son Energía (2,322% o 122 mmdp), las Aportaciones a Seguridad social (7% ó 37 mmdp), IMSS (7% o 34 mmdp), Bienestar (42% o 34 mmdp), los intereses de la deuda (9% o 25 mmdp), Participaciones federales (2% o 14 mmdp) y Aportaciones (2% ó 12 mmdp).
  • Con respecto a lo aprobado para 2019, el gasto del SP se encuentra 3.6% o 154.6 mmdp por debajo, de enero a septiembre. El subtotal del subejercicio sumó 319 mmdp, el cual fue compensado con un mayor gasto al aprobado por 153 mmdp, principalmente por las transferencias a Pemex (106 mmdp), gasto de la CFE y subsidios de la Secretaría del Bienestar.
  • Los ejecutores que impulsaron el subejercicio en lo que va del año (enero-septiembre) fueron: Pemex (13% o -57 mmdp), intereses de la deuda pública (9% o -30 mmdp), IMSS (4% o -21 mmdp), Educación Pública (9% o -24 mmdp), Ramo 23 (22% o -20 mmdp), Participaciones (3% o -24mmdp). (Ver Gráfica 5)
  • Los ejecutores del gasto que presentaron un gasto por arriba de lo calendarizado en lo que va del año (enero-septiembre) son: Energía (625% o 109mmdp), CFE (9.6% o 32.8mmdp), Bienestar (6% o 6.8mmdp), Economía (46% o 2.7mmdp), Función Pública (20% o 186mdp) y la CNH (105% o 153mdp). (Ver Gráfica 4)
  • El gasto en salud enlaza ocho meses seguidos de subejercicios. A septiembre, el subejercicio de la Secretaría de Salud, el IMSS e ISSSTE alcanza los 47 mmdp (-5%), en comparación con lo aprobado para el mes de septiembre.

BALANCE

    • El SP tuvo un balance negativo. Su déficit fue de 160 mmdp. El superávit del IMSS (88 mmdp) y el de las entidades bajo control presupuestario indirecto (50 mmdp) mitigaron el efecto del balance negativo. Entretanto, el déficit del Gobierno federal (GF) fue de 280 mmdp, un deterioro respecto al mes anterior. Pemex y CFE siguen presionando al GF, al tener un balance negativo (-34 mmdp) a causa de los bajos ingresos de Pemex y el mayor gasto de la CFE. (Ver Gráfica 6)
    • Sin embargo, el balance primario[7] del SP y del GF fueron positivos, lo que se explica por subejercicio en el gasto en un contexto adverso para las finanzas del gobierno. La situación, sin embargo, es desafiante: hay menores ingresos públicos y un mayor costo financiero, que sigue en incremento (aumentó 6% en relación con el año anterior). (Ver Gráfica 9)
    • El Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) aumentó 1.3% en comparación con septiembre del año previo. Hacienda estima que para el cierre de 2019 el monto del SHRFSP sea de 11 billones 245 mmdp, cifra superior en 552 mmdp a lo reportado en septiembre. (Ver Gráfica 10)

De los principales programas presupuestarios, observamos lo siguiente;

    • Un mayor gasto de 27 mmdp en el Programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores.
    • Un mayor gasto de 3 mmdp en Apoyos a centros y organizaciones de educación[8].
    • Un mayor gasto de 1 mmdp en el Programa Pensión para Personas con discapacidad permanente.
    • Un mayor gasto de 1 mmdp en Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez.
    • Un mayor gasto de 1 mmdp en subsidios para organismos descentralizados estatales[9].
    • Un subejercicio de 14 mmdp en Jóvenes Construyendo el Futuro-Secretaría de Trabajo y Previsión Social
    • Un subejercicio de 7 mmdp en Prospera-Programa de Inclusión social en Bienestar.
    • Un subejercicio de 665mdp en “Investigar y perseguir los delitos del orden federal” de la PGR.
      • Un subejercicio de 2 mmdp en Seguro Popular–en Salud.
    • Un subejercicio de 15 mmdp en Prospera–Programa de Inclusión social en Educación.
    • Un subejercicio de 2 mmdp en Servicios de Educación Superior y Posgrado en Educación.
    • Un subejercicio de 2 mmdp en Construcción y Modernización de carreteras en Comunicaciones y Transportes
    • Un subejercicio de 4 mmdp en Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores en Bienestar.
    • Un subejercicio de 1 mmdp en Producción para el Bienestar en SADER.
      • Un subejercicio de 2.9 mmdp en Crédito Ganadero a la Palabra en SADER.
    • Un subejercicio de 1.2 mmdp en Programa de Acciones Complementarias para Mejorar las Sanidades en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Y sobre el gasto federalizado, observamos:

    • El gasto federalizado cae 3.9% respecto al año previo (-28 mmpd). Eso fue ocasionado por la disminución en los convenios de descentralización y reasignación (-18.8mmdp) y en las transferencias del Ramo 23 (-69 mmdp).
      • El gasto federalizado disminuyó 2.1% (-30 mmdp) con respecto a los planes de gasto del PEF 2019. Esto fue resultado de una menor recaudación de ISR (-1.7%), IVA (-0.4%) e ingresos petroleros (-15.3%). Provocó una disminución de 3.3% (-88,654 mpd) en la recaudación federal participable.
    • Las aportaciones y participaciones federales van 3.1% por debajo (-39 mmdp) con respecto al presupuesto aprobado. También caen las transferencias al Seguro popular (-2.8% ó -1.6 mmdp). Pero los convenios con entidades federativas aumentan 9.4% (8.3 mmdp).

[1] El Sector Público considera el gasto de las Secretarías de Estado, Ramos Generales (Transferencias a Estados por parte del Gobierno federal, Pago de intereses de la deuda, Ramo23 entre otros), Pemex, CFE, IMSS, ISSSTE y Entidades de Control presupuestario indirecto.
[2] Sin considerar la aportación a Pemex por 97.141 mmdp.
[3] Miles de millones de pesos.
[4] Se consideró que a la fecha se han compensado ingresos por 73.8mmdp que son los ingresos excedentes por ingresos por Aprovechamientos al mes de agosto, ya que no se reportó a la cantidad específica de retiro del FEIP.
[5] Los Ramos autónomos son los que cuentan con autonomía presupuestaria, por ejemplo, el Poder Legislativo, el Poder Judicial y el INE, entre otros. Los Ramos administrativos, son en su mayoría secretarías de Estado. Y los Ramos generales son aquellos cuyo papel no está definido en una sola regulación, sino en distintas leyes. No dependen de un organismo concreto y son erogaciones que la SHCP asigna para cumplir obligaciones de pago en nombre del GF.
[6] Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores
[7] El balance primario muestra la postura fiscal (ingresos menos gasto) sin incluir el costo financiero de la deuda pública y los pasivos garantizados por el Gobierno Federal.
[8] Programa de transferencia y apoyos a instituciones de educación media superior y superior. Programa bastante cuestionado por su mal diseño. https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/37843/Informe_Final.pdf.
[9] Programa de transferencia y apoyos a universidades estatales.

Números de Erario: enero de 2020

Ya empieza a ‘rendir’ la liquidación de ahorros del Seguro Popular

La SHCP reportó que se obtuvieron 540 mmdp de ingresos totales durante enero 2020, los cuales, contablemente hablando, fueron 7.5% (37 mmdp) mayores a los aprobados en la Ley de Ingresos y 17% (80 mmdp) mayores a los observados en enero de 2019.

Sin embargo, recomendamos cautela: es importante interpretar la contabilidad detrás de estos resultados. Si descontamos el efecto que tienen los ingresos no recurrentes –que la SHCP utiliza para compensar la disminución de sus ingresos recurrentes–, en realidad los ingresos totales del Sector Público sólo alcanzaron los 492 mmdp en enero, es decir, 1.9%[1] (-9 mmdp[2]) por debajo de lo aprobado en la LIF[3] 2020 y, sí, 10% por arriba de los observados el año anterior.

Lo anterior se obtiene de eliminar el efecto que ocasionan las transferencias de Sener a Pemex por 7 mmdp –que se registran como ingresos petroleros del Sector Público– y los ingresos excedentes por Aprovechamientos por 40 mmdp, que pueden provenir de la liquidación de ahorros del Fideicomiso del Seguro Popular –ahora Fideicomiso de Salud para el Bienestar (FSB)–, una medida prevista en la reforma a la Ley General de Salud para la creación del INSABI.[4]

Por otro lado, los ingresos que recobraron vigor son las recaudaciones por IVA e IEPS distinto de gasolinas, posiblemente como resultado de las nuevas medidas fiscales aprobadas en la discusión del Presupuesto, en el segundo semestre de 2019. Ojalá se mantenga este vigor durante el año, puesto que el brote de Covid-19 (coronavirus), recién declarado pandemia, representa un riesgo real para la actividad económica.

El IEPS de gasolinas se mantuvo estable; cumplió con la meta establecida en el calendario para enero, pero fue menor al observado en enero de 2019, a pesar de que aumentó el impuesto por litro de gasolina Magna y diésel durante este mes.

Los ingresos petroleros no cumplieron con su meta establecida para enero de 2020, pero sí superaron a los observados en enero de 2019. Les afectó la baja producción petrolera: fue 11% menor en relación con la establecida en los supuestos económicos aprobados para el Presupuesto y Ley de Ingresos de 2020.

Por su parte, en el gasto se observa un subejercicio neto, que afectó en mayor medida al gasto que se había presupuestado para saldar los adeudos de ejercicios fiscales anteriores (con una disminución de 65% o -14 mmdp) y financiar al Instituto Mexicano del Seguro Social (disminución de 9% o -5 mmdp) durante enero 2020. A pesar del subejercicio neto, hay instituciones que gastaron por encima del monto aprobado para enero. Los sobrejercicios se observan en la Secretaría de Energía (4,922% o 8.7 mmdp) y Pemex (15% o 8.6 mmdp).

En relación con el año anterior, la Secretaría de Educación Pública presentó un recorte de 23% (-4 mmdp) y la Secretaría de Salud otro de 58% (-3 mmdp). Los aumentos en relación con el año anterior se observan en la Secretaría del Bienestar (39% o 6.5 mmdp) y en la Secretaría de Energía (146% o 5.2 mmdp).

Una buena noticia es que la inversión física aumentó en relación con enero del año anterior, aunque sigue representando un proporción históricamente baja del gasto corriente.

Análisis del ingreso

¿El gobierno cumplió con su meta de ingreso?

  • Técnicamente, sí. La SHCP reportó que se obtuvieron 540 mmdp de ingresos totales durante enero 2020;: los ingresos fueron 7.5% (37 mmdp) mayores a los aprobados en la Ley de Ingresos.
  • Sin embargo, al desagregarlos por tipo descubrimos que dos ingresos principales, los petroleros (-27 mmdp) y la recaudación de ISR (-3 mmdp), no alcanzaron su meta. Sumaron un monto faltante de más de 30 mmdp.
  • El gobierno compensó esa caída con una mayor recaudación de IVA por 10 mmdp, IEPS distinto de gasolinas y diésel por 15 mmdp, y Aprovechamientos por 39 mmdp.
  • Los ingresos excedentes por Aprovechamientos pueden provenir de liquidar ahorros del Fideicomiso del Seguro Popular, ahora Fideicomiso de Salud para el Bienestar (FSB), una medida que fue prevista en la reforma a la Ley General de Salud para la creación del INSABI[5] (antes del Seguro Popular). De ser así[6], en enero se siguieron usando recursos del ahorro, los cuales permiten compensar los menores ingresos presupuestarios observados en el mes. (Ver gráficas 1.1 y 1.4).
  • Sin considerar la compensación de ingresos descritos anteriormente y las transferencias a Pemex por 7 mmdp –registradas como ingresos petroleros–, en realidad los ingresos totales del Sector Público alcanzaron los 492 mmdp, por lo que se colocaron 1.9%[7] (-9 mmdp[8]) por debajo de lo aprobado en la LIF[9] 2020.
  • Los ingresos petroleros son los que acumularon el mayor rezago: 32% (-27 mmdp) en relación con su meta para el periodo enero de 2020 (Ver Gráfica 1.2). Los ingresos tributarios superaron en 6% a lo estimado en el calendario (22 mmdp). El IEPS distinto de gasolinas fue el principal componente que impulsó lo anterior, superando en 90% (15 mmdp) a lo estimado. (Ver gráficas 1.1 y 1.2).

¿Cómo se desempeñaron los ingresos del gobierno en relación con el pasado inmediato?

  • Los ingresos totales del Sector Público se incrementaron 17% (80 mmdp) en enero 2020, en relación con enero 2019. Pero los ingresos totales no compensados se incrementaron sólo 10% (45 mmdp) en relación con enero de 2019; esto se obtiene de restar los ingresos registrados provenientes del Fideicomiso de Salud para el Bienestar (40 mmdp) y las transferencias a Pemex (7 mmdp). (Ver Gráfica 2)
    • Los ingresos petroleros se incrementaron en 20% (9.5 mmdp) respecto a lo registrado en enero del año anterior. Sin embargo, los ingresos peroleros no compensados, si no se consideran las transferencias del Gobierno federal a Pemex, sólo crecieron 4% (2 mmdp) en relación con el año anterior. En enero de 2019 se observaron transferencias por 2 mmdp a Pemex; en este primer mes de 2020 se estima que 7 mmdp[10] de ingresos petroleros de Pemex corresponden a transferencias del Gobierno federal a la empresa, que se reportaron como ingresos petroleros del Sector Público.
    • Los ingresos tributarios presentaron un incremento de 11% (35 mmdp).
      • Los ingresos tributarios por IVA e IEPS distinto de gasolinas y diésel tuvieron un incremento de 21% y 103% (19 mmdp y 16 mmdp, respectivamente).
      • La recaudación por ISR prácticamente se estancó: tuvo un crecimiento de 0.8% (1 mmdp).
      • Por su lado la recaudación de IEPS en gasolinas y diésel disminuyó 4% (-1 mmdp) en relación con el mismo periodo del año anterior; esto, a pesar de que se incrementó el monto impuesto por litro.
      • Los ingresos no tributarios y no petroleros tuvieron un incremento de 166% (35 mmdp).

Consideraciones adicionales

  • Los montos de los impuestos a las gasolinas y diésel por litro se incrementaron durante enero y febrero de 2020. (Ver Gráfica 3).
  • En enero, la producción nacional promedio de petróleo se incrementó con respecto al año anterior (6%). No obstante, la producción promedio nacional de crudo fue 11% menor a la establecida en el Presupuesto (fue de 1,724 mbd[11], es decir, 227 mbd por abajo de la meta especificada en CGPE[12]2020, que era de 1,951 mbd) (Ver Gráfica 5).
  • La brecha existente entre la meta de producción y lo observado obliga al Gobierno a superar la meta de producción establecida en el Presupuesto, para evitar que este faltante dificulte financiar los programas y proyectos del PEF 2019.
  • En enero y febrero el precio de la mezcla mexicana de exportación se ubicó, en promedio, un dólar con 80 centavos por encima del precio estimado para el Presupuesto 2020. (Ver Gráfica 5.1)
  • Sin embargo, en estos primeros días de marzo se tuvieron noticias de una caída importante del precio internacional del crudo, situación que tendrá repercusiones en los ingresos del Sector Público, especialmente de Pemex. Además, aumenta la posibilidad de que la calificación soberana y de Pemex sean degradadas. (Ver Gráfica 5.1).

Análisis del gasto

¿El gobierno alcanzó su meta de gasto?

  • No. El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio en enero de 6% (-34 mmdp), en relación con lo aprobado para este mes. El subejercicio fue impulsado principalmente por una disminución en el pago de adeudos de ejercicios fiscales anteriores (-14 mmdp). (Ver Gráfica 6).
  • El gasto programable del Sector Público tuvo un subejercicio acumulado en enero de 6.8% (-25 mmdp), si no consideramos la inversión financiera en Pemex (7 mmdp). El ISSSTE fue el ejecutor de gasto que generó el mayor subejercicio en el gasto programable, equivalente a -6 mmdp.
  • De igual forma, el gasto no programable del Sector Público tuvo un subejercicio de 9.5% (-15 mmdp), con respecto al calendario del gasto. Esto último se debió, en gran parte, a un menor gasto observado en relación con el calendarizado. (Ver gráficas 6 y 7)
    • Al desagregar por tipo de ejecutor de gasto, los organismos autónomos son los que tuvieron un mayor subejercicio respecto a su gasto aprobado: 40% (-5 mmdp), seguidos por los Ramos Generales: 8% (-30 mmdp).
    • En cambio, las secretarías han ejercido más recursos respecto a su calendario aprobado: 4% (3 mmdp). Cabe recalcar que esto fue causado, principalmente, por un mayor gasto registrado por la Secretaría de Energía (8 mmdp), dada una posible transferencia a Pemex,[13] y un mayor gasto en la Secretaría del Bienestar (4 mmdp).

Así se repartió el subejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado:

  • Adeudos de ejercicios fiscales anteriores o Ramo 30: 65% (-14 mmdp)
    • Instituto Mexicano del Seguro Social o Ramo 50: 9% (-5 mmdp)
    • Comisión Federal de Electricidad o Ramo 53: 10% (-4 mmdp)
    • Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios o Ramo 33: 5% (-4 mmdp)
    • Deuda pública o Ramo 24: 15% (-3 mmdp)
    • Salud o Ramo 12: 58% (-3 mmdp)
    • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 12% (-2 mmdp)
    • Defensa Nacional o Ramo 7: 21% (-2 mmdp)
    • Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos o Ramo 25: 41% (-2 mmdp)
    • Poder Judicial o Ramo 3: 36% (-2 mmdp)
    • Participaciones a Entidades Federativas y Municipios o Ramo 28: 2% (-1.7 mmdp)

 (Ver Gráfica 8)

Así se repartió el sobrejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado:

  • Energía o Ramo 18: 4,922% (8.7 mmdp)
    • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 15% (8.6 mmdp)
    • Bienestar o Ramo 20: 25% (4.7 mmdp)

 (Ver Gráfica 9)

¿Cómo se desempeñaron los gastos del gobierno en relación con el pasado?

  • El gasto neto del Sector Público mostró una reducción en su gasto de 3.9% (20 mmdp), en relación con el mismo periodo del año anterior. Sin considerar la inversión financiera en Pemex de este y el año pasado, el gasto se redujo en 4.8% (-25 mmdp). (Ver Gráfica 6).
  • El gasto programable del Sector Público también mostró una caída en enero de 5.8% (-21 mmdp), si no se considera la inversión financiera en Pemex. De igual forma, el gasto no programable del Sector Público cayó 1.5% (-2.2 mmdp), respecto al año anterior.
    • Al desagregar por tipo de ejecutor de gasto, los organismos autónomos experimentaron un incremento en su gasto: 7.2% (512 mdp), seguidos por los ejecutores de gasto administrativos, que gastaron 19% (11 mmdp) más que el año anterior. En cambio, los ejecutores de gasto ‘Generales’ gastaron menos en 0.1% (-285 mdp). (Ver Gráfica 11).

 Así se repartió el recorte del gasto público, en relación con el año anterior:

  • Comisión Federal de Electricidad o Ramo 53: 46% (-31 mmdp)
    • Erogaciones para los Programas de Apoyo a Ahorradores y Deudores de la Banca o Ramo 34: 27% (-7.8 mmdp)
    • Educación Pública o Ramo 11: 23% (-4 mmdp)
    • Salud o Ramo 12: 58% (-3 mmdp)
    • Deuda Pública o Ramo 24: 12% (-2.8 mmdp)

Así se repartió el aumento en el gasto público, en relación con año anterior:

  • Bienestar o Ramo 20: 39% (6.5 mmdp)
    • Energía o Ramo 18: 146% (5.2 mmdp)
    • Aportaciones a Seguridad Social o Ramo 19: 4% (4.8 mmdp)
    • Defensa Nacional o Ramo 7: 96% (4.7 mmdp)
    • Instituto Mexicano de Seguridad Social o Ramo 50: 10% (4.4 mmdp)
    • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 23% (3.6 mmdp)
  • El gasto en inversión física pública total tuvo una disminución de 15.2% (-9 mmdp). El gasto en inversión física pública, distinta de Pemex, creció 11% real (2.7 mmdp) respecto al mismo periodo del año anterior. La inversión física pública, distinta de Pemex, representa el 9% del gasto corriente del SP[14]. (Ver Gráfica 14).
    • En contraste, la inversión física pública en Pemex disminuyó 15% (-10 mmdp) respecto al año previo.
    • De igual forma, el valor de la construcción pública[15]continuó con una trayectoria decreciente. Dicho valor (UDM[16]) al mes de diciembre 2019 fue el más bajo desde 2007, menor incluso al observado en la crisis de 2009. (Ver Gráfica 15)
  • Los recursos erogados por los ejecutores de gasto del sector salud se incrementaron en 3% (3 mmdp) en enero 2020, respecto al gasto observado en enero 2019. No se observó el gasto de las transferencias del Fideicomiso de Salud para el Bienestar (antes del Seguro Popular). (Ver Gráfica 12).

Análisis del balance, endeudamiento y costo financiero

  • Los balances público y primario[17] del SP presentaron una mejor posición en comparación con la calendarizada para enero. El Balance Público mejoró el doble, ya que de tener calendarizado un déficit y se volvió un superávit: éste fue de 40 mmdp, cuando la meta establecida para dicho periodo era de -35 mmdp. De igual forma, el Balance Primario del SP mejoró en 276% respecto a su meta calendarizada, ya que fue de 100 mmdp cuando se tenía calendarizado 26 mmdp. (Ver Gráfica 17).
  • Los ingresos por Aprovechamientos (FSB[18]) la reducción al gasto público y un superávit en el ISSSTE son los responsables de dicha mejoría en el Balance Público. (Ver Gráfica 16)
  • El Balance Público sin compensar fue de -6.5 mmdp.
  • El costo financiero disminuyó un 8% real, respecto a lo pagado en 2019; sin embargo, fue mayor al aprobado en 698 mdp. (Ver Gráfica 17)

Endeudamiento y saldo de la deuda

  • El endeudamiento público o los RFSP[19] en enero fue de 9.1 mmdp; esto indica que no hubo endeudamiento en este mes para el SP. (Ver Gráfica 18).
  • El SHRFSP[20] a enero sumó 10 billones 832 mmdp de pesos. (Ver Gráfica 19)
    • La SHCP[21] estimó cerrar 2020 con un SHRFSP en 11 billones 961 mmdp, lo que significa que estima un endeudamiento de 1 billón 129 mmdp en lo que resta del año.

[1] Sin considerar los ingresos reportados por la inversión financiera a Petróleos Mexicanos por 7.3 mmdp e ingresos del FSB por 40 mmdp.

[2] Miles de millones de pesos.

[3] Ley de Ingresos de la Federación

[4] Fideicomiso de Salud para el Bienestar, antes de Seguro Popular, artículo décimo transitorio de la LGS reforma de noviembre de 2019, se supone que los 40 mmdp provienen del FPSS mencionado. En el informe de Finanzas públicas no se dio a conocer la información por lo que se supone que dicha cantidad hace referencia a recursos de ese Fideicomiso.

[5] Fideicomiso de Salud para el Bienestar, antes de Seguro Popular, artículo décimo transitorio de la LGS reforma de noviembre de 2019, se supone que los 40 mmdp provienen del FPSS mencionado. En el informe de Finanzas públicas no se dio a conocer la información por lo que se supone que dicha cantidad hace referencia a recursos de ese Fideicomiso.

[6] En el informe de la SHCP, no se hay información para identificar la fuente específica de origen de los Aprovechamientos obtenidos en durante enero.

[7] Sin considerar los ingresos reportados por la inversión financiera a Petróleos Mexicanos por 7.3 mmdp e ingresos del FSB por 40 mmdp.

[8] Miles de millones de pesos.

[9] Ley de Ingresos de la Federación

[10] Ingresos reportados por Otros por Petróleos Mexicanos por una cantidad de 7.3 mmdp en enero de 2020, en la situación financiera de la empresa paraestatal. Dicho mecanismo de transferencia de recursos se observó en años anteriores, en los cuales se reporta como ingreso “otros” las transferencias del Gobierno federal, por medio de la Secretaría de Energía a Pemex y CFE. En 2019 se realizaron transferencias a Pemex por medio del concepto inversión financiera por un monto de 122 mmdp, recursos que fueron registrados en este concepto de ingreso. Comprobar la cantidad exacta de transferencia de Sener a Pemex se podrá hasta la publicación del informe trimestral y las bases de datos. Hasta el momento no se cuenta con mayor información respecto al monto preciso de estas transferencias.

[11] Miles de barriles diarios

[12] Criterios Generales de Política Económica

[13] Ingresos reportados por Otros por Petróleos Mexicanos por una cantidad de 7.3 mmdp en enero de 2020, en la situación financiera de la empresa paraestatal. Dicho mecanismo de transferencia de recursos se observó en años anteriores, en los cuales se reporta como ingreso “otros” las transferencias del Gobierno federal, por medio de la Secretaría de Energía a Pemex y CFE. En 2019 se realizaron transferencias a Pemex por medio del concepto inversión financiera por un monto de 122 mmdp, recursos que fueron registrados en este concepto de ingreso. Comprobar la cantidad exacta de transferencia de Sener a Pemex se podrá hasta la publicación del informe trimestral y las bases de datos. Hasta el momento no se cuenta con mayor información respecto al monto preciso de estas transferencias.

[14] Sector Público Presupuestario.

[15] Encuesta Nacional de Empresas Constructoras.

[16] Últimos doce meses

[17] Ingresos menos gastos antes del pago de los intereses de la deuda pública (costo financiero).

[18] Fideicomiso de Salud para el Bienestar, antes de Seguro Popular, artículo décimo transitorio de la LGS reforma de noviembre de 2019, se supone que los 40 mmdp provienen del FPSS mencionado.

[19] Requerimientos financieros del Sector Público. La medida de los RFSP es la siguiente: en caso de ser positiva quiere decir que existe un ahorro en dicho periodo, esto quiere decir que no hubo necesidad de endeudamiento. En caso contrario, si la medida de los RFSP es negativa se refiere a que hubo endeudamiento en dicho periodo.

[20] Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público.

[21] Secretaría de Hacienda y Crédito Público

El año en el que el país desahorró: anual 2019

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público reportó en el informe de cierre de 2019 un flamante balance primario positivo; de hecho, 12% mayor al comprometido. Esto luce muy bien en la superficie, pues es un indicativo de disciplina fiscal, pero ¿qué ocurre en el fondo? ¿Es sostenible esa disciplina?

El año que acaba de cerrar se caracterizó por una fuerte debilidad en los principales ingresos públicos, en especial de los ingresos petroleros y la recaudación de IVA e ISR. Sólo con la caída de esos tres tipos de ingresos el gobierno NO recibió cerca de 300 mmdp, monto con el que planeaba financiar los programas del presupuesto. Para compensar el faltante, utilizó dinero del ahorro (Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, FEIP) acumulado en años anteriores, que ingresó al presupuesto como aprovechamientos. El ahorro, por naturaleza, es limitado –pues no es un ingreso recurrente–, y ya se gastó cerca de la mitad en un solo año. ¿Cómo luciría entonces la relumbrante disciplina presupuestaria sin esos recursos de compensación? Aquí Erario responde, y aporta todos los indicadores importantes.

Análisis del ingreso

¿El gobierno cumplió con su meta de ingreso?

  • Técnicamente hablando, sí lo hizo. La SHCP reportó que se obtuvieron 5 billones 384 mmdp de ingresos totales durante 2019, los ingresos fueron 1.6% (85 mmdp) mayores a los aprobados en la Ley de Ingresos.
  • Pero al desagregarlos por tipo, destaca que los tres prinicpales ingresos: petroleros y la recaudación de ISR e IVA  no alcanzaron su meta. Sumaron un monto faltante de casi 300 mmdp.
  • El gobierno compensó con 222 mmdp el monto de ingresos faltantes que exhibió en sus principales ingresos: petroleros, IVA e ISR. Lo hizo de dos maneras: 1) Usando 125 mmdp de pesos del ahorro del fondo FEIP, y 2) Transfiriendo a Pemex 97[1] mmdp, los cuales se registraron como ingreso petrolero, pero en realidad no provienen de la venta de petróleo. (Ver gráficas 1.1 y 1.4).
  • Sin considerar la compensación de ingresos descrita anteriormente, en realidad los ingresos totales del Sector Público se colocaron 2.6%[2] (-136 mmdp[3]) por debajo  de lo aprobado en la LIF[4]2019. Al desagregar por tipo de ingreso observamos resultados mixtos. Los ingresos petroleros y tributarios se rezagaron en relación con su meta. Los ingresos por el cobro de impuestos a gasolinas y diésel, así como los ingresos por aprovechamientos (provenientes de uso de los ahorros del FEIP[5]) fueron por encima de su meta. (Ver Gráfica 1.1).
  • Los ingresos petroleros son los que acumularon el mayor rezago: 18% (-187 mmdp) en relación con su meta para el periodo enero-diciembre de 2019 (Ver Gráfica 1.2), a pesar de que en diciembre los ingresos petroleros recuperaron terreno, pues exhibieron un repunte en relación con los obtenidos en el mes anterior (46 mmdp adicionales). (Ver Gráfica 1.2).
  • Los ingresos tributarios exhibieron un menor rezago que los petroleros; se ubicaron 3.3% (-109 mmdp) por debajo. Además, su rezago acumulado de enero a diciembre disminuyó en relación con lo observado de enero a noviembre (-12 mmdp vs. -17 mmdp). (Ver gráficas 1.1 y 1.2).
    • Los ingresos por ISR[6] e IVA[7] de enero a diciembre cargaron un rezago importante respecto a lo aprobado para ese periodo (-66 y -62 mmdp respectivamente). Cabe destacar que desde junio de 2019 observamos que el ingreso por IVA fue menor al aprobado. En el caso del ISR, desde julio. –ver gráfica 1.2
    • El ingreso por IEPS[8] de gasolinas y diésel se mantuvo por encima de su meta en el acumulado del año (39 mmdp). En diciembre se obtuvieron ingresos por 26 mmdp, 4 mmdp por arriba de su meta.
    • Los ingresos por aprovechamientos[9] (ya sin considerar 125 mmdp del FEIP) tuvieron un incremento de 28% (85 mmdp), respecto a lo aprobado para el periodo de enero a diciembre.

¿Cómo se desempeñaron los ingresos del gobierno en relación con el pasado inmediato?

  • Los ingresos totales del sector público cayeron 2.6% (-136 mmdp) de enero a diciembre del año pasado, en relación con mismo periodo de 2018, sin considerar los ingresos registrados provenientes del FEIP y de transferencias realizadas a Pemex. (Ver Gráfica 2).
    • Los ingresos petroleros son los que más han caído en relación con año anterior. Se observó una caída de 15% (-253 mmdp[10]) de enero a diciembre de 2019, en relación con mismo periodo del año anterior.  
    • Los ingresos tributarios presentaron un leve incremento de 0.9% (29 mmdp).
      • Las principales fuentes de ingresos tributarios IVA e ISR tuvieron disminuciones de 2.2% y 2.3% (-38 mmdp y -22 mmdp, respectivamente).
      • La recaudación por IEPS en gasolinas y diésel compensaron estas caídas, ya que este tributo mostró un incremento de 53% (103 mmdp), en relación con el mismo periodo del año anterior.
      • Los ingresos no tributarios y no petroleros tuvieron una disminución de 11% (-30 mmdp), si no se considera el ingreso por el FEIP de 125 mmdp.

Consideraciones adicionales

  • Los impuestos a las gasolinas y diésel observados en promedio durante diciembre de 2019 se incrementaron en relación con los observados en noviembre de ese año. (Ver Ggráfica 3).
  • La producción promedio nacional de crudo (1,676 mbd[11]: miles de barriles diarios) fue 171 mbd inferior a la meta especificada en CGPE[12]2019, que era de 1,847 mbd. (Ver Gráfica 5).
  • La producción nacional promedio de petróleo, de enero a diciembre, también cayó con respecto al año anterior (7.9%); se asemejó a los niveles observados en diciembre de 1979 (1,676 mbd, promedio de 12 meses).
  • La producción nacional promedio de 2019 presentó una disminución de 38% (-1,012 mbd) con respecto al promedio observado en el sexenio 2007-2012 y 49% (-1,595 mbd) respecto al sexenio de 2001-2006.
  • No obstante, el Gobierno espera que su producción se eleve en 2020 a 1,951 mbd. Planifica un incremento de 16% (272 mbd) con respecto a lo observado en 2019, que se ve muy difícil de lograr, ya que acumulamos 15 años de caídas en la producción de petróleo, con un promedio de disminución anual de 4.5% de 2005 a 2019.
  • De enero a diciembre el precio del petróleo se ubicó, en promedio, un dólar por encima del precio estimado para el Presupuesto 2019. En diciembre el precio de la mezcla mexicana colaboró al incremento de ingresos petroleros para dicho mes. (Ver Gráfica 5.1).

Análisis del gasto

¿El gobierno alcanzó su meta de gasto?

  • No. El gasto neto del sector público mantuvo un subejercicio acumulado, de enero a diciembre, de 2.5% (-103 mmdp) en relación con lo aprobado para ese periodo. Sin embargo, si se considera la transferencia a Pemex por 97.1mmdp, el subejercicio del gasto público se redujo a 0.9% (-52 mmdp). El subejercicio fue impulsado principalmente por un menor pago de la deuda pública. (Ver Gráfica 6).
  • El gasto programable del Sector Público tuvo un subejercicio acumulado al mes de diciembre de 0.4% (-18 mmdp), si no consideramos la inversión financiera en Pemex. De igual forma, el gasto no programable del Sector Público mantuvo un subejercicio de 7.7% (-130 mmdp), con respecto al calendario del gasto. Esto último se debió, en gran parte, a un menor gasto observado –en relación con el calendarizado– de 75 mmdp, por parte en el Ramo 24 (“Deuda Pública”) y el Ramo 30 (“Adeudos de ejercicios fiscales anteriores”).
    • Al desagregar por tipo de ejecutor de gasto, los organismos autónomos son los que tuvieron un mayor subejercicio respecto a su gasto aprobado: 5% (-5 mmdp), seguidos por los Ramos Generales: 4% (-114 mmdp).
    • En cambio, las secretarías han ejercido más recursos respecto al año previo: 13% (150 mmdp). Cabe recalcar que esto fue causado, principalmente, por un mayor gasto registrado por la Secretaría de Energía (+100mmdp), dada la transferencia a Pemex realizada en septiembre del año pasado.

Así se repartió el subejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado:

  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 16% (-93 mmdp)
    • Deuda pública o Ramo 24: 13% (-68 mmdp)
    • Participaciones a Entidades Federativas y Municipios o Ramo 28: 4% (-40 mmdp)
    • Trabajo y Previsión social o Ramo 14: 42% (-18 mmdp)
    • Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos o Ramo 25: 31% (-17 mmdp)
    • Adeudos de ejercicios fiscales anteriores o Ramo 30: 33% (-7 mmdp)
    • Turismo o Ramo 21: 70% (-6 mmdp),
    • Agricultura y Desarrollo Rural o Ramo 8: 6% (-3 mmdp)
    • Bienestar o Ramo 20: 2% (-3 mmdp)

(Ver Gráfica 7)

Así se repartió el sobrejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado:

  • Energía o Ramo 18: 371% (101 mmdp)
    • Comisión Federal de Electricidad o Ramo 53: 7.2% (33 mmdp)
    • Hacienda y Crédito Público o Ramo 6: 112% (25 mmdp)
    • Educación Pública o Ramo 11: 7% (23 mmdp)
    • ISSSTE o Ramo 51¡: 3.8% (12 mmdp)
    • Gobernación[13] o Ramo 4: 22% (13 mmdp)

(Ver Gráfica 8)

¿Cómo se desempeñaron los gastos del gobierno en relación con el pasado?

  • El gasto neto del Sector Público mostró una caída de enero a diciembre de 2019 de 1.8% (-106 mmdp), en relación con el mismo periodo del año anterior, sin considerar la inversión financiera en Pemex. Si se considera la transferencia a Pemex por 97.1 mmdp, la disminución del gasto público se redujo a 0.2% (-9 mmdp). (Ver Gráfica 6).
  • El gasto programable del Sector Público también mostró una caída acumulada a diciembre de 2% (-86.2 mmdp), si no se considera la inversión financiera en Pemex. De igual forma, el gasto no programable del Sector Público cayó 1.3% (-19.9 mmdp), respecto al año anterior.
    • Al desagregar por tipo de ejecutor de gasto, los organismos autónomos son los que experimentaron una mayor caída en su gasto: 13% (-16 mmdp), seguidos por los ejecutores de gasto ‘Generales’: 2.7% (-85 mmdp). En cambio, los ejecutores de gasto administrativos gastaron 6.9% (83 mmdp) más que el año anterior. (Ver Gráfica 9).

 Así se repartió el recorte del gasto público, en relación con el año anterior:

  • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 58% (-157 mmdp)
    • Comunicaciones y Transportes o Ramo 9: 53% (-76 mmdp)
    • Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores o Ramo 30: 77% (-48 mmdp)
    • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 3.9% (-20 mmdp)
    • Agricultura y Desarrollo Rural o Ramo 8: 16% (-12 mmdp)
    • Instituto Nacional Electoral o Ramo 22: 37% (-9 mmdp)
    • Turismo o Ramo 21: 73% (-7 mmdp)
    • Medio Ambiente y Recursos Naturales o Ramo 16: 14% (-6 mmdp)

Así se repartió el aumento en el gasto público en 2019, en relación con el año anterior:

  • Energía o Ramo 18: 2,099% (122 mmdp)
    • Aportaciones a Seguridad Social o Ramo 19: 8% (58 mmdp)
    • Bienestar o Ramo 20: 43% (44 mmdp)
    • Instituto Mexicano de Seguridad Social o Ramo 50: 6% (39 mmdp)
    • ISSSTE o Ramo 51: 11% (33 mmdp)

  • El gasto en inversión física pública, distinta de Pemex, cayó 17% real (-77 mmdp), respecto al mismo periodo del año anterior. La inversión física pública, distinta de Pemex, representa el 11% del gasto corriente del SP[14]; ésta es la menor proporción observada desde 1990 para un periodo enero-diciembre. (Ver Gráfica 10).
    • En contraste, la inversión física pública en Pemex creció 1% (1.3 mmdp) respecto al año previo, su nivel de inversión es similar al observado en 2017 en el periodo de enero a diciembre. (Ver Gráfica 11).
    • De igual forma, el valor de la construcción pública[15]continuó con una trayectoria decreciente. El valor de la construcción pública (UDM[16]) al mes de diciembre 2019 fue el más bajo desde 2007. (Ver gráfica 12)

¿Cómo se desempeñaron los gastos del gobierno mes a mes?

  • Durante diciembre, se registró un mayor gasto mensual neto respecto a lo calendarizado (104 mmdp). El mayor gasto en el mes de diciembre se debió a un incremento en el gasto programable –por arriba de su calendario de gasto establecido para dicho mes–, de 140 mmdp. Por el contrario, el gasto no programable tuvo un rezago de 36 mmdp en el mes de diciembre, respecto a su presupuesto aprobado para dicho mes. (Ver Gráfica 19).
  • En el mes de diciembre, el gasto total en inversión física pública (57 mmdp) fue el mayor registrado en 2019. Este gasto, sin considerar la inversión en Pemex, registró un gasto pagado de 49.8 mmdp, lo que representa un incremento de 71% (20 mmdp), respecto al gasto promedio observado de enero a noviembre. No obstante es necesario revisar si este gasto en efecto se ejerció en infraestructura porque suele contabilizarse como ejercido aunque en realidad se haya sólo depositado en fideicomisos. (Ver Gráfica 11).
  • Los recursos erogados por los ejecutores de gasto del sector salud se incrementaron en 31% (30 mmdp) el mes de diciembre, respecto al promedio de gasto observado de enero a noviembre. Se observó un repunte en el gasto de las transferencias del programa del Seguro Popular, respecto al gasto reportado en noviembre. (Ver Gráfica 10).

Análisis del balance, endeudamiento y costo financiero

  • Los balances público y primario[17] del SP presentaron una mejor posición en comparación con la calendarizada para enero-diciembre. El Balance Público mejoró en 20% respecto a su meta en el periodo de enero a diciembre, ya que éste fue de -398 mmdp, cuando la meta establecida para dicho periodo era de -503 mmdp. De igual forma, el Balance primario del SP mejoró en 12% respecto a su meta calendarizada, ya que fue de 275 mmdp cuando se tenía calendarizado 245 mmdp. (Ver Gráfica 17).
  • El Balance Público presentó dicha mejoría a causa de los ingresos por Aprovechamientos (FEIP y otros); por la posición financiera de Pemex[18] (con un superávit de 91 mmdp), la reducción al gasto público, y el superávit en el IMSS (+56 mmdp) y en las entidades de control presupuestario indirecto (3.7 mmdp). (Ver Gráfica 18)
  • El Balance público sin compensar fue de -620 mmdp. Lo anterior, si no se consideran los ingresos presupuestarios reportados como ingresos petroleros (97 mmdp[19]) –que se debieron a las transferencias a Pemex por parte del Gobierno federal– ni los recursos provenientes del FEIP (125[20] mmdp).
Descripción: C:\Users\Alejandro\Downloads\copy-ramos2019-vs-aprobado (1).png
  • El costo financiero se incrementó en 4.6% real, respecto a lo pagado en 2018. Es el costo financiero más alto desde 1991 (666 mmdp o 2.7% del PIB). Ante un bajo crecimiento económico y la caída de ingresos presupuestarios, este gasto presiona las finanzas públicas. (Ver Gráfica 19)

Endeudamiento y saldo de la deuda

  • El endeudamiento público o los RFSP[21] en el mes de diciembre fue de -279 mmdp de pesos; la suma de éstos en lo que va del año fue de -564.7 mmdp. La caída de ingresos presupuestarios y el mayor gasto para realizar transferencias a Pemex fueron los factores que afectaron dicha medida de endeudamiento.
  • El SHRFSP[22] al mes de noviembre sumó 10 billones 872 mmdp de pesos. El Saldo Histórico de los RFSP se incrementó 118 mmdp de pesos en un mes (de noviembre a diciembre). Lo anterior se debió principalmente a un incremento en el gasto público y a la disminución de activos del FEIP.
    • La SHCP[23] estimó que el SHRFSP cerraría 2019 en 11 billones 245 mmdp de pesos, lo que significa que no se utilizó de forma completa el techo de endeudamiento. Esta decisión puede responder a la eminente revisión de la calificación crediticia del país.

[1] Se reportaron transferencias por 122 mmdp en total a Pemex en 2019 según el anexo XVII del cuarto informe de la SHCP por medio del programa de conducción de la política energética en hidrocarburos.

[2] Sin considerar los ingresos reportados por la inversión financiera a Petróleos Mexicanos por 97.1 mmdp e ingresos del FEIP por 125 mmdp.

[3] Miles de millones de pesos.

[4] Ley de Ingresos de la Federación

[5] Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios. Provenientes del FEIP y de otros ingresos no tributarios no petroleros.

[6] Impuesto sobre la Renta

[7] Impuesto al Valor Agregado

[8] Impuesto Especial a la Producción y Servicios

[9] Los ingresos por Aprovechamientos del Gobierno federal presentan a diciembre de 2019 314% (210 mmdp) de incremento respecto a lo aprobado para dicho mes. De estos se reportaron salidas del FEIP por 158mmdp y 125 para compensar ingresos según los reportes de la SHCP.

[10] Sin considerar la transferencia de 97.1mmdp de pesos realizada por el Gobierno federal a Pemex.

[11] Miles de barriles diarios

[12] Criterios Generales de Política Económica

[13] Incluye al Ramo Seguridad Pública y Protección Ciudadana para su comparación con el año previo y con lo aprobado en el PEF.

[14] Sector Público Presupuestario.

[15] Encuesta Nacional de Empresas Constructoras.

[16] Últimos doce meses

[17] Ingresos menos gastos antes del pago de los intereses de la deuda pública (costo financiero).

[18] Parte por la transferencia (inversión financiera) de 97.1mmdp por parte del Gobierno federal.

[19] Aunque las transferencias a Pemex por parte de la Sener pueden ser hasta 122 mmdp en 2019.

[20] Los retiros del FEIP en 2019 fueron 158 mmdp aunque la SHCP reportó que 125 se debieron a la compensación de ingresos de 2019.

[21] Requerimientos financieros del Sector Público. La medida de los RFSP es la siguiente: en caso de ser positiva quiere decir que existe un ahorro en dicho periodo, esto quiere decir que no hubo necesidad de endeudamiento. En caso contrario, si la medida de los RFSP es negativa se refiere a que hubo endeudamiento en dicho periodo.

[22] Saldo histórico de requerimientos financieros del sector público.

[23] Secretaría de Hacienda y Crédito Público